Gira Mundial de los Dallas Tornado (NASL) 1967/68.

Desde que hace poco más de un mes comencé con el blog, ha habido entradas que apenas han recibido visitas. En algunos casos son entradas bastante buenas que supongo que por ser algo “freaks” no son ni muy conocidas, ni muy apreciadas por los internautas. Será que a mí me gustan esas historias de pequeños que tuvieron un día de grandeza y lo siguen contando a sus nietos como proezas a día de hoy. Me imagino que tendré complejo de abuelo-nieto a la vez y disfruto con esas aventuras debidamente adornadas.

Una de estas “frikadas” que uno se encuentra por la Red es la de la Gira Mundial  (a modo de pretemporada) de un equipo estadounidense que participaría en la primera temporada de la NASL y que acabaría siendo el peor equipo de los diecisiete participantes, con tan solo dos partidos ganados de 32 encuentros disputados.

Reconozco que la historia me pone celoso. Unos chavales ingleses jovenzuelos, con un nivel de 3ª división española recorriendo los cincos continentes y jugando contra selecciones nacionales en campos abarrotados por 50.000 espectadores es algo que da un poco de envidia. En la actualidad sería completamente imposible que sucediera. Pero así pasó. Es verdad que eran otros tiempos y la Liga estadounidense, recién nacida, intentaba darse a conocer y hacerse un hueco en el panorama internacional, por lo que hacían desembolsos económicos muy importantes (y excéntricos).

La historia que narro a continuación es una traducción de la que contaba Bill Crosbie (jugador de Dallas Tornado) y que sin duda fue una de las más bonitas de su vida. El sueño de todo futbolista semi-profesional hecho realidad.

Después de finalizar la temporada 1967, las ligas estadounidenses USA y NPSL, se unieron para dar la primera Liga profesional estadounidense de soccer, la NASL. Los Dallas Tornado enviaron al entrenador Bob Kap al norte de Europa para que juntara un equipo de “aspecto estadounidense” (sic). Antes del comienzo de la temporada 1968, el nuevo equipo de los Tornado Dallas hizo una gira preparatoria de más de seis meses por África, Europa, Oriente Medio, Asia, Oceania y Centroamérica.

Esta es la historia del viaje. Un grupo de chavales de 18 años, que nunca habían estado en Dallas, iban a representar a la ciudad a través del equipo de soccer, jugando partidos en lugares del mundo realmente peligrosos, como por ejemplo Saigon, en plena Guerra del Vietnam. Imagínense viajar hasta Bagdad para jugar un partido hoy en día. Un viaje como aquel dificilmente podrá repetirse.

La gira comenzó en España donde se hizo un campus de entrenamiento para poner en forma a los jugadores que venían de un largo período de inactividad. El 22 de Agosto se disputó el primer partido de la gira ante el Córdoba CF, que acabó con victoria española por 4-0. Una semana más tarde, el Dallas Tornado ganaría al RSD Alcalá por 5-4 y diez días después ganarían al Coria CF por 3-2.

Una semana después de derrotar al Coria, cruzarían el Estrecho para enfrentarse al UDT de Tánger al que ganarían por 3-2, para finalmente regresar a la Península Ibérica, donde disputarían su último partido el 20 de Septiembre ante el Oviedo con el que perderían por 4-0.

La siguiente parada de la gira sería Niza, Francia. El narrador de esta historia (Bill Crosbie) se uniría a la expedición aquí (30 de Septiembre), acompañado de su compatriota inglés Bobby Roach. Unos meses antes del fichaje, Bill se había estrevistado con el entrenador de Dallas para atar los últimos cabos sueltos e irse preparándo para la gira. Una de las exigencias que se le pedían a los jugadores ingleses era la de ir con pelo corto, bien afeitados y con traje y corbata. El “estilo Beatle” estaba terminantemente prohibido en los Dallas Tornado.

El 6 de Octubre juegan en Estambul contra el Fenerbahce turco, con el que empatan 2-2, ante 25.000 espectadores.

El 12 de Octubre, estando en Atenas, pierden el avión que los debería haber llevado hasta Chipre para jugar allí un amistoso. Aquel avión estalla en pleno vuelo por un atentado bomba. 63 personas muertas y una nueva historia que contar a los nietos.

El día 13 acaban llegando a Chipre donde disputan dos encuentros amistosos ante el Limassol y el Nicosia, perdiendo ambos partidos por 4-2 y 2-0 respectivamente.

