Scaloni,Gadafi y el de Alagón y otros futbolistas del montón.

Han sido muchos los futbolistas “hijos de” o “parientes de” que han llegado a jugar en equipos profesionales sin que supiera muy bien qué cualidades positivas tenían,si exceptuamos su apellido o su parentesco político.Así tenemos al mañico de Alagón, Angoy (yerno de Cruyff,el mayor nepotista fútbolístico de la Historia) que defendió la portería azulgrana a pesar de ser el peor guardameta profesional jamás visto en la disciplina culé.Viendo que el portero titular por aquel tiempo era el infame Busquets (padre) y que el otro era el terrible Lopetegui…se llega a la conclusión de que no siempre el Barça fue el equipo brillante que es en la actualidad.

Otro caso sangrante fue Mauro Scaloni (hermano de Lionel),que “fichó” por el Deportivo de La Coruña repartiéndose la nómina con su hermano menor, internacional argentino. Durante las ocho temporadas que estuvo en el Deportivo no llegó a jugar un minuto en partido oficial, ni con el equipo filial. Cobraba unos 400.000 euros/año por ir a entrenar….y hacer de go-go con señoras de edad avanzada en las inauguraciones de las peñas deportivistas.

Pero ninguno de los anteriores le llega ni al talón a Saadi Gadafi, hijo del ex-líder libio Muamar Gadafi .Un tipo que llegó a tener leones de mascotas,que estuvo a punto de diseñar una gran ciudad en su país al estilo de Hong Kong y que ejercía de play-boy por todo el mundo…tenía que darse también el gusto de  ser futbolista profesional fuese al precio que fuese. Así, el bueno de Saadi debuta con la prometedora edad de 27 AÑOS!!, haciéndose con la capitanía del Al-Ahly Trípoli y de la selección libia.

Tan a pecho se tomó su sueño que contrató para lograrlo nada más y nada menos que a Ben Johnson como entrenador personal, a Diego Armando Maradona como asesor y a Carlos Bilardo como seleccionador libio….lo que se dice poner toda la carne en el asador. Evidentemente aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

No contento con sus excentricidades en su país, salta a Europa con el objetivo de lograr jugar en una gran liga del viejo continente: el Calcio. Tras durísimas negociaciones con el Perugia, acaba fichando por los italianos con un curioso sueldo: sería él el que tendría que pagar al equipo y no al revés. Solo jugó 15 minutos con el Perugia y para mas inri fue cazado en el anti-dopping por nandrolona. Con este gran curriculum es “traspasado” al Udinese pues Saadi tenía el capricho de jugar en la Liga de Campeones en aquella temporada 2005/06 , pero esta vez sus millones no fueron capaces de comprar al entrenador y tuvo que conformarse con disputar otros diez minutos en el último partido de Liga contra el Cagliari.

Tras otra cesión a la Sampdoria (donde no juega ni un minuto), decide retirarse del mundo del fútbol, para seguir con su vida de play-boy internacional y como alto mandatario del gobierno de Libia. Después  del derrocamiento de su padre  se exilia a Niger desde donde sigue pensando en cual será la siguiente excentricidad con la que deleitará al mundo…¿astronauta? ¿torero? ¿premio Nobel?…

¿Habrá algo que el dinero no pueda comprar? Por lo visto…la vergüenza.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s