Franco Gemma,la mano negra en Roma.

Caer eliminado en la ronda de penalties tiene algo de cruel.Es como naufragar,nadar todo el Océano y morir justo al lado de la costa.Siempre se dice que los penalties son una Lotería y que los fallan los mejores,pero a fin de cuentas es la forma más justa de decidir el ganador de una eliminatoria que ha quedado en tablas.Aunque los tópicos periodísticos digan que es suerte…no lo es tanto.Tener a lanzadores especializados y a un portero con instinto no puede ser suerte,ni Lotería.

Décadas atrás en cambio,sí que se decidían los ganadores de las eliminatorias de una forma bastante más azarosa.Antes sí que era una Loteria clasificarse para un Mundial en caso de empatar el partido decisivo.Y si no, que se lo pregunten a España en 1954.

España venía de realizar un buen Mundial en Brasil 1950 y las expectativas puestas en la selección para el Mundial de 1954 estaban muy altas.Cuando España fue emparejada con Turquía en el partido decisivo de clasificación,hubo un alivio inmediato en la Federación,pues los otomanos eran unos desconocidos por aquel entonces en el mundillo del balompié y todos contaban con una holgada victoria de “la furia roja” ante los euro-asiáticos.La realidad fue bastante distinta.

El primer partido fue disputado en tierras españolas, con el Generalísimo Franco en las gradas de Chamartín.Allí se vió a un equipo otomano muy trabajador,peleón y organizado que le puso las cosas muy complicadas a la selección española,pero que al final acabó sucumbiendo ante un equipo nacional con mucha mas calidad y talento en sus filas.El resultado final fue un engañoso 4-1.Digo engañoso porque durante parte del encuentro el marcador fue apretado y el juego muy parejo.Al descanso se llegó con empate a unos y solo un par de genialidades españolas al comienzo de la segunda mitad pudieron decantar el partido hacia el lado español.Aquel día marcaron Venancio,Gaínza,Miguel y Alsua por España,mientras que el tanto otomano fue obra de Recep.

ImagenImagen

Las sensaciones por aquel partido fueron agridulces.Por un lado se goleó a un conjunto rocoso como era Turquia,pero por el otro se jugó sin demasiada continuidad durante demasiados minutos.No se supo dominar del todo a unos otomanos que plantaron cara durante todo el encuentro.La gente salía del estadio del Real Madrid contenta pero con un puntito de inquietud por el juego no del todo brillante que había mostrado su selección.

El partido de vuelta se jugó un par de meses después en tierras otomanas.Turquía desplegó el mismo juego tosco que había mostrado en Chamartín y se salió con la suya.Por aquellos tiempos no se tenía en cuenta el marcador global sino que solo se computaba los partidos ganados y los perdidos,dando igual ganar 8-0 que 1-0.

Aquel 14 de Marzo de 1954, los turcos se dedicaron a hacer su partido de contención,una vez que se adelantaron con un gol tempranero (minuto 15) de Sargun Burhan.Ni el gran Puskas pudo lograr el gol del empate que le diera el pase a España al Mundial de Suiza.Los otomanos,sabedores del inmenso peligro del hispano-húngaro,le realizaron un marcaje férreo que anuló a “Panchito” ,impidiendo que pudiera hacer de las suyas en tierras turcas.

Imagen

Volvía a estar todo como el primer día.Un partido ganado por los españoles y otro ganado por los turcos.Aunque técnicamente los hispanos eran superiores a los otomanos,la realidad es que los euro-asiáticos habían sabído jugar con mucha astucia sus cartas y habían forzado el partido de desempate en Roma.El partido disputado en la capital italiana fue algo más abierto que los dos anteriores,pero el guión en definitiva no varió en lo más mínimo.Los goles de Arteche y Escudero por el lado español,fueron contrarrestados por los de Burgan y Suat por parte otomana.Ante la imposibilidad de desempatar sobre el césped, se llegó a la dramática decisión de sortear la plaza en liza para el Mundial de Suiza como si de una Lotería se tratase.

Como un niño de San Ildefonso,un inocente joven italiano fue el encargado de decidir cual de los dos países iría al Campeonato Mundial de ese año.Franco Gemma sacaba la bola con el nombre de Turquía y volvía a dejar a España con un palmo de narices.

Imagen

La Vanguardia diría al día siguiente:

“Esa misma suerte que nos persigue desde hace demasiados años ya.”

Esa mala suerte de la que hablaba el rotativo catalán en 1954,se extendió hasta el 2010.

Hay un refrán que dice:”No hay mal que cien años dure”… y con la selección se cumplió.A España la maldición solo le duró ochenta largos años.

 

Anuncios

Un comentario en “Franco Gemma,la mano negra en Roma.

  1. Hombre!! Puskas en 1954 aun jugaba para Hungría. Recuerda que era capitán y figura de los Magyares Mágicos. Recién en 1962 jugó para España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s