El Motín del Hesperia.

19 nov

A veces de las malas noticias salen las bases de los éxitos futuros para una persona o una empresa.Algo así le sucedió al Barça en 1988,cuando prácticamente toda la plantilla se puso en pie de guerra contra el Presidente Núñez y convocó una estrafalaria rueda de prensa que acabaría con el despido masivo de la vieja guardia culé y con la contratación de la nueva savia que habría de llevar al Barça a alcanzar los mayores logros de su Historia. El llamado “Motín del Hesperia” ( Hesperia es una cadena de hoteles que para más INRI eran propiedad  del vicepresidente del Barça,Joan Gaspar) fue una de las noticias deportivas del año.Los rivales del Barça se tomaron todo aquello como una fiesta de escarnio contra el Club catalán,sin saber que tras aquella vergüenza pública vendrían los Romario,Koeman,Stoichkov,Laudrup y compañía, que habrían de humillarles sobre el césped unos cuantos años más tarde.

El Motín del Hesperia tuvo un origen meramente económico aunque el portavoz de los futbolistas, Alexanco,no lo dijera demasiado explícitamente en el comunicado que leyó a la prensa:

“Recuperar un club serio que resuelva los problemas personales, profesionales y económicos que puedan plantearse”

Todo aquel espectáculo obedecía a la parte de impuestos que debía pagar el Club en lo referente a los contratos de imagen de los futbolistas.El Barça había dispuesto que los jugadores pagaran la mitad de los impuestos de este sobresueldo al margen de la ficha de futbolista,a lo que los jugadores se negaron alegando que hasta entonces había estado “exento de impuestos” (el contrato de imagen era algo novedoso en España en aquel tiempo y no había legislación al respecto, por lo que era prácticamente dinero negro que percibían los futbolistas a parte de su ficha).

La trama de los contratos de imagen opacos a las garras de Hacienda fue destapada indirectamente por el representante de Bernd Schuster que, al filtrar el contrato del jugador alemán a la prensa por el tema de su despido improcedente,alertó a los sabuesos de Hacienda sobre aquel chanchullo económico que percibían los deportistas culés desde comienzos de los años 80, sin que el Estado se llevase su parte. Hacienda legisló acerca de todo aquello y estipuló que el contrato de imagen no podía suponer más del 15% de la ficha del deportista y que además tendría que pagar el 34% típico del impuesto de sociedades. El Barça no tuvo problemas a la hora de convencer a los deportistas de las otras disciplinas profesionales del Club (baloncesto,hockey patines y balonmano) para que fueran a medias en el pago del nuevo impuesto que gravaba el contrato de imagen,pero no ocurrió lo mismo con los futbolistas.El fútbol es la sección estrella del Club catalán y los jugadores no iban a permitir que les pagaran menos en 1988 que en 1986. Tras unos intentos de llegar a acuerdo entre directivos y jugadores culés,las negociaciones se rompen y ante las apremiantes peticiones de Hacienda para satisfacer lo adeudado,los futbolistas optan por hacer un órdago al Club convocando a la prensa en un hotel Hesperia de Barcelona.

Los jugadorés culés contaban con que la junta directiva cediese un poco,ablandada por la reciente conquista de la Copa del Rey,pero Núñez se mantuvo firme en su posición alegando que :

“En el Barça yo administro el dinero de los socios, que es sagrado, y no el mío”

Los futbolistas habían tocado hueso en su intento de descabellar al Presidente del Club y ahora solo les quedaba recular y esperar acontecimientos. Al final el asunto se solucionaría con la negociación del Club con cada jugador por separado. Tras aquel episodio hubo un despido masivo pactado de jugadores y la renovación de la plantilla. Se iban las viejas vacas sagradas del equipo (Alexanco,Lineker,Calderé,Migueli…) y llegaba la nueva guardia pretoriana culé ,que alcanzaría el éxito unos años más tarde de la mano de Johan Cruyff  (el cual se había mantenido expectante durante la “revolución” ,sabedor de que la salida de Luis Aragonés del banquillo era inminente).

Dice el refrán que “Cuando Dios cierra una puerta siempre abre una ventana”….pero no aclara el dicho castellano el piso en el que está dicha ventana.En 1988,el Barça tuvo suerte de lanzarse por la ventana de un piso bajo,que le permitió sobrevivir y salir reforzado de aquella sedición que pudo haber acabado de una forma muy distinta para el Club catalán.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: