“El fútbol a los futbolistas” (Mayo del 68).

Bajo lemas deliciosamente absurdos como “Prohibido prohibir” , con mucha ingenuidad,buenas palabras y “flower power”,se llevó a cabo en París en 1968 uno de los mayores movimientos cívicos de la Historia moderna de Europa.El Mayo del 68  hizo tambalear al viejo dinosaurio de la política francesa hasta al punto de derrocarlo.Parecía que por fin iba a haber un cambio significativo en la sociedad francesa,pero todo se quedó en agua de borrajas,como cuando se abre una botella de champán agitándola previamente…mucha alegría y jolgorio al comienzo,pero nada más.

Muchos de aquellos estudiantes de La Sorbona que se atrincheraron contra los antidisturbios,protestando contra De Gaulle,contra la sociedad consumista, contra las guerras coloniales y por una sociedad más igualitaria,acabaron de Jefes regionales de multinacionales o explotando a trabajadores de países vecinos por salarios misérrimos.De buenas intenciones está el Infierno lleno.

Imagen

El Mayo del 68, a pesar de conseguir que De Gaulle saliera del Gobierno y que el poder tomara conciencia de que el Pueblo era temible cuando se unía por algo que consideraba justo,fue algo que nació muerto desde el primer día.Demasiadas cabezas pensantes,demasiada demagogia y demasiadas buenas palabras que simplemente desembocaron en un cambio de collar para el mismo perro.

Hace pocos meses en Madrid se vivió algo similar (salvando las insalvables distancias) con el movimiento de los indignados del 15-M.Mucho niño pijo con palestina,mucho lema y pose progre trasnochada,para acabar diluyéndose por sí misma,víctima de disputas internas.Nada cambió con el 15-M,pero quizá sí sirvió todo aquello para que el Estado anduviera con cuidado de no volver a enfadar al Pueblo,que es el león enjaulado y amaestrado que de vez en cuando amenaza con comerse al domador.

Imagen

En el Mayo del 68 se fueron juntando a las protestas estudiantiles los gremios obreros, para acabar organizando todos juntos una Huelga general bestial que movilizó a unos 9 millones de franceses.Mineros,trabajadores del metal,automoción,controladores aéreos,periodistas…y también futbolistas secundaron la mayor Huelga de la Historia de Europa.Los jugadores de fútbol por aquel entonces no gozaban precisamente de unas condiciones laborales muy prósperas,puesto que al firmar un contrato con un Club, estaban obligados a permanecer en dicho equipo hasta los 35 años y con unos salarios muy bajos que no podían ser negociados.Además,si el futbolista fichaba por otro Club (rompiendo su contrato hasta los 35 años),no podía desarrollar su carrera con el primer equipo,sino solo con el filial.Esta era la llamada “Clausula B”.En definitiva,los futbolistas eran semi-esclavos de la Federación Francesa de Fútbol que hacía con ellos lo que quería…y si no estaban conformes,pues les recomendaba que cambiasen de empleo.

Con estos antecedentes y viendo que el Mayo del 68 calaba entre todos los sectores de la sociedad francesa,un centenar de futbolistas galos tomaron su Federación como si de La Bastilla se tratase.El 22 de Mayo de 1968,el lujoso edificio de la Federación Francesa de Futbol,sito en una de las zonas más exclusivas de París,quedaba tomado por una representación de futbolistas galos,que “adornaron” la fachada con pancartas y banderas comunistas.

“El fútbol a los futbolistas” “La Federación propietaria de 600.000 futbolistas” leían los viandantes parisinos cuando llegaban a la altura del 60 de la Avenue d’Iéna.En el interior del edificio,los jugadores rebeldes encerraban a los altos cargos federativos en habitaciones incomunicadas,al igual que hacían con el resto de empleados.Acto seguido comenzaron las ruedas de prensa, en las que exponían sus reclamaciones salariales y laborales.Aquellas proclamas duraron dos escasos días y aunque no lograron todo lo que se proponían,sí consiguieron la dimisión del Presidente de la Federación Francesa de Fútbol por aquel entonces (Antoine Chiarisoli) y la derogación de la “Claúsula B”.Las mejoras salariales tuvieron que esperar bastantes años,pues los Presidentes de los Clubs se negaron en redondo a una mejora de los sueldos a los futbolistas.

Imagen

Los instigadores de aquella revuelta vinieron de dos frentes bien definidos.Por un lado, los propios futbolistas (amateurs en su mayoría) y por otro,periodistas deportivos que habían sido jugadores y que se solidarizaban con el gremio futbolista del país.Periodistas como Francis Le Goulven, Maurice Ragonneau o Jean Norval (Miroir du Football) y  futbolistas como André Mérelle o Michel Oriot (Red Star Football Club de Paris),fueron los rostros famosos de aquella revuelta cívica que hizo soñar a los utópicos y que finalmente reforzó en su pensamiento a los cínicos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s