Deulofeu, entre Babangida y Messi

Cada poco tiempo sale una nueva promesa en el mundo del fútbol. Este negocio funciona así; de jugadores que aún no han hecho nada, se levantan unas expectativas increíbles que generan ilusiones y contratos millonarios a partes iguales. La cantera azulgrana ha sido muy proclive a esta ascensión fulgurante de estrellas adolescentes. A finales del siglo XX, sonaba con fuerza Haruna Babangida, extremo derecho nigeriano, en una época en la que los jugadores negros estaban de moda (Taribo West, Finidi, Seedorf, George Weah…). Babangida parecía estar llamado a ser uno de los mejores extremos del mundo. Por lo menos la campaña de marketing así lo decía. Pero el tiempo fue pasando y aquel joven jugador no se daba adaptado al nivel del Barça y empezaron las cesiones.Cesiones que aún continúan hoy en día, habiendo pasado por Ligas de bajo nivel como Ucrania, Chipre o Austria. Es en la Liga austríaca donde, a sus 29 años, sigue intentando demostrar un nivel de fútbol que solo los publicistas le consiguieron dar cuando era un adolescente. Image

Luego están los casos en los que el joven jugador sí es un futbolista con verdadera proyección, pero aún por pulir. Con paciencia y mucho trabajo, el Barça sacó adelante a muy buenos futbolistas en estos últimos años. Gente como Piqué, Xavi, Iniesta o Messi no salen de un día para otro y es necesario un gran esfuerzo de mentalización para que se den cuenta del lugar que les corresponde dentro del Club y fuera de él. Al fútbol no solo se juega con los pies sino también con la cabeza. Volverse loco por haber firmado un contrato con una empresa de ropa deportiva y tener un representante a los 16 años a veces trae consecuencias muy malas. Tanto el Club como el entorno del joven jugador deben velar mucho por el futbolista para que no se pierda en esa nebulosa de fama, flashes y contratos desorbitados.

La gente tiende a recordar a los grandes triunfos de la cantera culé, pero se olvida de la ingente cantidad de “juguetes rotos” que han producido. Futbolistas como Nano, Okunowo o Jofre son casos claros de jugadores que prometían mucho pero que acabaron desarrollando su carrera en equipos de segundo o tercer nivel. Uno de esos jugadores que, a pesar de tener un gran potencial, me huele mal es Gerard Deulofeu. Gerard es el típico jugador de calle que gusta del lucimiento en sus acciones y no acaba de entrar en la dinámica de juego de equipo. Este futbolista es la joya de la corona de la Masía y hay muchísimo dinero y expectativas puestas en él. A pesar de no haber hecho nada aún, ha firmado contratos muy importantes, tanto con el Barça como con Nike y, aunque el desempeño que está teniendo con el Barça B este año en 2ª división no está siendo nada malo, parece que el runrún de que Gerard es un hype no se acaba de ir del todo. Un chico que lleva en la Masía desde benjamines y no juega en equipo ni tiene la actitud del resto de canteranos del Barça, pone muy nerviosos a los dirigentes del Club de la Ciudad Condal.

Image

Gerard Deulofeu se podría decir que es similar en prestaciones (salvando las enormes distancias) a Cristiano Ronaldo. Juega muy cómodo por banda cuando hay metros por delante y su regate estrella es “bicicleta y continuación”. Así desbordaba una y otra vez a sus oponentes en el último Europeo-sub 19, a pesar de tener dos años menos que sus rivales. Pero los parecidos con la estrella lusa no se quedan ahí. También es conocido por sus gestos “infantiloides” y por las poses de jugador de liga de peñas. Durante esta temporada lo hemos visto con esa actitud de estar jugando una pachanga en la playa en más de una ocasión. Hombros caídos, apatía,  amarrar todos los balones aunque tenga a un compañero en mejor posición…es algo que se repite con demasiada frecuencia para estar en un club como el FC Barcelona. En Can Barça no saben qué hacer con un chico que es un diamante en bruto pero que no acaba de entrar por el aro en la filosofía del Club y que parece balancearse entre la senda de Babangida o Nano y la de Messi. Los próximos dos años serán decisivos para este joven catalán. Mi apuesta personal (jugándome el “owned”) es que va a seguir los pasos de Bojan en unas pocas temporadas y acabará cedido en equipos extraños de Ligas mediocres. Ojalá me equivoque con el de Ruidarenes, pero es que he jugado con algunos así y la verdad es que las sensaciones que me transmite el chaval no son demasiado buenas. Ginés Carvajal y Nike opinan lo contrario que yo….pero en el fondo creo que sospechan que algo huele mal con ese muchacho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s