Moacir Barbosa,cadena perpetua.

En Europa ver fútbol no deja de ser un pasatiempo para la gran mayoría de aficionados.Ir a una sesión de teatro o de cine no es muy distinto a ser espectador de un partido de fútbol.Lo único que cambia son las formas;en el fútbol hay licencia para insultar durante 90 minutos y nadie pensará que eres un maleducado por ello.Una vez acabado el partido te recompones,coges el coche y vuelves a tu hogar como si tal cosa.No hay más.En Europa,el fútbol es un teatro con licencia para insultar.

En Sudamérica la cosa es distinta.El fútbol a veces es la única oportunidad que se tiene de salir de la marginalidad social y las cosas se ven de una forma muy distinta.La necesidad ha hecho surgir a grandes jugadores y aunque en la actualidad Sudamerica no esté pasando una buena época futbolística, siempre será un referente en cuanto a calidad técnica y a pasión en los campos de fútbol.A veces esa pasión es mal entendida por los hinchas y las cosas acaban trágicamente.Mientras que en Europa los ultras suelen estar bien controlados por los Clubs,en Latinoamérica son los amos y señores de la grada.

Los hinchas latinoamericanos encumbran a jugadores con facilidad,pero cualquier atisbo de traición es castigado con una dureza increíble.Al igual que en las dictaduras comunistas,en el fútbol latinoamericano se puede pasar de héroe a traidor en cuestión de días.

El caso de Moacir Barbosa habla bien a las claras de que el fútbol en América va más allá de un simple pasatiempo,para alcanzar la categoría de religión pagana en la que los futbolistas son sacrificados simbólicamente por los fieles.

Nacido en 1921,Moacir Barbosa pasó a la Historia por varios motivos.Primeramente,Barbosa fue el pionero negro a la hora de defender el marco brasileño.El segundo motivo fue por ser ,según los historiadores,el mejor portero de la Historia del país,siendo agasajado con multitud de premios por sus actuaciones.Pero la razón fundamental por la que es recordado en la actualidad, es por un hecho trágico que aún sigue doliendo en el país carioca….Moacir fue el guardameta que encajó los dos goles del Maracanazo de Uruguay en 1950.

 

 

Han pasado ya más de 60 años desde el Maracanazo…y aún Brasil no perdona a un hombre que lleva muerto más de una década.Hasta estos límites de crueldad llega el fútbol en el país carioca.El rencor fue pasando de padres a hijos y se convirtió en una especie de maldición para el hombre negro que tuvo la desgracia de haber sido el chivo expiatorio de todo un país.

Moacir Barbosa  hacia el final de su vida llegó a declarar unas palabras terribles y que expresan a la perfección el sambenito que tuvo que llevar encima durante toda su vida:

“En Brasil, la pena mayor por un crimen es de treinta años de cárcel.Hace cuarenta y tres años que yo pago por un crimen que no cometí.”            

Poco después de decir estas palabras,tuvo ocasión de comprobar que aún eran ciertas como el primer día.Corría el año 1994 y Moacir Barbosa quiso visitar a la expedición “verde-amarela” que estaba disputando el Mundial en tierras estadounidenses.Le hacía ilusión ver a aquella magnífica generación de futbolistas que eran los máximos favoritos para alzarse con el título mundial.Lo normal sería que una institución en el mundo del fútbol como Moacir Barbosa fuese recibida con honores y tremendo respeto por jugadores,cuerpo técnico y directivos…pero la realidad fue que se le negó la entrada al entrenamiento de la “canarinha” por considerar que el ex-guardameta era un gafe que traería la mala suerte al equipo.

Humillado y vencido por enésima vez,Moacir Barbosa se volvió por donde vino y tuvo el consuelo de que la muerte algún día pudiera librarle de aquella pesada carga que un país entero quiso colgarle al cuello.Moacir se fue en el año 2000 y a su sepelio solo asistió un dirigente de fútbol (Ypiranga Futebol Clube).Ni un dirigente de un equipo grande brasileño quiso ir a su entierro…ni siquiera los del Vasco da Gama,Club que defendió durante más de diez temporadas tuvo a bien despedirlo en su último viaje.

En la primera jornada de Liga  tras su muerte, en ningún campo se realizó un minuto de silencio en su honor.El país de la sensualidad,de la dulzura y de la alegría,ni olvida ni perdona cuando se trata de derrotas en el fútbol.

 

Anuncios

2 comentarios en “Moacir Barbosa,cadena perpetua.

  1. Estimado Alberto: si quieres puedes ver en Youtube algunos videos con reflexiones de Alejandro Dolina sobre la (mala) manera de vivir el fútbol en Argentina. Hay varios muy interesantes y te ayudará a comprender los males que padece este querido deporte en mi país. Un abrazo

    1. Lo veré,Germán.Me interesa bastante el tema.Leí hace no mucho,el tremendo negocio que es ser un barra brava en Argentina.

      Muchas gracias como siempre por ponerme sobre la pista de temas interesantes,Germán.

      Un abrazo,amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s