De Chipre viajan a Irán (previo paso por El Líbano), para enfrentarse a un equipo militar de la Fuerza Aérea Iraní con el que pierden 2-1, el día 17 de Octubre, en Teherán y ante 7.000 espectadores.

Después, unos cuantos partidos ante seleccionados locales y regionales iraníes, ante los que empatan todos los juegos menos uno, que pierden. Era 26 de Octubre y la gira por Irán tocaba su fin. Era ahora el turno de Pakistán, donde llegan al día siguiente para enfrentarse en Karachi al seleccionado nacional, al que derrotan por 2-0 ante 35.000 espectadores.

Al día siguiente se vuelven a enfrentar otra vez a la selección de Pakistán (esta vez con once jugadores distintos a los de la última ocasión), perdiendo por 4-2, ante 25.000 espectadores, en la ciudad de Lahore.

Un par de partidos más ante seleccionados regionales, con empate en ambos, y otra vez cambio de país. La vecina India sería ahora el escenario de esta gira rocambolesca en campos ignotos de países extraños. En la India juegan otra serie de partidos ante combinados locales (que no logran ganar), para acabar el tour venciendo a la selección India por 4-1 en Madras. Ninguno de los partidos disputados fue visto por menos de 30.000 espectadores.

La gira continúa por Sri Lanka (antes Ceilán) y Burma (Myanmar), donde los Tornado Dallas siguen cosechando derrotas ante los combinados nacionales de estos países. La afluencia para ver los encuentros es realmente alta, sobre todo en Burma, donde cerca de 50.000 espectadores  se congregan para ver los dos encuentros disputados.

Siguiente parada…Singapur. Es ya 2 de Diciembre y el equipo es despedido a pedradas en el único encuentro que disputaron en ese país. Los motivos de aquella agresión fueron políticos. El encuentro se canceló, con marcador en contra de los estadounidenses por 4-2.

El 6 de Diciembre están en Yakarta (Indonesia) donde son derrotados por la selección nacional indonesia dos veces en dos días.

Pero si no habían tenido suficientes aventuras los integrantes del Dallas Tornado, el siguiente país en la gira es Vietnam, en plena Guerra contra los estadounidenses. Llegan el 12 de Diciembre y empatan sendos partidos ante seleccionados locales en Saigón donde casi son volados por una granada de mano. Además tienen tiempo para hacer turismo de riesgo por el río Mekong donde se sacan unas fotos con los soldados estadounidenses. Aquello empezaba a ser surrealista.Unos ingleses y escandinavos, que eran futbolistas amateurs, de repente se encontraban en pleno corazón de una de las Guerras más brutales de las últimas décadas. Esto se asemejaba ya a “Apocalypsis Now” versión soccer.

El 18 de Diciembre recalan en Taiwan, donde se enfrentan a la selección nacional de dicho país, ganando por 3-2 ante 43.000 espectadores.

A continuación tocaría el país del Sol naciente, Japón. El día de Navidad jugarían ante el combinado japonés y perderían por 2-1 en el Estadio Olímpico de Tokyo ante 30.000 espectadores. El día 26 de Diciembre se repetiría el encuentro y volverían a ganar los nipones por 3-2, esta vez en Osaka.

El Dallas Tornado pasaría fin de año en Filipinas, donde jugaría un par de encuentros. Ganaría uno con mucha facilidad y en el otro, cosecharía una derrota contra la selección nacional filipina, cerrando así la gira asiática.

Ahora era el turno de Oceanía.Australia, Nueva Zelanda, Fiji y Tahití serían los destinos de los estadounidenses en este tour delirante por las antípodas. Los resultados fueron dispares, pero a estas alturas ya parecía importar bien poco el fútbol.

Otra vez al avión y vuelta al continente americano,vdonde cerrarían gira en Honduras previo paso por Costa Rica el 12 de Marzo de 1968. Casi siete de meses de gira. Algo inaudito.

La asistencia durante toda la temporada de la NASL en el estadio de los Dallas Tornado fue menor que la que tuvo solo en un día en Myanmar. Muchos de aquellos futbolistas se volvieron a sus países natales por riesgo a ser enrolados en el Ejército. al caducárseles sus visas estadounidenses. Era la guinda final para una historia delirante que tuvo de protagonistas a unos chavales que nunca habían salido de su casa y que de repente fueron estrellas fugaces del fútbol en los cinco continentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s