La final de las botellas (1968).

Falta tan solo una semana para que comience una nueva temporada de fútbol en la Liga española y todo parece indicar que la dictadura de Real Madrid y FC Barcelona continuará.Los tiempos en los que había alguna alternancia en los campeones de la Liga en España parecen ya cosa del pasado.Ni Valencia,ni Atlético de Madrid, ni Deportivo de La Coruña pueden en la actualidad siquiera rozar el nivel de los dos grandes españoles.

Para muchos aficionados,la máxima emoción de la Liga BBVA es saber quién acabará de tercero y quién evitará el descenso a la segunda división.En la actualidad,muchos seguidores firmarían perder solo 1-0 contra culés y merengues porque realmente saben que las opciones de ser masacrados contra estos dos monstruos son muy altas.Esta es la realidad de los nuevos tiempos y del fútbol moderno.

Hace décadas también la Liga estaba polarizada por estos dos grandes equipos,pero la diferencia no era tan abismal como lo es actualmente.El Madrid de los años sesenta ganaba pero no arrasaba como hace hoy en día.Por poner un ejemplo,en la temporada 1967/68 la diferencia entre el Real Madrid y el UD Las Palmas (tercer clasificado) fue tan solo de cuatro puntos.En aquella temporada los merengues volvieron a alzarse con el Campeonato de Liga y amenazaban con hacer doblete, al plantarse en la final de la Copa del Generalísimo (actual Copa del Rey).La final se celebraba todos los años en el Bernabeu y eso era una ventaja grande para los merengues,que siempre tenían a más aficionados a su favor en caso de llegar a la final del torneo copero.

En 1968,el rival del Real Madrid en la final de Copa sería su eterno enemigo,el Barça.El morbo estaba servido.

A pesar de ser los dos mejores Clubs de fútbol de España,Barça y Madrid no solían coincidir nunca en una final de Copa por lo que las expectativas generadas por aquel choque fueron enormes en la capital de España y en la Ciudad Condal.

El encuentro entre merengues y culés ya vino precedido de polémica por la elección de Antonio Rigo como árbitro de la final.Rigo era el “árbitro de cámara” del Barça y aquello no acababa de gustar nada a la parroquia blanca,que siempre miraba con lupa sus actuaciones.

Imagen
Hay que recordar que por aquellos tiempos,los Clubs tenían la potestad de elegir a sus árbitros favoritos (árbitros de cámara) y de vetar a los que consideraran no aptos para sus intereses ( árbitros recusados).Aunque el Real Madrid no tenía vetado a Rigo,no era por falta de ganas.La política de Santiago Bernabeu de no hablar nunca de los árbitros,impedía al Real Madrid vetar a algún colegiado aunque toda la afición lo demandase.Santiago Bernabeu siempre decía que la grandeza del Real Madrid estaba por encima de los errores arbitrales.

El 11 de Julio de 1968 fue el día elegido para llevar a cabo aquel encuentro entre los dos enemigos íntimos del fútbol español.El favorito para alzarse con la victoria era el Real Madrid de los ye-yé,con el coruñés Amancio Amaro a la cabeza,pero el Barça no iba a ser un convidado de piedra en el feudo merengue.Los catalanes se adelantarían en el marcador fruto a un gol en propia meta del defensa merengue Zunzunegui y a partir de ahí desplegarían una táctica de contención que les permitiría vivir de rentas el resto del encuentro.

El trabajo defensivo del Barça aquella noche fue magnífico y la actuación de su guardameta Sadurní,extraordinaria…desbaratando una y otra vez todas las acciones ofensivas del Real Madrid que vinieron casi siempre de la mano de Amancio.

Los minutos pasaban y el marcador seguía mostrando 0-1 a favor de los culés.Los nervios empezaban a ser más que evidentes en el bando madridista y en su afición,que finalmente acaba estallando a falta de pocos minutos para el final, cuando en una jugada entre el defensa culé Eladio y el extremo madridista Serena, el colegiado no señala penalty.La grada comienza a arrojar botellas contra los jugadores culés que tienen que salir de la zona a toda prisa.La lluvia de vidrio no cesó en un buen rato,contándose por decenas las botellas de cristal (algunas previamente rotas) que adornaban el césped del Bernabeu.

Imagen

Imagen

Tras decretar Rigo el final del partido,la lluvia de objetos continuó y hasta los colegiados tuvierion que ser escoltados por militares al aeropuerto de Madrid-Barajas.

 

 

Las declaraciones en el palco del estadio madridista fueron comedidas aunque sin duda muchos se mordieron la lengua para no decir lo que realmente pensaban.Narciso de Carreras (presidente del Barça),Santiago Bernabeu,(presidente del Real Madrid) y Jose Luis Costa,(presidente de la Federación española de fútbol),fueron los personajes más buscados por los periodistas en la zona noble del Estadio merengue aquella noche

Imagen

Fuera de micrófonos,la mujer del Ministro de Gobernación, Camilo Alonso Vega,  se dirigió a Narcís de Carreras, presidente blaugrana, diciéndole:

Le felicito porque… Barcelona también es España, ¿no?“.

La respuesta del presidente fue un escueto:

Senyora, no fotem….” (Señora,no toquemos los huevos…)

Treinta años después de “la final de las botellas”,los blaugranas devolvieron el “detalle” aprovechando la visita de Luis Figo vestido de blanco al estadio del Barça.Aquella noche cayeron botellas de whisky,cabezas de cochinillo,mecheros y demás objetos contundentes en una especie de conmemoración por las bodas de plata por tan vergonzoso acontecimiento de 1968,demostrando así que la rivalidad malsana entre culés y merengues sigue gozando de muy buena salud tantos años después.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s