Guixot,el asesino de las quinielas.

En estos tiempos de casas de apuestas por la Red y de otros juegos de Loterías como la Primitiva o el Euromillones ,las quinielas han perdido un poco de pujanza entre la sociedad. Aún así,conservan un público fiel que semana tras semana,se pega a la radio o a la tele para soñar con que le toca el pleno al 15. Si esto es el sueño actual,imagínense lo que sería que les tocara la quiniela en la época de postguerra,donde las privaciones y la cartilla de racionamiento eran la norma general del país.

 

Image

 

De soñadores y sueños que se convierten en pesadilla va esta nueva entrada en el blog….

El personaje del que voy a hablar nació en Murcia  en un año no concretado.De padre desconocido y madre en una grave situación económica,fue entregado por ésta a un hospicio.Allí recibió el nombre de Julio Meseguer Linares,apellidos que posteriormente cambió al reconocerlo la madre como hijo suyo y darle su apellido Guixot.Julio Guixot nunca se recuperó del trauma que eso supuso.Ser un hijo nacido fuera del matrimonio y dado en adopción en aquella época,era poco menos que ser un paria en la sociedad y Julio no se sentía paria para nada,él había nacido para llevar a cabo sus sueños,fuera al precio que fuera.

Desde muy pequeño se cría con Teresa,mujer bondadosa que le proporciona el cariño que no tuvo a bien darle su madre biológica.Solo se separará de ella,cuando se case.

Aquellos eran años muy duros en España: plena postguerra y con un embargo económico que hacía que la gente se muriera de hambre literalmente en muchas ciudades.El pequeño Julio no ajeno a ello y sin posibilidades de lograr un trabajo como civil,se enrola como voluntario en el Ejercito del Aire en 1943 cuando cumple la edad mínima suficiente para ello.A los pocos días de alistarse,es detenido por insubordinación e incitación a la rebelión militar.Le caen 10 años de cárcel,de los cuales solo cumple algo más de la mitad.

Al poco de salir de prisión, se instala en Elche donde conoce a un empleado de Banca llamado José Segarra,que será clave para el devenir de la historia.La hermana de Segarra (Asunción) y Guixot mantienen una apasionada relación,lo que hace que José y Julio compadreen como si fueran cuñados.La confianza mutua es alta.

El haber sido abandonado por su madre hizo de Guixot una persona de carácter algo amargo y que siempre quería llevar la voz cantante en todo lo que ocurría.Tenía carisma y una necesidad de atención,que le llevó a la larga por el camino de la perdición.Con ese carisma,logró convencer a Segarra y a dos amigos más para fundar una peña quinielista,pues les dijo que había descubierto un modo infalible para acertar los catorce signos del boleto ( de aquella no había pleno al 15).Pidieron un crédito (a un alto interés) para poder comprobar el método infalible de nuestro soñador murciano.Los resultados fueron desastrosos,dejando a los socios en una situación económica realmente mala.Aquel varapalo,afectó mucho a Julio Guixot,que no entendía como su sistema podía fallar…pero no fue lo único que se torcería por aquel entonces,pues al poco,fue buscado por la GC para que cumpliera la mili,que no había hecho, por haber estado en prisión durante más de un lustro.

Mientras cumplía el servicio militar en un batallón de castigo (a donde mandaban a criminales y a gente “indeseable”) en el Norte de Africa,siguió perfeccionando su método “infalible” para acertar las quinielas y demostrar a la sociedad la persona que realmente era.Así volvió a Elche en 1952,dispuesto a comerse el Mundo…o morir en el intento.

Su carácter arrollador y algo soberbio volvió a obnubilar a Segarra y a otros socios capitalistas,que creyeron en él ciegamente.Esta vez el método de Guixot logró ganar la nada desdeñable cantidad de 64.000 pesetas,lo cual no hizo más que exacerbar la idea de que su método funcionaba,cuando en realidad solo era fruto de la casualidad.Al no entender esto,las 64.000 pesetas del premio,rápido volaron…al igual que los socios capitalistas,cansados de esperar por un premio millonario que no daba llegado.Julio Guixot volvía a estar como al principio:arruinado.

Pero nuestro soñador nunca se rendía,así como su “cuñado” Segarra,que aún tenía más confianza en Guixot que en él mismo.Así fue como Segarra le propuso realizar lo que más tarde se conocería como “El crimen de las quinielas”.

Segarra,como ya se dijo antes,era empleado de Banca y estaba al tanto de los empleados que transportaban el dinero desde el banco en que trabajaba en Elche,hasta la delegación de Alicante.El resto vino solo.Aprovechando que el transportista del dinero era amigo de Segarra,fue fácil de convencer para que hiciera un alto en el camino y pasara por una casa previamente alquilada lejos de la mirada de los curiosos.Allí fue donde Guixot mata al empleado del Banco al golpearle en la cabeza con un yunque envuelto en trapos,robándole además las 40.000 pesetas que llevaba en la cartera ,sin percatarse siquiera que llevaba 250.000 pesetas más escondidas entre la ropa.

Segarra fue el encargado de deshacerse del cadaver,cosa que no hizo y que finalmente les acabó por costar muy caro a Julio y a él.Guixot vivió despreocupado durante cuatro meses,llegando incluso a casarse con Asunción Segarra e irse de luna de miel,mientras la Guardia Civil descubría el cadáver en la casa alquilada.

Al poco de aquello, detienen a Segarra que “canta” de plano,y se inicia una búsqueda y captura por Guixot,que sigue aún en paradero desconocido,ajeno a que medio país va detrás de él,por lo que prosigue jugando a las quinielas normalmente (unas 200 columnas/semana)…y es entonces cuando le toca su mayor premio! 127.000 pesetas,que solo podían ser cobradas en Murcia o en Cartagena.La policía lo sabe y lo acaba deteniendo a las puertas de la Admnistración de Loterías de Murcia,acompañado de su mujer,que estaba ajena a todo el entramado del crimen.

Tanto Segarra como Guixot son condenados por el Juez a la pena capital,siendo Segarra indultado a última hora…corriendo peor suerte Guixot,que es ajusticiado por garrote vil en el penal de Alicante en 1958.

 

 

Y así fue la historia de Julio Guixot el soñador que logró que su mayor victoria se convirtiera en su mayor derrota.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s