Didí,el primer negro en el Real Madrid

Siguiendo con las historias de fútbolistas negros, hoy voy a hablar un poco de Waldir Pereira “Didí”, el primer jugador de raza negra en enfundarse la camiseta del Real Madrid en la época gloriosa de Puskas y Di Stéfano.

Era el año 1958 y Brasil por fin se alzaba con una Copa del Mundo en fútbol. Aquel equipo carioca que deslumbró en Suecia rebosaba talento por los cuatro costados. Gente como Garrincha, Pelé o Didí enloquecían a la grada con su calidad y su naturalidad para jugar al balompié.

Imagen

Garrincha era como el Buster Keaton del fútbol: cabriolas, fintas, amagos, carambolas…era el colmo de los colmos para el lateral izquierdo rival, que tenía que ver como aquel hombrecillo zambo, con una pierna más larga que la otra, alcohólico y con un ligero retraso mental, lo humillaba una y otra vez para regocijo de la grada. Nunca entenderé como en aquellos tiempos de fútbol tan recio,ningún defensa le partió las piernas a Garrincha por infligirle tanta humillación innecesaria.

De Pelé, en aquel Mundial del 58, siempre se me quedará grabada la imagen de uno de los tantos que le marcó en la final a Suecia,tras hacerle un sombrero a su defensor y rematando de volea pegado al palo. Con 18 años, Edson Arantes do Nascimento marcaba un golazo épico, que pasa por ser de los mejores en su dilatadísima carrera.

Pero si hubo alguien que deslumbró en el Mundial de Suecia fue Didí. Un creador de juego genial que llevó la batuta de Brasil en aquellas jornadas de fútbol que habrían de pasar a la Historia por su brillantez. Didí fue de los primeros “enganches” modernos del balompié, una especie de Xavi Hernández de los años cincuenta. No era especialmente rápido, ni físicamente fuerte, pero hacía con la pelota lo que le daba la gana, marcando gran cantidad de goles y asistiendo a sus compañeros para que también los lograran.

Didí era mediocampista pero tenía números de delantero centro: 113 goles en 313 partidos con Clubs y 21 goles en 74 encuentros con la selección brasileña.Unas estadísticas extraordinarias para un futbolista cuya misión primordial no era marcar goles sino darlos. Santiago Bernabeu quiso poner la guinda al pastel en aquella magnífica plantilla encabezada por Di Stéfano y no cesó hasta conseguir el sí del brasieño.

Imagen

Didí llegó a Madrid en 1959, contando ya con 30 años, una edad límite para el futbolista profesional (y más por aquellos tiempos), pero su curriculum lo avalaba. Santiago Bernabeu tuvo a bien pagar por el traspaso del brasileño una cifra altísima para la época (80.000 dólares). Aunque el mítico dirigente madridista tenía mucho olfato para los fichajes y sabía cuando arriesgar por un futbolista veterano y cuando dejarlo correr…aquella vez se equivocó. El carioca nunca había salido de su país para jugar al fútbol y no entendía que había filosofías distintas a la suya a la hora de entender aquel deporte.

Aunque sus comienzos fueron buenos y la prensa se deshacía en elogios tras su debut contra el Betis en el Bernabeu, lentamente su aura fue diluyéndose en una tormenta de apatía, lucha de egos y saudades.

Poco a poco fue quedando claro que el brasileño quería que el Real Madrid se adaptase a él y no al revés. No corría, no se implicaba y siempre pedía el balón al pie. Si a todo esto  le sumamos que Didí tenía un enorme ego y que no quería adoptar una posición sumisa ante el “macho alfa” del vestuario merengue ( Di Stéfano), tenemos la respuesta al porqué Didí, superestrella mundial, no cuajó en el Real Madrid.

Sus números con los merengues son bastante discretos para un jugador de su categoría: 6 goles en 19 partidos de Liga y ninguna aparición en la Copa de Europa, ni en la Copa del Generalísimo. Don Santiago Bernabeu había tocado hueso con aquel brasileño y lo acabó reconociendo, al venderlo a la siguiente temporada al Botafogo, Club del que había sido fichado.

Imagen

En Brasil volvió a su salsa, deslumbrando con más “fútbol a fuego lento”, dejando atrás (como si se hubiera tratado de una pesadilla) aquel balompié físico practicado en Europa y que le era tan extraño.Didí aún tuvo ocasión de revalidar el título de Campeón del Mundo en Chile 1962, mientras Santiago Bernabeu seguía haciéndose cruces por aquel fichaje fallido, que fue de las pocas manchas que tuvo el Presidente del Real Madrid a lo largo de su carrera directiva.

 

3 comentarios en “Didí,el primer negro en el Real Madrid

  1. Una leyenda urbana dice que Don Santiago obligó a Didí a afeitarse el bigote. Y como Sansón, perdió el juego y la gracia cuando perdió el mostacho.

  2. Tras este fracaso,Santiago Bernabéu cometería el mayor error de todos:no fichar a Eusebio precisamente por ser negro y pensar que no se adaptaría tampoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s