La maldición de Arubinha.

Hace un par de semanas hablaba sobre los rituales de magia negra que realizaban (y realizan) multitud de equipos africanos para congraciarse con los espíritus y así poder vencer a sus enemigos deportivos.Aunque generalmente no pasa del plano psicológico (placebo),algunas veces los rituales de magia negra provocan un nerviosismo muy grande en los jugadores, que creen verdaderamente haber perdido el partido por culpa del “yuyuman” rival.

Así sucedió en la República Democrática del Congo a finales de 2008,cuando el derby entre el Sokozaki y el Nyuki se saldó con 13 muertos y 35 heridos,debido a que el guardameta del Nyuki realizó un ritual de magia negra sobre la portería rival para intentar así remontar el encuentro.

Los africanos se toman muy en serio los rituales de magia.

La esclavitud hizo que todas estas creencias saltaran el charco y se entremezclaran con otras en la América colonial, para acabar dando religiones criollas como el Vudú o la Santería,en las que se puede observar la unión de dos Mundos hasta entonces desconocidos entre sí.

El Baron Samedi,por ejemplo, es uno de los seres más poderosos del Vudú y estéticamente no es más que un negro con la cara blanqueada y vestido como un europeo del siglo XVIII,que bebe ron,fuma tabaco y juega compulsivamente a las cartas, mientras le pone los cuernos a su esposa, Maman Brigitte,otro de los símbolos más importantes del Vudú.

Imagen

Algo similar sucede con la Santeria,una religión sincrética en la que las deidades africanas tuvieron que ser camufladas en los Santos cristianos para poder sobrevivir.La Santería se extendió por los territorios de habla hispana donde la trata de esclavos había sido más importante, esto es: Cuba,Dominicana y Brasil….aunque en la actualidad está arraigada en buena parte del mundo hispano.

Imagen

Uno de esos practicantes de la Santeria en Brasil fue Arubinha,jugador del humilde Andaraní del campeonato carioca durante el primer tercio del siglo XX.

A finales de 1937,el Andaraní de Arubinha tenía que enfrentarse al Vasco da Gama,el equipo más poderoso de Brasil por aquellos tiempos.Antes del encuentro cayó una tromba de agua de las que marcan época y que dejó el césped convertido en una piscina cenagosa.El partido no iba a ser lo que se dice muy vistoso para el espectador…pero lo más relevante es que la hora del partido se aproximaba y no había noticias de los jugadores del Vasco da Gama.

Empezaron a correr rumores de que los del Vasco habían sufrido un accidente yendo hacia el campo y que muchos habían ingresado heridos en el hospital.Los mentideros hablaban de que la directiva del Vasco estaba buscando a los suplentes para poder jugar.

Los jugadores del Andaraní pudieron haber solicitado al árbitro que les diera el partido por ganado por incomparecencia del rival, pero no lo hicieron.La nobleza y las ganas de enfrentarse a uno de los mejores conjuntos del país, hizo que el humilde Andaraní de Arubinha esperara la llegada del Vasco da Gama.Ellos querían jugar contra sus ídolos pero no querían ser humillados y se lo hicieron saber a los jugadores del Vasco cuando estos llegaron sanos y salvos al Estadio:

…nosotros os esperamos por respeto,tenédnos respeto también vosotros a nosotros…”

Aquellos buenos deseos no tuvieron eco por la parte del Vasco de Gama,que aquella noche arrasó al conjunto de Arubinha y compañía por 12-0.La humillación había sido total y absoluta y todos los integrantes del Andaraní se sintieron traicionados por aquellos que consideraban caballeros antes que futbolistas.
Arubinha profirió toda clase de insultos contra los del Vasco para acabar diciendo:

“Si hay Dios en el Cielo,que el Vasco no salga campeón en siete años”.

A los pocos días,Arubinha se coló de madrugada en el Estadio del Vasco,donde había tenido lugar la humillación del 12-0 y enterró bajo el césped un sapo con la boca cosida.La maldición del santero quedaba sellada.

Bien fuera por casualidad o porque Arubinha tenía trato de favor con los Dioses,el Vasco da Gama dejó de ganar títulos.Los años pasaban y el Vasco parecía estar verdaderamente gafado en el momento decisivo.

Arubinha, que se sentía un poco culpable de todo aquello,confesó lo que había hecho…y la directiva del Vasco da Gama tuvo a bien agujerear su césped en 1942,buscando un sapo que había sido enterrado casi cuatro años atrás.Evidentemente no lo encontraron y la paranoia de los cariocas se hizo cada vez más grande.Estaban malditos y aún les quedaban 3 años de conjuro por cumplir.

Finalmente en 1945,el Vasco da Gama vuelve a ganar un título tras los siete años de sequía que había dispuesto Arubinha.Verdad o no,los del Vasco respiraron tranquilos por fin y nunca más se atrevieron a pisotear a un conjunto humilde que les exigiera respeto sobre el césped.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s