Ponce,el defensa que atracaba Bancos.

La CENTRAMINA era uno de los nombre comerciales de  la anfetamina en España. Se empezó a vender en farmacias a principios de los años 60 y tuvo un gran éxito entre estudiantes, marineros, deportistas y demás gente de mal vivir. En los primeros años se podía conseguir sin receta médica siquiera, como si fuesen unas aspirinas (¿se imaginan que eso pasase en la actualidad?). El producto fue un éxito de ventas y lo consumieron todos los estratos de la sociedad. Si le preguntan a un respetable Doctor, notario, ingeniero u opositor de aquellos tiempos por si consumieron “speed” para estudiar, es muy probable que les digan que sí, mientras se escandalizan porque la juventud actual fuma porros.

El consumo de anfetaminas en España, aunque era muy alto, estaba bajo control. La gran mayoría de los consumidores de Centramina no eran “yonkis” sino gente que la tomaba en momentos puntuales para mantenerse despierto y así poder rendir más, pero que acabado el trabajo, no la volvían a consumir con fines recreativos. Solo un 10% (según algunas encuestas) de los consumidores de principios de los años setenta se declaraban “enganchados” a la Centramina y reconocían consumirla a diario.

Uno de estos yonkis del speed fue José Luis Ponce, un trotamundos del fútbol que pasó por equipos como Orense, Albacete, Elche, Toronto Falcons (NASL estadounidense), Córdoba o Murcia.

En unos tiempos en los que no había controles anti-doping en la Liga española y en los que la ignorancia de la gente acerca de las drogas era total y absoluta, Ponce se enganchó a las Centraminas. Las empezó tomando para rendir más sobre el césped y las terminó consumiendo a todas horas, convirtiendo su vida y la de su familia en un auténtico infierno.

A finales de 1974, el jugador que había defendido los colores del Murcia CF hasta hacía unos meses, acumulaba deudas muy elevadas por temas turbios. Su situación era desesperada por lo que tuvo que tomar medidas desesperadas. Con la ayuda de su amante Purita (una joven de 26 años y profesora de Educación Física), trazó un plan para atracar el Banco Ibérico de Murcia. En el plan de los modernos “Bonnie and Clyde” españoles se incluían pelucas, gafas de sol, cicatrices falsas y evidentemente…armas, que habían sido conseguidas en Andorra durante un viaje de Ponce a Marsella para tratar con los dirigentes de aquel equipo su incorporación a la plantilla.

Imagen

Los bancos por aquel entonces distaban mucho de ser los fortines que son en la actualidad. La ola de robos a bancos en España por los años setenta fue enorme. En una época económica bastante delicada fueron muchos los quinquis de barrio que se atrevieron a “pegar un palo” para intentar vivir como Reyes, al menos durante una temporada.

Ponce y Purita, nuestros “Bonnie and Clyde” españoles, sacaron en el atraco al Banco Ibérico de Murcia un botín de 1.077.000 pesetas (unos 6500 euros). Una buena cifra por aquel entonces, sin ninguna duda. Pero a la pareja debió de parecerles poco, pues unos meses después volvieron a atracar otro banco. Esta vez fue en Orihuela (Alicante) y las cosas salieron peor de lo previsto. El corpulento defensa murciano tuvo que disparar al aire y golpear a varios trabajadores de la oficina bancaria, para finalmente hacerse con un botín escaso de 204.000 pesetas.

Purita, la amante de Ponce, lo esperaba con el coche en marcha a la salida del banco. Se desplazan unos cuantos kilómetros hasta una zona que consideran segura y allí queman el coche para deshacerse de las pruebas. No contaban con que unos críos que jugaban cerca los ven y dan a la Policía la descripción de ambos. Tras unas semanas de averiguaciones, ambos son detenidos. Al ex-defensa central murciano le caen 6 años de cárcel, pena que no acaba cumpliendo íntegra, debido a su buen comportamiento en prisión, donde deja de consumir anfetaminas, colabora activamente como entrenador del equipo de fútbol sala y es profesor de educación física del centro penitenciario de Carabanchel.

Tras su salida de la cárcel encauza su vida personal, reconciliándose con su mujer y volviendo por la vereda de los hombres honrados. Se saca el título de Agente FIFA (representante de jugadores de fútbol), trabajo que sigue desempeñando en la actualidad con bastante éxito.

 

2 comentarios en “Ponce,el defensa que atracaba Bancos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s