Miedo y asco en Los Cármenes

Hace 40 años, cuando las televisiones apenas retransmitían un partido semanal de fútbol en España, reinaban sobre el césped una especie que hoy está en peligro de extinción: los leñeros. Puede que los títulos de Liga los acabaran levantando los talentosos, pero sobre el pasto triunfaban los tipos duros capaces de destrozar tobillos y rodillas sin ningún miramiento. Hace 40 años no había repeticiones a cámara superlenta ni se formaba tanta polémica ante cualquier fea entrada. Lo que se estilaba en la década de los setenta en España era un fútbol duro, recio, lindante con la violencia en algunos casos gracias al intercambio de “culturas” entre Sudamérica y Europa. No quiero decir que los españoles no supieran “repartir estopa” pero los sudamericanos siempre fueron un paso por delante en ese otro fútbol, que poco tiene que ver con darle patadas a un balón. El cúlmen sudamericano de la violencia en el fútbol español fue el Granada CF entre 1971 y 1974, encabezado por el paraguayo Pedro Fernández en mediocampo y Aguirre Suárez (argentino) y Montero Castillo (uruguayo) en defensa. Aquel tridente sudamericano infernal tenía literalmente aterrorizada a la Liga española con sus argucias y su violencia bajo cuerda.

Hace pocas semanas hablaba de que Aguirre Suárez había sido sancionado durante años en Argentina tras su lamentable actuación ante el AC Milán en la Intercontinental de 1969….pues este angelito decidió cumplir la sanción argentina en la Madre Patria y lo hizo como mejor sabía: alfileres escondidos en el pantalón (un clásico de Estudiantes de La Plata), codazos, patadas sin balón, insultos, lanzamiento de tierra a los ojos del rival, intimidación al árbitro y un largo etcétera. Un auténtico animal al que hasta los recios vizcaínos del Athletic de Bilbao temían. Casi nada.

Montero Castillo era un uruguayo de similares características a Aguirre Suarez en cuanto a contundencia, pero menos sucio que su compañero del otro lado del Río de La Plata. Daba hasta en el carnet de identidad y sin demasiados miramientos, pero no gustaba tanto de triquiñuelas como su compañero. En teoría éste era el “poli bueno” de la pareja de centrales sudamericanos, lo cual habla bien a las claras del nivel de violencia que alcanzaban aquellos zagueros. Para el argentino y el uruguayo los delanteros centros rivales eran ladrones que les venían a robar el jornal de su familia y había que pararlos fuera como fuera. Si había que destrozarles el tobillo se les destrozaba….no era nada personal, solo negocios.

Completando el triunvirato del terror en aquel Granada de comienzos de los setenta estaba Pedro Fernández, un centrocampista paraguayo bastante duro con tendencia a sacar los codos y tirar patadas a la estrella del equipo rival. Fernández era el de más calidad del trío sudamericano pero tenía a bien demostrarlo poco. El entrenador del Granada lo solía usar de “Nobby Stiles” con funestas consecuencias para las extremidades ajenas. Aunque era el menos criminal de los tres “sudacas”, seguía siendo un auténtico bestia que pasó a la Historia de la Liga española como autor de una de las entradas más escalofriantes jamás vistas. La víctima se llamaba Amancio Amaro y jugaba en el Real Madrid. La entrada de Fernández sobre el talentoso Amancio está a la altura de la de Goikoetxea sobre Maradona una década después.

La entrada del paraguayo fue tan brutal que le rompió el cuadriceps al gallego. En las primeras observaciones los médicos no se podían creer que aquella lesión se hubiera producido en un campo de fútbol y hablaban literalmente de una “cornada de toro” al ver la profundidad de los daños que le había causado al muslo de la estrella merengue. Aquella animalada del paraguayo fue en venganza por lo que había sucedido unos tres años antes durante un partido entre madrileños y granadínos en el que Amancio había golpeado sin balón por medio a Fernández. Aunque la acción de Amancio fue fea y digna de reproche, la venganza del paraguayo fue completamente desmedida. `Para más inri, el árbitro solo indicó falta y ni siquiera amonestó al futbolista sudamericano.Posteriormente, tras las protestas de la junta directiva del Real Madrid, Fernández sería sancionado con quince partidos, siendo el primer futbolista en España en ser castigado tras el encuentro gracias a las cámaras de televisión.

