Kopa,el Napoleón del fútbol.

Tras la retirada de Zidane,Francia parece estar aún en busca de su sitio en el panorama futbolístico europeo.El franco-argelino era un lujo para los ojos del espectador,un futbolista capaz de ser práctico haciendo cosas complicadas de una forma sencilla,sin aspavimientos ni florituras innecesarias.Zinedine parecía lento,pero tenía una velocidad técnica y una exactitud en el golpeo realmente alta.Verlo jugar era hipnótico.

El adiós de Zidane supuso la muerte del Patriarca de la familia futbolística francesa,que aún sigue llevándole flores a la tumba de su recuerdo.Lo mismo le sucedió a la Naranja Mecánica tras la retirada de Cruyff o a la Francia post-Platini.El actual Presidente de la FIFA marcó una época  sobre el césped con su talento y visión de juego, a pesar de tener unas capacidades físicas bastante discretas.

Más o menos, todos hemos oído hablar de Zidane o de Platini…pero quizá no le suene tanto a la gente joven otra de las grandes leyendas del fútbol francés,Raymond Kopaszewski, alias Kopa.Él fue uno de los integrantes de aquellas míticas alineaciones del Real Madrid que los abuelos de hoy aún recitan de carrerilla…” Alonso, Torres, Marquitos, Lesmes, Muñoz, Zárraga, Kopa, Mateos, Di Stéfano, Rial y Gento”.

Imagen

Pero antes de los éxitos con el Real Madrid,Kopa tuvo unos comienzos bastante humildes e incluso un poco trágicos.La familia Kopaszewski,como su nombre indica,no era de origen francés sino polacos que tuvieron que buscar en Francia una segunda oportunidad que su país no pudo proporcionarles.Los Kopa se mudaron a la región minera de Noeux-les-Mines para trabajar en jornadas interminables extrayendo carbón por un salario no acorde a la dureza del oficio.

No solo era el patriarca de la familia Kopa el que trabajaba de minero en aquel pequeño pueblo fronterizo con Bélgica, sino que  su propio hijo pequeño,Raymond, también ayudaba a sacar mineral de las entrañas de la tierra para llevar un jornal al hogar de la familia inmigrante polaca.Fue así como el pequeño Kopa,el que sería estrella del fútbol un par de décadas después,perdió el dedo índice de su mano izquierda.

Era el primer tercio del siglo XX y los derechos laborales brillaban bastante por su ausencia,siendo la frase típica de los patrones por aquel entonces:

“O lo tomas o lo dejas.Si no lo haces tú ya lo hará otro más desesperado”.

El niño del dedo amputado poco a poco se fue dando cuenta que no sería el pico y llevar la cara tiznada lo que le haría salir de la pobreza,sino correr por un campo con un balón de fútbol en sus pies.Aquel niño enclenque y con una amputación en su mano izquierda, era un absoluto genio cada vez que un esférico caía en sus botas.Rápido,habilidoso,inteligente….aquel joven menudo (1.69 metros) y de extraño apellido, empezaba a despertar el interés de equipos profesionales.Así fue como a los 18 años,el Angers SCO de la Segunda División francesa se hace con sus servicios.Pronto se da cuenta que aquel modesto Club se le queda pequeño y es fichado por el Stade de Reims,uno de los mejores conjuntos de Europa por aquellos tiempos.Kopa tiene 21 años y ya forma parte del Olimpo del fútbol francés.Con el Stade de Reims gana dos Ligas antes de ser fichado por el Real Madrid,el Club con el que lograría los mayores éxitos de su carrera.

En compañía de Di Stéfano,Kopa se alzaría con tres Copas de Europa y un par de Campeonatos de Liga.Aquel chico menudo y amputado del que se reían en su infancia, ahora era uno de los mejores futbolistas de su tiempo,al que todos querían conocer y admirar.Kopa fue el triunfo de la inteligencia y el talento sobre los handicaps físicos.

Imagen

Concluída su gloriosa etapa madridista,Kopa aún tuvo tiempo de volver a su querido Stade de Reims,para acabar retirándose a los 36 años, tras lograr el ascenso del equipo a la primera división francesa.

Tras su retirada vinieron las distinciones y los homenajes del Gobierno francés con aquel hombre que,aunque de familia polaca,defendió con orgullo la camiseta del país galo en dos Mundiales.Solo Pelé “el Rey del fútbol” pudo robarle a “el Napoleón del fútbol” la Copa del Mundo de Suecia 1958,el mismo año en el que Kopa se alzaba con el máximo galardón individual del fútbol europeo,”El Balón de Oro”.

Imagen

Imagen

En la actualidad,a punto de cumplir 81 años,sigue cuidando de su jardín mediterráneo en su casa de Córcega, mientras mantiene una opinión sobre el fútbol moderno que coincide con la de muchos aficionados:

“Quizás haya demasiado dinero en el fútbol. No quiero sonar anticuado, el deporte lo necesita al igual que necesita de la cobertura de la televisión, pero no siempre se gestiona adecuadamente.”

“Los equipos parecen jugar a no perder. Nosotros salíamos al campo con un objetivo: ganar. Todo tiene lugar en el centro del campo, 20 metros por delante de donde la acción se llevaba a cabo en mi tiempo, muchos encuentros se deciden por libres directos o saques de esquina, no es tan bonito como solía ser. Hay muchos grandes jugadores, pero su talento se ve frustrado por el sistema, mientras que antes eramos más libres”

“El fútbol moderno está tan profesionalizado que da verdaderamente asco”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s