Pahíño, el último mito blanco pre-Di Stéfano.

Manuel Fernández Fernández,alias Pahiño, nació en  un pequeño pueblo de la provincia de Pontevedra llamado San Paio de Navia en 1923 y es uno de los grandes mitos futbolísticos de España de todos los tiempos,pero desconocido incluso para los propios seguidores del Real Madrid,club con el que logró sus mayores éxitos a comienzos de los años 50 del pasado siglo,conquistando dos trofeos Pichichi.

Pero empecemos por el principio.

Pahiño nació en el rural gallego en una época dura,muy dura para España en lo económico y lo social.Primo de Rivera gobernaba España con mano firme,el pistolerismo y las revueltas obreras eran un común denominador de aquella España que intentaba modernizarse y ponerse al día respecto al atraso que venía arrastrando respecto a Europa.El analfabetismo seguía siendo muy elevado en España y la posibilidad de realizar estudios superiores estaba solo al alcance de unos pocos afortunados.En los años siguientes que coinciden con los primeros años de infancia de Pahiño,la cosa no va a hacer más que ir a peor,hasta llegar a la tan triste Guerra Civil española,que tantas heridas y fractura social produjo (y produce) en la sociedad española.

Todo esto es fundamental para entender la personalidad de Pahiño,que además de gran futbolista y goleador,fue un rara avis en cuanto a pensamiento en aquella España que le tocó vivir.Ya a pronta edad,se dió cuenta que en el Mundo en el que vivía no se correspondía con el que,según él, sería el correcto.

Tras la Guerra Civil,contando con 19 años debuta con el Celta de Vigo,tras haber pasado por conjuntos juveniles regionales como el Arenas de Alcabre o el Juventudes de Vigo.Allí se convierte en un auténtico goleador e ídolo del equipo olívico.A pesar de las grandes actuaciones que Pahiño lograba,los emolumentos del jugador eran mucho menores a lo que cabía esperarse,cosa que provoca bastante tirantez entre jugador y directiva.El fútbol moderno está lleno de peseteros,que quieren cobrar lo máximo posible,sin siquiera meter el pie lo más mínimo.Este no era el caso de Pahiño,que llegó a jugar más de medio partido con la tibia rota,tras sufrir una violentísima entrada en un encuentro de fase de ascenso a primera división entre Celta y Granada.El aumento de sueldo que demandaba no tenía nada de injusto,él marcaba goles y se dejaba el alma por el Celta.Los directivos del Celta no lo entendieron así y se negaron a pagarle una ficha acorde a su calidad,motivo por el cual,el jugador se dejó tentar por el Real Madrid,equipo por el cual finalmente ficharía en 1948,tras cuatro temporadas en Vigo donde marcó 56 goles.

Image

Su fama de goleador no se hizo esperar en la capital y desde el comienzo jugó de titular marcando ya diferencias desde sus primeros partidos.Aquel Real Madrid,con el recién inaugurado estadio Nuevo Chamartín (en 1955 se pasaría a denominar Santiago Bernabeu) , no era el conjunto dominador de la época,pues tanto Athletic de Bilbao como FC Barcelona lograron más títulos por aquellos años de postguerra.Tanto era así,que a pesar del gran desempeño de Pahiño en aquella temporada,el Real Madrid casi desciende en 1948.En las siguientes temporadas,las cosas siguieron de igual forma:grandes actuaciones de Pahiño y mediocres resultados de los merengues.

Sus números con el Real Madrid fueron excepcionales : 108 goles en 124 partidos.Su estilo de juego aguerrido,valiente y poderoso,hizo de Pahiño un auténtico ídolo en la capital de España.Pahiño remataba bien  con ambas piernas e iba muy bien en el juego aéreo.Era el llamado delantero “tanque”,que destrozaba las defensas a su paso.

Aquellos números,le valieron la llamada de la selección española,cuyos colores habría defendido más veces si no hubiera sido porque Pahiño,además de jugador de fútbol,era una persona comprometida y honesta con su pensamiento,lo que en aquella época en España era algo realmente peligroso si no coincidía con lo que dictaba Francisco Franco.En el  que sería su último partido con la selección española (y en el que marcó gol),ocurrió un incidente en el vestuario que pudo haber acabado bastante peor de lo que acabó.El general Gómez Zamalloa,bajó a hacer un discurso de motivación a los futbolistas como si de una arenga militar se tratara,ante lo cual,Pahiño esbozó una sonrisa retranqueira gallega,que bien le pudo haber costado una buena paliza,o quien sabe si algo más.La cosa se zanjó con su ausencia en el Mundial de Brasil 1950 (dónde el gran Zarra marcó el legendario gol contra Inglaterra) y la etiqueta de “rojo peligroso” que nunca jamás se quitaría.

Image

Pahiño leía a republicanos confesos como Hemingway o a “diabólicos” (esa era la definición de la época) rusos,como Tolstoi o Dostoyevski.Si hubiera sido,cualquier otra persona,en vez de un futbolista tan conocido,la cosa hubiera acabado muy mal.Pero gracias a los apoyos de sus compañeros,la sanción “disciplinaria” no llegó y pudo seguir jugando en el Real Madrid sin problemas.

Su última temporada en el R.Madrid viene precedida de una gran polémica,pues Santiago Bernabeu se negaba a renovarle por tres temporadas como el jugador quería y solo le ofrecía renovación por una sola temporada,extensible a otra más,según rendimiento.Bernabeu siempre procedía así con jugadores próximos a la treintena.Pahiño no aceptó aquellas condiciones y se marchó de vuelta a Galicia,para fichar por el Deportivo de la Coruña,que contaba con el que sería el futuro Balón de Oro,Luis Suarez.Eran los años posteriores a la Orquesta Canaro,que llevara en 1950 al subcampeonato de Liga a los gallegos,y aunque el equipo no era tan bueno ya en 1953,Pahiño se siguió mostrando demoledor de cara a puerta,alcanzando los 46 goles en los 72 partidos disputados.En el primer partido que jugó contra el Real Madrid,Pahiño se vengó de Santiago Bernabeu al marcar los dos goles que le dieron el triunfo a los gallegos por 1-2.Era la primera victoria deportivista en Madrid y el artífice no podría ser otro que el gran Pahiño.Di Stefano y Pahiño nunca pudieron jugar juntos,cosa que frustró a ambos,pues se admiraban mutuamente y sabían que podrían haber marcado una diferencia aún más grande juntos,de la que logró aquel Madrid de la Saeta Rubia.

Su última temporada la jugó con el Granada ,club que acabó ascendiendo a la primera división y que pusó broche dorado a su carrera futbolística.Paulatinamente se fue alejando del mundo del futbol y su nombre se fue diluyendo por la inmensa sombra que fue Di Stefano en el club blanco.Realmente Pahiño pareció haber nacido y vivido en una época incorrecta.Fue un “rojo” durante el franquismo y un goleador nato durante los años oscuros del Real Madrid.

Actualmente Pahiño tiene 89 años y vive en Madrid.

Image

Pahiño,es el último mito madridista antiguo,el último de la época “no ganadora” del Real Madrid,el último de su especie,por ello mi homenaje en esta primera entrada del blog es para él.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s