El Milagro de Berna.

Hay equipos que parecen estar destinados a no ser nunca Campeones del Mundo de fútbol por muchas finales que alcancen.En la actualidad es Países Bajos la que parece gafada en el encuentro decisivo de los Mundiales y con la de 2010 ya son tres las finales perdidas por los tulipanes en los últimos 40 años.Todo un record.

En la final del 74,los holandeses se toparon contra los siempre rocosos y eficientes alemanes.La favorita era Holanda,pese a jugar en campo del anfitrión.Contaba con más talento,con mejores jugadores y con más recursos,pero le faltó ser “bloque” y no vivir solo de las individualidades.Los holandeses pecaron de soberbios y la RFA ganó por 2-1 la final de aquel Mundial,que nos dejaría uno de las mejores jugadas de la Historia de los Campeonatos,obra de Johan Cruyff:

 

 

En el 78,los holandeses (sin Johan Cruyff) se toparon con una Argentina,que a pesar de ser un gran equipo contó con ingentes ayudas externas que le permitieron lograr la Copa,volviendo a perder los europeos (esta vez  en la prórroga) por 3-1:

 

 

Si bien es cierto que en 1974 y 1978 eran el mejor equipo del Mundo y solo la mala suerte o las malas artes de la RFA y Argentina,les impidieron alzarse con la Copa,en 2010 mostraron una cara mucho menos talentosa,basada en patadas,protestas y juego sucio que avergonzó al propio Johan Cruyff,el cual no escatimó críticas a sus compatriotas:

 

Image

 

Pero antes de los holandeses,hubo otro equipo que dominó el panorama mundial del fútbol durante media década y no fue capaz de ganar el Mundial.Ese equipo fue Hungría.

La primera ocasión en la que los húngaros llegaron a la final tal vez no fueran superiores a Italia en 1938,pero demostraron que contaban con un gran equipo que podría dar grandes alegrías en siguientes torneos,pero la Guerra Mundial llegó y aquella generación magiar se perdió entre trincheras y campos de concentración.La final se zanjó con un 4-2 a favor de los italianos y 12 años de silencio hasta el siguiente Mundial:

 

 

Parecía imposible que Hungría volviera a juntar una generación tan brillante tras la guerra,pero el destino pareció darle  una segunda oportunidad con aquella promoción de jugadores legendarios como Puskas,Kocsis y Czibor,que lo ganaban todo desde principios de los años 50.Aquella Hungría se hizo con la medalla de Oro en la Olimpiadas de Helsinki`52 y permaneció invicta 33 partidos consecutivos.El partido fatídico número 34  fue el llamado “Milagro de Berna” y ocurrió en la final de Suiza `54.

En aquel Mundial los magiares mostraron un dominio total sobre sus adversarios,marcando 25 goles en los cuatro partidos previos a la final:

– Hungria 9 – Corea del Sur 0

 

 

– Hungría 8 – RFA 3

 

 

– Hungría 4 – Brasil 2 (cuartos de final)

 

 

-Hungría 4 – Uruguay 2 (semifinales)

 

 

Así llegaba a la final Hungría,apalizando a Uruguay (vigente campeón del Mundo en 1950) y a Brasil (subcampeón en 1950).Todo parecía indicar que la final contra los alemanes occidentales sería un paseo militar,pues en el partido de fase de grupos los habían destrozado por 8-3. Nadie daba un duro por los germanos ante aquella máquina húngara de hacer fútbol.

El 4 de Julio de 1954 se disputó en Berna ante 60.000 espectadores la final,que no parecía más que un trámite para Puskas y compañía.Por si había alguna duda de la superioridad húngara,al poco de comenzar el partido ya ganaba Hungría por 2-0.Aquello parecía que acabaría en goleada para los magiares de nuevo…pero se confiaron en exceso,pecaron de soberbios al saberse mejores que sus rivales y fueron poco a poco cediendo campo a los alemanes que se hicieron con el partido,ganando finalmente por 3-2 con un gol en el minuto 84 obra de Rahn,que ya había logrado anteriormente el empate a dos.

Increiblemente,Hungría perdía la final de Suiza `54

 

 

Después del partido,Puskas insinuó que los alemanes habían tomado sustancias químicas para incrementar su rendimiento al decir : “el vestuario alemán olía a jardín de amapolas”.

Aquellas palabras de Puskas,quedaron en una anécdota hasta que hace poco un informe llevado a cabo por el  Instituto Federal de Ciencias Deportivas alemán, parece darle la razón al húngaro,pues llegaron a la conclusión de que parte del plantel de aquella Alemania Occidental había sido dopada con “pervitin” ,un tipo de anfetamina usada masivamente durante la Guerra Mundial para que los soldados olvidaran su cansancio y siguieran adelante.Hay que recordar que en Suiza`54 aún no había controles anti-doping,pero los investigadores alemanes,valiéndose de informes de aquella época,concluyeron que el Milagro de Berna había tenido un origen más químico que épico.

 

Image

 

Hungría en los siguientes Mundiales ,a pesar de seguir teniendo un gran equipo,se topó con el emergente Brasil de un jovencito llamado Pelé,que eclipsó a aquella generación húngara que aún parece seguir llorando hoy aquel Mundial`54 que celebró antes de tiempo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s