James Riordan,el espía que jugó en el Spartak

El comunismo sigue teniendo aún sus adeptos en estos tiempos de neo-liberalismo económico.Puede que sean pocos,que sean ingenuos y que no gocen del apoyo popular,pero el caso es que aún están presentes como si de un vestigio prehistórico se tratase.

Yo la verdad es que no soy mucho de esa ideología,pero reconozco que sería una gran idea si los hombres fuéramos seres de luz,sin ningún tipo de defecto y sin más necesidad que satisfacer al prójimo con nuestro trabajo, sin pedir un mayor emolumento económico por ello.La realidad es que no somos perfectos y que todos tendemos al individualismo en vez de al colectivismo.Quizá dentro de cientos de miles de años pueda ser la ideología idónea de un ser humano menos egoísta y menos “animal” que el de hoy en día.

La pugna entre USA y la URSS durante la Guerra Fría por mostrar al Mundo que su sistema política era mejor,alcanzó cotas inimaginables.No se podía perder contra el máximo rival en nada.Eso era la mayor humillación posible.La Guerra Fría no se disputó en ningún campo de batalla con trincheras,sino en campos de fútbol,pabellones de baloncesto,tartanes de atletismo e incluso escenarios musicales,como fue el caso de Dean Reed,el Elvis Rojo…el yanki que se pasó al otro lado del telón de acero y que apoyó con sus canciones a todos los países del Eje comunista/socialista del Mundo.

 

 

Dean Reed creía en el marxismo de verdad.Era un yanki que se seguía sintiendo ciudadano estadounidense pero que no gustaba de la política de su país natal.No era un espía ni nadie que quisiera infiltrarse bajo las líneas enemigas amparado de un bello rostro y una bonita voz.Aquel nombre híbrido entre James Dean y Lou Reed cantaba en español en Chile y en Argentina a todos aquellos que lo quisieran escuchar,para después desplazarse a la URSS o a la RDA, en un tiempo en el que todo eso era casi ilegal para un ciudadano estadounidense.

 

 

El fútbol tuvo también a su anglosajón “rojo”.Ese fue James Riordan,un inglés al servicio del MI6 británico que se llegó a infiltrar en la URSS valiéndose de sus estudios universitarios en la lengua de Tolstói.Con la excusa de seguir aprendiendo más sobre el idioma ruso y su cultura se desplaza a Moscú, siendo uno de los pocos occidentales que residía legalmente en la ciudad moscovita por aquellos años 60.Aunque en teoría era agente británico infiltrado en la URSS,pronto se vió que el inglés simpatizaba con los comunistas y no con el gobierno británico.Riordan era un convencido comunista que había dejado con el culo al aire a los servicios secretos de su país,pasando información de todo tipo al enemigo soviético.

Los rusos vieron en Riordan alguien digno de su confianza.Se integró tanto en la vida de la ciudad moscovita,que incluso llegó a disputar unos pocos partidos con el Spartak de Moscú.El entrenador del conjunto soviético,Nikita Simonyan, vió jugar a Riordan en un par de pachangas entre amigos y quedó convencido de que podría desempeñarse sin problemas en uno de los conjuntos de fútbol más fuertes de todo el Bloque Comunista.El inglés comienza a entrenar de forma puntual con el equipo ruso,sin que éste le haga ficha ni le pague una nómina.

Tras las lesiones de  unos cuantos futbolistas del conjunto ruso,Nikita cita a Riordan en el Estadio del Spartak diciéndole expresamente :”Tráete las botas”.Riordan piensa que simplemente calentará al portero y estará en el banquillo como suplente o como utillero.Pero no iba a ser así.

Riordan había sido citado para jugar aquella tarde contra el conjunto del Pakhtakor de Tashkent y él aún no lo sabía.El espigado inglés (1.96 metros) jugó de defensa central aquel encuentro y cuajó una excelente actuación.Un estudiante británico, que había sido entrenado para espiar a los rusos,había debutado como futbolista  profesional en el Estadio Lenin de Moscú.Una historia rocambolesca digna de una película de Hollywood.

Tras otro encuentro contra el Kairat Almaty,el joven Riordan deja de ser alineado con el Spartak.Las bajas del conjunto moscovita se van recuperando y desplazan al inglés de la titularidad.Riordan nunca más volvería a vestirse la zamarra del Spartak,pero pasaría a la Historia por ser el primer occidental en defender los colores de un equipo soviético.

Recientemente murió James Riordan,pero nos dejó su vida por escrito.”Camarada Jim,el espía que jugó en el Spartak”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s