Snap 2013-05-30 at 21.09.27

El fútbol por aquellos tiempos era tan recio que pocos fueron los jugadores blancos que protestaron al colegiado “in situ” por la acción criminal del paraguayo. El aforismo que se llevaba por aquel entonces en el fútbol español era “si te pegan, te callas y les ahostias tú a la siguiente jugada”. No había espacio en aquel fútbol para las protestas por tonterías. El árbitro era un simple figurante y los jugadores eran los que muchas veces se tomaban la justicia por su cuenta a la siguiente acción. En la actualidad se hubiera montado un cirio muy importante ante una entrada similar a aquella que realizó Pedro Fernández sobre Amancio Amaro.

Me alegro que el fútbol actual sea un deporte menos violento que el de hace medio siglo, pero no me acaba de gustar que los aficionados se pierdan en discusiones estúpidas por jugadas anecdóticas que siempre han sucedido en este deporte. Parece como si hubiéramos pasado de un extremo al otro y que a cualquier cosa se le llame violencia y sea portada de la prensa deportiva. A mi personalmente me gustaría que el fútbol siguiera siendo un deporte de contacto, un deporte de caballeros jugado por gamberros en el que los piscineros (al igual que los asesinos) no tuvieran cabida sobre el césped. Cuando oigo a aficionados decir cosas como  que Carlos Marchena es un central violento me dan ganas de reir y me imagino al pobre Marchena siendo objeto de “mobbing” en el vestuario de aquel Granada setentero que parecía el antecedente histórico de las violentas bandas de “Latin Kings” que hoy en día sufrimos en España.

 

6 comentarios en “Miedo y asco en Los Cármenes

  1. Con solo leer esos nombres ya me duelen las piernas. El Montero Castillo es padre de Paolo Montero, central uruguayo que jugó muchos años en Juventus. Es verdad que en los 70 se pegaba más que ahora y los árbitros amonestaban menos. Pero en los 60, antes de que se inventaran las tarjetas; se golpeaba aún más. Agregale que en la Copa Libertadores se practicaban toda clase de triquiñuelas para sacar ventaja, desde amenazas hasta enviar prostitutas al hotel del visitante para provocar a los jugadores. el fútbol era en ese entonces una auténtica guerra.

    1. Creo que aunque no hubiera tarjetas,el árbitro podía expulsar al jugador cuando considerara oportuno…lo que pasa es que el listón de las expulsiones estaba enormemente más alto que en la actualidad.Para que te expulsaran hace 50 años ya la tenías que hacer muy gorda.

      El potrero sudamericano da muchos recursos técnicos pero también muchos recursos extradeportivos.Los americanos trajeron un montón de talento a España pero cantidad de juego sucio también.Hasta los vascos le tenían miedo a los latinoamericanos :))

      Lo de las prostitutas al hotel me ha hecho gracia…era todo más sucio de aquella,pero era también más humano (para bien o para mal).Ahora todo es demasiado aséptico.

      Un placer leerte,Germán🙂

      1. Existía la amonestación y la expulsión, pero las tarjetas hicieron más evidente la sanción, creándole al jugadores y árbitros unos límites más claros de como comportarse. Siempre es un placer intercambiar data contigo.

  2. Los Cármenes, 1972: en siete días cayeron seguidamente Barcelona (17 jornadas sin perder) y Real Madrid (otro tanto). Ninguno de esos días jugó Aguirre Suárez. Tampoc jugó Aguirre Suárez quince días antes, cuando Iríbar encajó por primera y única vez en Liga cinco goles en Los Cármenes. Si no jugó Aguirre (ni Montero Castillo, que todavía no había llegado al Granada) ¿De verdad creen que todo eran patadas en Los Cármenes? ¿No sería más bien las quejas de los ‘grandes’ -como ahora- cuando pierden en campos donde esperaban ganar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s