Más Morales y menos carcamales.

Como buen Domingo que es hoy, me despierto tarde,mal,arrastro y con muy poquitas ganas de escribir.Me convenzo a mi mismo de que la pereza es una virtud y paso a hacer un copy-paste de una de las páginas más míticas del ramo (www.renaldinhos.com), sobre uno de esos jugadores canteranos que prometían mucho en el Real Madrid y que se  fue quedando estancado en su evolución debido a las lesiones.Morales fue como la estrella fugaz del Real Madrid,como un deseo robado al Destino que tuvo sus quince minutos de fama e incluso llegó a inspirar un aforismo de dudosa creatividad:”Más Morales y menos carcamales”. Lo de carcamales hacía referencia a la mítica Quinta del Buitre que languidecía mientras Guti,Raúl y Morales tomaban posiciones para hacerse con el Poder dentro del vestuario blanco.Así de castizos son por Madrid.

Buen Día del Señor a todos los fieles e infieles lectores de este blog.

___________________________________________________

Menudo y habilidoso delantero nacido en Madrid el 2 de agosto de 1973, supo hacerse un hueco en la cantera del Real Madrid desde bien pequeñito, dejando boquiabierto con su velocidad y potente disparo a todos cuantos ojeadores y técnicos se encontró en su camino durante sus años de pubertad. En esa agitada etapa de su vida compartió vestuario y desarrollo hormonal con Dani García Lara y Sandro y a punto estuvo de hacerlo con Raúl, Guti o el vomitivo ¿músico? Álvaro Benito. De cualquier manera en la Casa Blanca se estaba gestando una nueva generación de futbolistas que, a juicio de quienes seguían sus andanzas, nada tendría que envidiar a la Quinta del Buitre si tuviese un referente mediático que bien pudo haber sido, pero no fue, el joven José Luis Morales Martín.

De ese modo, llegó la temporada 93/94 con Benito Floro en el banquillo y con el objetivo de desbancar al Barcelona del trono que ostentaba en las temporadas anteriores. Al transcurrir la temporada se vio que el proyecto merengue no funcionaba todo lo bien que debería, así que el técnico asturiano no dudó en tirar de la cantera para enderezar el rumbo. Así las cosas le llegó la oportunidad a nuestro homenajeado de hoy el 5 de febrero de 1994 cuando saltó al Bernabeu en el once titular para tratar de doblegar a un correoso Deportivo de La Coruña, logrando marcar el primer tanto para los blancos de espléndida chilena ante la atónita mirada del portero visitante Paco Liaño y poniendo la grada a sus pies. Desde este momento en adelante, la temporada le depararía 6 partidos más y un gol (el de la victoria) ante el Atlético de Madrid.

A pesar de su innegable talento, la inexperiencia jugó en su contra y se vió firmando por el Sporting de Gijón por las 2 campañas siguientes, reivindicándose en la primera de ellas a base de minutos y goles (6), pero la competencia en la delantera unida a la mala suerte en forma de lesiones terminó cortando su fantástica progresión en la 95/96. Después de marcharse al Mallorca de 2ª división en el mercado navideño volvió por sus fueros anotando nada menos que 15 tantos en lo que restaba de temporada, confirmándose de nuevo como un prometedor goleador. Una vez conclusa su corta pero intensa etapa balear fue el Logroñés quien confió en nuestro amigo José Luís Morales para formar una letal delantera junto a Nobuyuki Zaizen y el trasnochado Rubén Sosa para la campaña 96/97, pero aunque Morales jugó casi todos los partidos y anotó 6 tantos, de poco sirvió su esfuerzo y no se pudo evitar el descenso del equipo riojano. De vuelta en 2ª las cosas se le volvieron a torcer y la inspiración goleadora volvió a abandonarle.

Traspasado al Numancia, carente de minutos y de goles, y gafado por un carrusel de lesiones, prolongó su carrera fubolística en el Salamanca, el Real Jaén, pasando por fútbol portugués, e incluso por la siempre bizarra Major League Soccer, defendiendo con orgullo los añejos colores del New England Revolution fundado apenas 5 o 6 años antes de su llegada. La inevitable y prematura retirada de este involuntario pavón tuvo lugar en verano de 2004 tras el escudo del Móstoles, poniendo punto y final a su vida deportiva a causa de las reiteradas lesiones y dejando tras de sí la duda de qué habría sido de él si el infortunio no se hubiese cruzado en su camino.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s