El Agente Spasic.

Los Mundiales son excelentes escaparates para futbolistas de países con Ligas no demasiado conocidas en el panorama internacional.Suele suceder que tras tres o cuatro partidos buenos de un joven futbolista africano,sudamericano o europeo del Este no muy conocidos,los clubs del viejo continente se ponen en marcha para que acaben recalando en sus plantillas.A veces sale bien y el jugador sigue demostrando ese buen juego con el que se dio a conocer y en otras sucede todo lo contrario….el futbolista no es más que un tronco que jugó por encima de sus posiblidades durante el Mundial y no es capaz de mantener ese nivel de juego durante 38 partidos en una Liga de primer nivel europeo.

En la actualidad sigue siendo una apuesta arriesgada fichar jugadores por sus actuaciones puntuales durante una Eurocopa,Mundial o Copa América….pero hace 20 años lo era mucho más debido a la ausencia de Internet en nuestras vidas y la imposibilidad de ver a esos jugadores en directo por TV desespeñándose habitualmente en sus Ligas locales.Antes era mucho más fácil que ahora colocar a un paquete a un precio desorbitado.Así pasó con Pedrag Spasic…el que se convertiría al poco de llegar en “El Agente” Spasic fue fichado por 200 millones de pesetas (1.2 millones de euros) por expreso deseo de Alfredo Di Stéfano,entrenador por aquel entonces del Real Madrid.

Spasic era un central yugoslavo que había deslumbrado a “la saeta rubia” con su despliegue físico y táctico en el Mundial de 1990.En el Mundial de Italia,el joven central realizó buenas actuaciones,destacando por encima de todas el marcaje al hombre que le hizo a Butragueño.El grandote Spasic fue la sombra de “El Buitre” durante los 120 minutos que duró el partido y se ganó el interés del Real Madrid, que necesitaba urgentemente un central para hacer pareja con Sanchís tras la baja por lesión del argentino Oscar Ruggieri.

Spasic llegaba al Club merengue procedente del Partizan de Belgrado,tenía 25 años y había sido recomendado por una leyenda del Real Madrid,Alfredo di Stéfano…en principio todo sonaba muy bien y el aficionado madridista estaba contento por el fichaje de aquel balcánico de aspecto serio y vestir sobrio que rápidamente fue apodado “El Agente” Spasic,como si se tratase de un espía ruso de la KGB.

La expectativas puestas en el fichaje se fueron diluyendo poco a poco.Spasic se mostraba lento,torpe,descoordinado con sus compañeros y con el balón….la parroquia blanca observaba sus evoluciones con preocupación,sospechando que Alfredo di Stéfano había metido la pata con su fichaje.Los rumores de haber fichado a un “bluff” fueron “increscendo” hasta el fatídico partido del Barça-Real Madrid del 19 de Enero de 1991 en el que “El Agente” Spasic pasó de ser un frío espía al servicio de los blancos a convertirse en un “topo” en el vestuario madridista.Suyo fue el gol de la victoria (de los culés) ,tras un magnífico remate de cabeza que si no me lo jura el yugoslavo de rodillas siempre pensaré que fue a propósito.Juzguen Ustedes mismos:

 

 

Aquella fue la gota que colmó el vaso.Hasta su máximo valedor en el Club blanco,Di Stéfano, empezó a sospechar que había sido engañado por un futbolista torpón al que le venía enormemente grande la camiseta blanca del Real Madrid.Nadie se explicaba como aquel jugador tan limitado había sido fichado por un precio tan alto y más cuando Gica Hagi (mítico jugador rumano) había costado aquel mismo año la mitad que el yugoslavo.

El pobre Spasic estaba visto para sentencia en el Real Madrid.Al finalizar la temporada el Real lo declaró transferible y se lo colocó al Osasuna donde sí demostró un mejor nivel que en el equipo blanco,pero ni mucho menos como para haber sido el fichaje estrella de un Club tan importante como el Real Madrid.Tras 88 partidos con los rojillos,el equipo navarro desciende a la Segunda División y el jugador balcánico tiene que buscarse la vida en otro equipo.

Es en el Atlético Marbella donde acaba recalando Spasic.Corría el año 1994 y Marbella estaba en pleno boom inmobiliario con el inefable Jesús Gil al frente de aquel rinconcito de la Costa del Sol.”El agente” Spasic era el último que faltaba para que aquel pueblo alcanzara la calificación de “maximum bizarre” en la ” freak scale”.

Spasic apenas juega en su paso por el equipo marbellí debido a las lesiones y acaba regresando a su país (que ya no existía como tal por aquel entonces)  en 1995,para jugar en el FK Radnički Jugopetrol,donde acabaría retirándose al finalizar esa misma temporada,a los 31 años.

En la actualidad,Spasic vive en un pueblecito cerca de Belgrado, alejado totalmente del fútbol pero aún recordando, de vez en cuando, aquel trágico gol en propia meta que acabó marcando a fuego su carrera de futbolista profesional.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s