Pablo y mi Río Místico.

Todos tenemos un despertar a la vida.  Uno de esos días a lo “Mystic River” en los que en carnes propias o ajenas descubrimos que el mundo no es lo que narraban los cuentos de infancia sino un lugar cruel, frío ,violento y sin sentido. Yo lo descubrí en 1992 cuando un conocido, un año mayor que yo, fue asesinado por una vecina en tratamiento psiquiátrico. Aquel crimen consternó Coruña, ciudad muy poco acostumbrada a crímenes violentos y mucho menos a asesinatos tan truculentos como aquel. El infante muerto se llamaba Pablo Rodríguez Pérez y el asesinato pasó a la crónica negra española con el nombre de “El crimen de la maleta”.

Pablo jugaba en el mismo equipo que yo (Orillamar) pero tenía un año más. Nunca hablé con él ni llegamos a jugar juntos (que yo recuerde) pero lo conocía de vista, pues coincidíamos un par de veces por semana en los campos de entrenamiento de hierba artificial de La Torre. Cuentan que era un chaval muy majo y que la noticia de su asesinato fue un trauma para todo su equipo. Luis Ucha, que era su entrenador por aquel entonces, no volvió a ser nunca el mismo. Su mirada cambió. Yo era apenas un niño, pero recuerdo aquello como si fuera ayer. La negra sombra de la que hablaba Rosalía de Castro en sus poemas se hizo presente y nunca se acabó de ir. Aquel día supuso la muerte de la inocencia de un equipo de fútbol y de una ciudad entera.

Hace unos pocos meses un chaparrón tonto hizo que me tuviera que resguardar en la sede social-bar del Orillamar. Hacía casi veinte años que no pasaba por allí y los recuerdos afloraron como puñetazos en la cara. Me busqué en las fotos mientras tomaba una cerveza y fumaba un cigarro. No hallé la fotografía de mi equipo de alevines en aquella vitrina de trofeos, pero sí que me topé con la del homenaje a Pablo Rodríguez que asistía medio sonriente a mi búsqueda y que me dejó completamente congelado. Tenía totalmente olvidado aquel trágico suceso y fue un shock verlo así de repente mientras la gente del bar jaleaba al equipo rival del Real Madrid.

Este 20 de Mayo se cumplió el veinte aniversario de aquel espantoso crímen y ya casi nadie parece acordarse de él. En el Torneo Internacional del Orillamar, uno de los trofeos a mejor jugador llevaba el nombre de Pablo Rodríguez, pero en la actualidad lo han quitado, no sé muy bien si por iniciativa de la familia o del propio Club que quiere pasar página ante aquel triste suceso de hace dos décadas. Busqué una foto de Pablo por Internet y no pude hallarla. Intenté encontrar en mi casa la Revista del Torneo del Orillamar de 1992  donde se le rendía homenaje y tampoco fui capaz…así que esta entrada del blog va sin fotos, pero con el recuerdo de aquel niño (que pude ser yo) muy presente.

Hasta siempre,Pablo.

 

2 comentarios en “Pablo y mi Río Místico.

  1. El 14/05/14 celebraremos el 20° aniversario de la consecución por parte del equipo Cadete del Campeonato Gallego frente al Orense en Pasarón. Pablito era de aquella quinta, que dos años despues de su fallecimiento (20/05/92) se sobrepuso y alzó el título en su honor……..como no, con Luis Ucha al frente. Aquel día hubo un sentido recuerdo durante el viaje de vuelta……….y la próxima semana todos nosotros lo tendremos muy presente.
    Gracias por lo riguroso de tu artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s