Javier Sagarzazu.

Recuerdo en mi infancia a aquel Deportivo de finales de los años ochenta, hecho a base de vascos y algún que otro búlgaro de nombre impronunciable.Gente como Santi Francés,Aspiazu,Sabín Bilbao,Uralde o Mújika eran el paradigma de lo vasco en aquel humilde equipo gallego que intentaba sacar la cabeza y ascender a la primera división española.Aquellos vascos eran jugadores de talento bastante escaso,pero muy trabajadores y peleones.A pesar de sus limitaciones técnicas,la grada los quería por su derroche de casta.

Aún hoy alguno de aquellos integrantes del ascenso a primera división de la temporada 1990-91 sigue viviendo en la ciudad….siendo el caso más significativo el de Sabín Bilbao,que tras colgar las botas montó una panadería en una céntrica calle de la capital gallega.

Uno de aquellos pioneros vascos que cruzaron todo el Cantábrico para acabar en Coruña fue Javier Sagarzazu.Javier nació en Aizkoita en 1963 y representaba a la perfección el tipo de jugador que estaba de moda en el Deportivo por aquel entonces….trabajador, cumplidor y sin demasiados brillos.Javier venía de proclamarse Campeón de la Copa del Rey en 1987 y aunque no había sido renovado su contrato por decisión de John Benjamin Toshack,había jugado de titular durante toda la temporada en aquella Real Sociedad post-campeona de Liga de comienzos de los años ochenta.

 

 

Javier formaba parte de la generación que sustituyó a las vacas sagradas del Club “txuri-urdin”, y aunque no pudieron igualar los éxitos de López Ufarte,Satrústegui,Kortabarría o Celayeta…pasearon con orgullo los colores del club donostiarra,logrando el que es hasta la fecha,el último título del conjunto vasco.

Sagarzazu fichaba en el verano de 1987  por el Deportivo de la Coruña para un par de temporadas,pero el destino quiso que no pudiera disputar ni un solo partido oficial con los gallegos.Haciendo pre-temporada aún,el guipuzcoano sufre un derrame cerebral en el autobús del equipo y fallece en el acto, ante la mirada atónita de jugadores y cuerpo técnico.Una auténtica tragedia que aún hoy es algo tabú para aquellos que lo vivieron en directo.No entraba en la cabeza de nadie que un chaval tan joven y tan majo como era Javier,acabara muerto de aquella forma tan absurda.

El partido que se debía disputar aquel día en Carral (Coruña) contra el Ourense se suspendió y hubo jornada de duelo a nivel deportivo nacional por aquella desgracia.

Imagen

Imagen

Imagen

En un bonito detalle,la localidad coruñesa donde falleció el jugador,le dedicó una calle con su nombre.

Sagarzazu dejaba una mujer y un niño en camino.Aquel niño se llamaría Xabier y tendría el honor de clausurar el mítico Campo de Atotxa en 1993.Con cinco añitos,el hijo de Sagarzazu fue el autor del último gol que se marcó en el viejo Atotxa,tras el partido entre la Real Sociedad y la selección de Euskadi.En un sentido acto,el hijo del fallecido Sagarzazu disparaba un chut desde el punto de penalty,poniendo punto y final a 80 años de historia de fútbol en Donosti.

Imagen

Javier Sagarzazu y el viejo Atotxa se iban cogidos de la mano para siempre, ante la emocionada mirada de la parroquia donostiarra.

 

Anuncios

2 comentarios en “Javier Sagarzazu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s