Rudi Brunnenmeier.

El problema del alcohol en el fútbol llegó a ser algo muy preocupante allá por los años 50-60 del siglo pasado.Los futbolistas por aquel tiempo no hacían una vida lo que se dice muy sana en general.Aunque entrenaban todos los días,también comían en exceso,fumaban lo que les daba la gana y muchos se ponían tibios de bebidas espirituosas, sin que ningún miembro del cuerpo técnico les cantara las cuarenta.Ver a un futbolista de aquella época beber y fumar sin moderación era algo de lo más normal.No quiero decir que fueran unos alcohólicos todos los futbolistas de aquel entonces,pero sí que se cuidaban poco en comparación con los de ahora.

En Alemania ocurría lo mismo.Los futbolistas de mediados del siglo XX se ponían las botas esnifando rapé,fumando tabaco o tomando brandy después del partido,mientras se sacaban fotos mostrando la alegría y naturalidad del momento.A pesar del autocontrol férreo germánico,había alguno que se pasaba de la raya y la cosa derivaba hacia cosas más graves.

El caso de alcoholismo más sonado de aquella época en Alemania fue el del internacional Rudi Brunnenmeier,el futbolista más famoso del 1860 Munich a lo largo de su Historia.Brunnenmeier se desempeñó de delantero centro alcanzando unos números extraordinarios para la época: 139 goles en 207 partidos con el cuadro bávaro,que les permitió ganar una Bundesliga en 1966 y una Copa en 1964.

ImagenImagen

Brunnenmeier logró estos registros goleadores a pesar de llevar una vida bastante desordenada desde su debut en 1960,cuando contaba con 19 años y empezaba a erigirse como la gran esperanza del mítico conjunto alemán.

Desde la muerte precoz de su padre,Rudi tuvo muy claro que la vida había que vivirla a tope y no desaprovechó un solo instante.Temía morir de cáncer siendo aún muy joven y el hecho de beber desaforadamente no le parecía algo de lo que preocuparse a corto plazo.Esa filosofía de vida fue la que le convirtió en leyenda a su muerte,pero también la que lo convirtió en un desgraciado durante su vida.Cuando en 1968,con 27 años, sale del 1860 Munich,ya era un jugador acabado para el fútbol pero una estrella ascendente para los tugurios y las barras americanas.

Como un octogenario que aún no había llegado a la treintena,Rudolf Brunnenmeier el que había sido considerado mejor delantero centro de Alemania,se arrastraba por el césped de conjuntos de la Liga suiza y austriaca,para acabar retirándose en un Club de la ignota Liga luxemburguesa en 1980,contando ya con 39 años de edad.No jugaba por gusto sino por necesidad…se había bebido sus ahorros y vivía al día con la paga que le daba el humilde equipo del Principado.

Con su retirada comenzó la cuesta abajo definitiva.Él y unos socios se hicieron con un par de establecimientos de ocio nocturnos que tenían en la persona de Brunnenmeier a su mejor cliente.Poner a Rudi de gerente de una discoteca era como poner a un zorro a cuidar el gallinero.Pronto las facturas se acumularon y los socios capitalistas le dieron la patada.Por si esto fuera poco,su mujer le pidió el divorcio y se quedó con los escasos ahorros que aún le quedaban,dejando al ex-futbolista en una situación límite.

Brunnenmeier tuvo que volverse a la casa de su madre para poder dormir bajo techo y esquivar a la indigencia aunque solo fuera por unos años.Comenzó a trabajar en chollos eventuales muy diversos, pero el dinero seguía volando de sus manos tan pronto las tocaba.Rudi Brunnenmeier parecía un espectro arrastrándose por las barras de los bares de toda Baviera,en busca de un milagro que lo salvara de aquella vida triste y desgraciada que llevaba.Nadie parecía acordarse ya del que tan solo hacía unas décadas había sido el orgullo de la región;para el camarero de turno, Rudi tan solo era un borracho que hablabla en la barra y que vendía sus historias por una cerveza.

Brunnenmeier murió en el año 2003,a los 62 años…y de cáncer al igual que su padre.La muerte de su progenitor marcó el Destino trágico de la vida de Rudi.A su entierro asistieron miles de personas que quisieron darle el último adiós a aquel corpulento delantero centro que pudo haber marcado una época en la selección alemana pero que eligió ser el poeta maldito de la Bundesliga.

ImagenImagen

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s