Descalzos pero orgullosos.

India es uno de esos países invisibles en el panorama internacional de fútbol.A sus más de 1000 millones de habitantes parece que no les importa demasiado el balompié y prefieren el ajedrez,el cricket o el hockey hierba como pasatiempos deportivos.La India, a pesar de haber sido colonia inglesa y de haber tenido asentamientos portugueses y holandeses hasta hace muy poco, no ha dado el salto al profesionalismo y tanto sus instalaciones como sus futbolistas, rozan el amateurismo en la actualidad,siendo su posición en el ranking FIFA el 168º del Mundo.

Imagen

Los indios pasan bastante del fútbol y hasta la FIFA se ha decidido por China como el “tapado asiático”,intentando desesperadamente que el balompié cale entre la población urbana del país de Mao Zedong…aunque por ahora, con escaso éxito en el plano deportivo.

No siempre fue esta la situación de India en el fútbol.A mediados del siglo XX,la India era el conjunto más fuerte de su confederación y hasta tuvo actuaciones destacadas en varias Olimpiadas.La mayor particularidad de los indios no era su estilo tosco,ni su agresividad sobre el césped…lo más curioso de los indios era que jugaban descalzos ante unos rivales con pesadas botas de tacos, que les podrían destrozar los pies en cualquier momento.

Imagen

En las Olimpiadas de Londres de 1948,los indios se enfrentaban a Francia en un partido en el que todos a priori daban por ganador a los galos.La diferencia de calidad era muy grande entre unos y otros.Francia ya tenía un bagaje futbolístico muy importante y la India se presentaba al torneo como un equipo novato sin ninguna tradición y que aún por encima tenía la extraña manía de jugar sus partidos con los pies desnudos.

El partido fue mucho más apretado de lo previsto y finalmente los franceses vencen por 2-1,aprovechando unos despistes de los hindúes en defensa,además de un par de penalties errados por los asiáticos.La India quedaba eliminada a primeras de cambio en los JJOO de 1948,pero la imagen mostrada invitaba al optimismo.La afición se había quedado maravillada de aquella demostración de fútbol sin botas que había visto.Parecía que había esperanza para el fútbol asiático después de todo.

Imagen

Corría el año 1950 y Brasil ultimaba los detalles para ser anfitrión de un Mundial de fútbol.Aquel campeonato pasaría a la Historia por el Maracanazo de Uruguay y en él participaron indirectamente los indios.La India se había ganado su pase al Mundial de Brasil por invitación de la FIFA,puesto que tanto Austria como Turquía habían desestimado participar en el torneo por motivos diversos.

La India comienza su preparación previa al Mundial derrotando cómodamente a Singapur, Sri Lanka, Malasia y Hong Kong,Aunque no contaban con un equipo demasiado puntero,la India no quería hacer el ridículo en el Mundial de Brasil.La FIFA sabía que los indios jugaban descalzos y les advirtió que deberían ponerse botines para participar en el torneo mundial.El máximo organismo del fútbol no contaba con la tozudez hindú de no querer usar botas para jugar al balompié.

Los indios alegaban que ellos habían jugado las Olimpiadas de 1948 y nadie les había dicho nada…pero la FIFA no organizaba los JJOO y sí los Mundiales de fútbol,por lo cual los hindúes deberían obedecer o quedarse fuera del Mundial.La India se mantuvo en sus trece y finalmente la FIFA deja una plaza sin cubrir en el grupo de Uruguay,que simplemente tuvo que derrotar a Bolivia por 8-0 para meterse en la fase final del torneo.Los “yoruguas” fueron favorecidos indirectamente por la ausencia de un tercer equipo en su grupo.

ImagenImagen

La India aún volvería a jugar descalza las Olimpiadas de fútbol en Helsinki 1952.Los resultados fueron mucho peores que los que cosecharon cuatro años antes en Londres.El motivo por el cual fueron goleados por Yugoslavia 10-1 en el primer partido fue el frío de la capital finlandesa.A los hindúes se les congelaron los pies y no pudieron hacer nada ante el empuje de los balcánicos, que abusaron de ellos todo lo que quisieron.

Aquella paliza en las Olimpiadas de 1952 marcó un antes y un después en el fútbol indio.Muchos empezaron a ver con buenos ojos el usar botines en determinados encuentros para no volver a ser humillados como había sucedido en Finlandia.

En las Olimpiadas de Melbourne de 1956 llegó el mayor éxito hasta la fecha de una selección india,al lograr un cuarto puesto en una competición de carácter mundial.Aún en 1956 medio equipo jugaba calzado y el otro medio descalzo, al viejo estilo.A su vuelta a la India fueron recibidos como héroes nacionales a pesar de no haber logrado una medalla.Ese sería su canto de cisne particular,puesto que nunca más una selección de la India volvería a estar tan cerca de lograr un podium.

Imagen

En Roma 1960, los indios (ya todos calzados) serían eliminados a primeras de cambio por Perú, 3-1.Aunque los descalzos de la selección india no tuvieran nunca ocasión de colgarse un metal al cuello,sí que la tuvo el maratoniano etíope Abebe Bikila,que con los pies desnudos consiguió vencer en la prueba reina del atletismo,siendo un caso único en las Olimpiadas modernas.

Imagen

Bikila fue el orgullo de aquellos futbolistas indios descalzos y de todos los pobres del Mundo que no tienen ni para comprarse unas zapatillas.Él demostró que lo fundamental en el deporte es la fe y el corazón, por encima de los medios para practicarlo.

 

Anuncios

Un comentario en “Descalzos pero orgullosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s