Inglaterra 2 – FIFA 1 (1963)

Ayer la selección inglesa de fútbol volvió a escribir otro episodio más en su dilatada trayectoria de chascos. Esta vez fue contra Polonia, a la que no pudo derrotar en Varsovia a pesar de Rooney, Gerrard y compañía. Ya a nadie sorprende que Inglaterra empate o pierda contra rivales de menor entidad.

“England expects that every man will do his duty” decía el Almirante Nelson poco antes de comenzar la Batalla de Trafalgar, en la que se alzaría con la victoria, dándole a Inglaterra la hegemonía del mar en Europa y el mundo. La frase hizo fortuna entre gran parte de las gentes de la Pérfida Albión y aún hoy siguen diciendo eso de “England expects” cuando se esperan grandes logros en un tema concreto. En el caso de la selección inglesa creo que son cada día menos los que esperan algo de sus futbolistas patrios. Con las peores selecciones juveniles en mucho tiempo y un equipo absoluto que sigue jugando al football como si fuera una especie de rugby para señoritos, parece muy improbable que los “Pross” reverdezcan viejos laureles.

Hubo un tiempo en que Inglaterra era algo más que marketing y recuerdos en esto del fútbol. La truncada generación de los Busby Babes, de no haber sufrido el accidente aéreo, seguro que hubiera sido una selección puntera en los años sesenta y le hubiera peleado al Brasil de Pelé algunos entorchados mundiales. El destino quiso arrebatarle a Inglaterra una de sus generaciones futbolísticas más talentosas, pero aún así los británicos fueron capaces de construir su propio camino a base de extraños compañeros de cama, como era el caso de Stiles y Charlton, en aquella Inglaterra campeona del Mundo en 1966. Dejando aparte que Inglaterra en aquel Mundial fue bastante favorecida por las decisiones arbitrales, hay que reconocer el mérito que tuvieron los ingleses al superar el tortuoso camino que fue de 1958 hasta 1966. De un equipo devastado tras un accidente aéreo a Campeones del Mundo en tan solo ocho años.

Aunque el partido disputado en Octubre de 1963 entre Inglaterra y “Resto del Mundo” era un simple amistoso conmemorando el primer Centenario de la Federación Inglesa de fútbol también era una magnífica ocasión para comprobar el nivel futbolístico de los “british” un par de años antes de comenzar su Mundial. Era algo más que un partido de prueba para unos ingleses siempre orgullosos que, a pesar de no haber ganado nunca nada, se autoproclamaban “grandes” de este deporte.

El Estadio de Wembley asistió abarrotado a aquella confrontación histórica entre Inglaterra y un combinado internacional, que a pesar de tener a muchas estrellas en sus filas, contaba con una baja muy sensible en su alineación : el astro brasileño Pelé. De los brasileños solo Djalma Santos (el padre del mítico Djalminha) aceptó ir a Londres a jugar en aquella fría tarde de hace casi 50 años.

El técnico chileno Fernando Riera sería el encargado de comandar a aquella selección internacional.”Resto del Mundo” alinearía aquel 23 de Octubre de 1963  con: Yashin (Soskic, en el descanso), Djalma Santos (Eizaguirre, en el descanso), Schnellinger, Pluskal, Popluhar, Masopust (Baxter, en el descanso), Kopa (Seeler, en el minuto 59), Law , Di Stefano, Eusebio (Puskas, en el descanso) y Gento.

Por la parte inglesa Alf Ramsey saldría con: Banks, Armfield, Wilson, Norman, Bobby Moore, Hilme, Paine, Easthan, Bobby Charlton, Bobby Smith y Greaves.

El partido fue muy disputado y aunque la sensación de peligro de “Resto del Mundo” fue mayor que la de su rival, Inglaterra se acabó alzando con la victoria por 2-1. Aquel encuentro amistoso no tuvo nada que ver con las pachangas que se suelen disputar en la actualidad, en las que los futbolistas van de paseo por el campo y el marcador final parece de tenis en vez de fútbol. Ambos bandos se emplearon a tope aquella tarde y hasta hubo bastante resquemor en el bando de “Resto del Mundo” por haber perdido el encuentro.

 

 

Aquella tarde Inglaterra puso la primera piedra en la carretera que habría de llevarle hasta el Olimpo del fútbol en 1966.De aquella gesta sigue viviendo la afición inglesa en la actualidad. Recuerdos en B/N y un complejo de superioridad que mira para otro lado a cada derrota que sufre su selección es lo que se estila en las Islas cuando se habla de fútbol. Nadie espera ya nada de un país cuya mayor aportación a este deporte fue inventarlo para que lo perfeccionaran los demás. La tozudez y el orgullo por creerse superiores al resto (sin serlo), les ha llevado a donde están en la actualidad y donde parecen encontrarse  muy a gusto. A pesar de que en el ranking FIFA aparezcan en el “top five”, Inglaterra no deja de ser una lastimosa sombra de lo que fue antaño..si es que alguna vez fue algo más que bruma y buena publicidad.

A casi 50 años vista de su último (y único) triunfo internacional, la Pérfida Albión sigue sin hacer acto de contrición por sus pecados futbolísticos y presume de sus defectos como si fueran virtudes. El apolillado fútbol británico se hunde cada vez más en un mar de pelotazos y saques de banda al área, que hacen viajar al espectador hasta las catacumbas de este deporte. Me gustaría estar vivo en el año 2062 para poder ver un partido de la selección inglesa de fútbol. Estoy seguro de que me haría recordar mis tiempos mozos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s