Holanda 2 – Brasil 0 (Mundial 74)

El partido del que voy a hablar hoy, va mucho más allá de los noventa minutos de juego.Sé que es un topicazo decir esto,pero es que es cierto.El Holanda – Brasil del 74 fue un cambio de ciclo (no como los que pronostica “Punto Pelota”) en el panorama futbolístico internacional de selecciones.

Brasil venía de ganar tres de los últimos cuatro Mundiales (1958,1962 y 1970) y aunque ya no contaba con Pelé,seguía siendo favorita para alzarse con el Campeonato Mundial…o al menos eso era lo que creían muchos aficionados y prensa deportiva.El juego de Brasil había perdido muchísimo brillo y ya no se parecía en nada al de México 70 en el que habían barrido uno tras otro a todos sus rivales hasta la final con Italia,a la que torearon durante todo el partido.Brasil en en el Mundial de la RFA`74 parecía huérfano de Pelé y ya desde el comienzo dejó claro que podía ganar a cualquiera pero que no lo iba a hacer de forma brillante.

En el primer partido contra Yugoslavia,Brasil empata sin goles.El partido del debut suele deparar sorpresas y no es indicativo de nada,pero en este caso sí que marcó la tónica de Brasil a lo largo del Mundial.Aquel Brasil lucía gris,sin brillo,como un Garrincha crepuscular consumido por el alcohol.La canarinha había perdido el rumbo y solo le quedaba el envase y el miedo que podía despertar la camiseta verdeamarela en los rivales.Una Yugoslavia ordenada y sin hacer demasiado,casi se lleva la victoria contra los brazucas al estrellar un balón en el palo en el tramo final de encuentro.

El siguiente partido contra Escocia siguió los mismos derroteros.Un Brasil muy poco inspirado se dio de frente una y otra vez contra la defensa y el guardameta británico,al que no pudo batir ni en una sola ocasión.Iban 180 minutos de juego y la actual campeona mundial no había marcado ni un solo gol contra rivales a priori asequibles.Las alarmas empezaron a sonar.

Algo no iba en aquel Brasil y los aficionados lo sabían.Algunos hinchas de la verdeamarela se autoengañaban diciendo que eran los primeros momentos del Campeonato y que Brasil ya remontaría el vuelo en cualquier momento,pero en el fondo sabían que la fiesta estaba a punto de terminar y que la Samba ya no era la música de moda en el panorama futbolístico internacional.La victoria holgada ante la débil Zaire permitió respirar y recuperar algo de fe en el equipo a la hinchada brasileña.Aquel 3-0 que le infligieron a los africanos fue un oasis en el desierto.Jairzinho,Rivelino y Valdomiro hacían recobrar con sus goles el orgullo y la esperanza a una torcida que miraba con algo de decepción los partidos de su equipo nacional.Brasil pasaba segunda de grupo tras Yugoslavia.La siguiente liguilla sería brutal:Alemania Oriental,Argentina,Brasil y Holanda.

Holanda sonaba con fuerza en aquel Mundial.Su juego era desbordante,alegre y se postulaba como una de las favoritas al título.No solo ganaba sino que maravillaba con su juego.Los holandeses consiguieron quitarle por fin el corsé al fútbol.El equipo de los tulipanes se movía por el césped como un enjambre de abejas enfurecido a la busca de victima a la que arrasar.Al igual que el enjambre,Holanda parecía caótica por momentos en su juego,pero nada más lejos de la realidad…los Oranje tenían muy claro quien era la “abeja reina” del equipo,pero los zánganos y las obreras se intercambian de función indistintamente,logrando así el mayor beneficio para el conjunto.Johan Cruyff comandaba a aquella Holanda genial que mostraba al Mundo una nueva visión de este deporte.Era el llamado “fútbol total”.

En la primera fase, solo Suecia pudo aguantar el empuje de los holandeses.Un 0-0 era un resultado excelente para los suecos y eso buscaron desde el comienzo.En el resto de los partidos,”la Naranja Mecánica” no tuvo piedad y ganó con facilidad a Uruguay y Bulgaria,pasando primera de grupo.La segunda liguilla iba a ser mucho más disputada a priori que la primera.Allí estaban selecciones punteras y los tulipanes iban a tener que demostrar que su “fútbol total” podía vencer a cualquiera.

En el primer partido de la segunda liguilla,Holanda se mide contra Argentina.Los gauchos contaban con un buen equipo aunque pecaban bastante de hacer la guerra cada uno por su cuenta.Podían ganarle a cualquiera si estaban inspirados,pero también podían perder contra equipos de categoría inferior si se empeñaban.Holanda era favorita aquel 26 de Junio de 1974 en Gelsenkirchen y lo demostró con creces.4-0 fue el resultado final y pudieron ser muchos más.El portero argentino, al ser apremiado por un compañero para que sacará rápido de puerta, le vino a decir algo así como:”Che…si saco rápido nos meten ocho”.

Aquella paliza de Holanda fue la presentación de credenciales ante el mundo del fútbol.La fama de los tulipanes subía como la espuma y ya se postulaban como los máximos favoritos al título,aunque aún les quedaba por delante la RDA y Brasil.A los alemanes orientales los vencen por 0-2 sin demasiados apuros.Ahora era el turno de “El Coco”,el equipo que había dominado con mano de hierro el fútbol mundial los últimos 15 años.Aquel partido era la confluencia de dos imperios….uno emergente y otro decadente.El morbo estaba servido.

El juego de Brasil aquel 3 de Julio de 1974 fue de todo menos “jogo bonito”.Patadas,agresiones y pelotazos largos al veloz Valdomiro fueron los recursos permanentes de los brasileños.Pelé observaba desde la grada aquel barco sin timón que deambulaba por el césped vistiendo la casaca de Brasil.Un conjunto carioca,tricampeón mundial, sin más recursos que los de un equipo pequeño que sale a destruir en vez de a crear.

 

 

La primera parte concluía con empate sin goles.La posesión había sido holandesa aunque las ocasiones de gol habían estado muy repartidas.En la segunda mitad, la tónica de dominio iba a arreciar para el lado oranje al marcar el 1-0 al poco de empezar.Un centro de Cruyff rechazado por un defensor brasileño,era rematado espectacularmente por Neeskens.A partir de ahí,Holanda bailó a unos brasileños desesperados, que solo podían cometer faltas ante aquel talento europeo.Los goles de Neeskens y Cruyff en los primeros veinte minutos del segundo tiempo fueron el final de un Brasil legendario que tardaría varias décadas en volver a ganar un Mundial.

 

 

Holanda llegaba a la final con la vitola de favorito.En frente estaba la anfitriona,la RFA,con su fútbol no demasiado vistoso pero siempre eficiente.Una victoria de los tulipanes hubiese sido quizá el comienzo de una nueva saga del fútbol mundial, pero les pudo la soberbia a unos holandeses que se sintieron demasiado superiores a sus rivales y acabaron pagándolo muy caro.

El relevo del “jogo bonito” se quedó sin Mundial.Tiempo después Beckenbauer diría : “Cruyff era mejor,pero yo gané la Copa”.

Aquel 1974,sería el primero de los tres palos que se llevaría Holanda a lo largo de su Historia en los Mundiales.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s