Pavão,la muerte en el minuto trece.

La muerte súbita en el fútbol es una cosa tristemente cada vez más habitual.Me cuesta creer que en un deporte en el que se mueve tanto dinero y que está tan profesionalizado, haya tantos casos sin detectar de hipertrófias cardiacas y demás “taras” peligrosas para la vida de un futbolista profesional.Han sido muchos,(demasiados ya) los que se han ido en los últimos años a causa de la fatídica muerte súbita.Demasiados futbolistas jóvenes que de repente parecen aturdidos y acaban desplomándose muertos sobre el césped,nos indica que algo se está haciendo mal.

Aunque en España vamos sobrados de muertes trágicas e inesperadas de jóvenes futbolistas (Antonio Puerta y Dani Jarque) ,lo cierto es que en muchísimos países se han producido este tipo de desgracias.Ninguna nacionalidad parece estar libre de este mal que se sigue extendiendo por el Mundo con una naturalidad que comienza a ser preocupante:

-En el año 1990,el lateral izquierdo del Sport de Recife (Brasil), Joao Pedro, de 23 anos, muere horas después de sufrir un infarto durante el partido contra el Estudiantes por el campeonato del Estado de Pernambuco.

– También en 1990,David Longhurst, jugador del York City (Reino Unido) fallece de forma instantánea durante un partido de fútbol de un paro cardiaco.

– A finales de1992, Vicente Vásquez, de 23 años, portero del equipo local de Garuhapé (Argentina), muere de un ataque al corazón al rechazar un penalti con el pecho.

– En 1993,el centrocampista de origen rumano Michael Klein, del Bayer Uerdingen, de la Bundesliga, fallece en Krefeld (Alemania) tras sufrir un desmayo en el entrenamiento de su equipo.

– A finales del año 2000,Catalin Hildan, jugador del Dínamo de Bucarest rumano muere de un ataque al corazón durante un partido amistoso en la capital rumano.

-En el año 2001,el nigeriano Charles Ocheaga Esheku, jugador del equipo indio Bengal Mumbai, muere tras sufrir un colapso en un partido de liga en Bombay (India).

-A finales de Junio de 2003,el centrocampista camerunés del Manchester City inglés Marc Vivien Foe muere tras desplomarse a consecuencia de un paro cardiaco en el minuto 72 del partido entre su selección y la de Colombia de las semifinales de la Copa de las Confederaciones que se disputaba en Lyon (Francia).

-El 1 de Marzo de 2004,el futbolista Andrei Pavistski, de 17 años, muere durante un entrenamiento de su equipo, el Arsenal Kiev, de la Primera División ucraniana.

-Agosto de 2006.El jugador de la selección egipcia Mohamed Abdelwahab muere después de desvanecerse cuando entrenaba con su equipo, El Ahly.

– Enero 2007.El futbolista paraguayo Sixto Rojas, de 26 años, fallece en un hospital de Asunción (Paraguay) tras sufrir un paro cardiaco durante un entrenamiento del club Atlético Trinidense, de la Primera División.

-Abril de 2012.El jugador del Livorno Piermario Morosini, de 25 años, fallece en el Hospital Civil Santo Spirito de Pescara (centro de Italia), tras desplomarse por una crisis cardíaca en pleno partido de la Segunda División (Serie B) de la Liga de Italia entre su equipo y el Pescara.

 

La lista de arriba es tan solo una pequeña muestra de desgracias que se han producido en los últimos 25 años alrededor del Mundo.Ha habido muchos más casos y algunos verdaderamente polémicos y no esclarecidos aún del todo.

La Liga portuguesa ha sufrido también con dureza la lacra de la muerte súbita.Todos recordamos aún a Miklos Feher del Benfica, tendido sobre el césped ante las lágrimas de Camacho, o a Hugo Cunha del Uniao de Leiria, que falleció de forma inesperada en 2005 cuando jugaba un partido entre amigos en el campo del Uniao Sport.Estas muertes marcaron al fútbol luso a fuego y le hicieron ver que no era inmune a las tragedias deportivas que asolan el mundillo del fútbol en los últimos tiempos.Sin embargo,no era la primera vez que sucedía en Portugal una muerte de este tipo.

En 1973 un jugador del Porto,Fernando Pascoal das Neves (alias Pavão) fallecía en la jornada trece de la Liga portuguesa y en el minuto trece del partido que enfrentaba al Porto contra el Vitória de Setúbal.Un mal presagio para los supersticiosos,sin ninguna duda.El joven futbolista de 26 años,internacional luso y uno de los mejores jugadores de su generación, se desplomaba sobre el césped y nunca más se volvió a levantar por su propio pie.

Imagen

El partido continuó como si no hubiera sucedido nada y mientras el jugador ingresaba cadáver en el Hospital São João,los aficionados eran informados de que el futbolista luso simplemente sufría una “congestión”.Cuando se supo la verdad tras el partido, la consternación de futbolistas y aficionados fue total.A partir de ahí empezaron las preguntas.¿Qué había causado la muerte de Pavão?.Oficialmente la causa del deceso fue una “estenosis aórtica congénita”,un estrechamiento de una válvula del corazón que impedía fluir a la sangre correctamente.Digo que esa fue la versión oficial porque, según parece, la autopsia dijo otra cosa:

” (…)  derrames das cápsulas suprarenais,provocados, possivelmente, por uma descarga brusca de adrenalina, produzida em excesso”.

Se preguntarán ustedes qué es lo que produce una descarga tan brusca de adrenalina al comienzo de un partido de fútbol.Tal vez nos ayude a entender este misterio, el hecho de que por aquel entonces no hubiera controles antidoping en la Liga portuguesa y que las anfetaminas fueran tan fáciles de conseguir como cruzar la frontera e ir a una farmacia española.

Las drogas estimulantes probablemente fueron la causa de la muerte del futbolista del Porto.

El entrenador del Porto por aquellos tiempos era Béla Guttmann,que ya desde sus años de entrenador del Benfica tenía fama de dar unas misteriosas “vitaminas” a sus pupilos antes de los partidos.Los efectos que esas “vitaminas en cápsula” producían en los jugadores lusos eran muy distintos a los que se podían esperar de la Vitamina C.Tanto era así,que en la víspera de un partido entre el Benfica y el Manchester United de Copa de Europa,la mujer de Costa Pereira,abordó al entrenador del Benfica y le empezó a gritar delante de toda la plantilla que aquellos comprimidos estaban destrozando la vida de su marido al provocarle extrañas pesadillas y euforias injustificadas.

La Policia portuguesa no quiso saber nada de los antedecentes del entrenador y cerró el caso rápidamente.Eran aún los tiempos de la Dictadura de Salazar en Portugal y los escándalos no eran bien recibidos en el país del fado.El “Estado Novo”,el fascista e imperialista Estado portugués, caería en Abril de 1974 y se llevaría a la tumba consigo la verdad en el caso de Pavão ,el fútbolista que falleció en el minuto trece de la jornada trece.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s