Shep Messing y el Cosmos.

El Cosmos de Nueva York es un pedazo grande en la Historia del fútbol en EEUU. Fue el primer equipo de soccer que levantó pasiones entre los estadounidenses, muchos de los cuales no habían visto hasta entonces un partido de aquel deporte en su vida. Bien es cierto que mucha gente se apuntó a todo aquello por pura moda y por pura pose, aprovechando que muchos famosos apoyaban a aquel Club nacido de la nada y que sobrevivía gracias a la mediación económica de Steve Ross, presidente de Warner Communications.

El Cosmos en la segunda mitad de los años setenta parecía una enorme fiesta que no acabaría jamás : entradas de casi 80.000 espectadores para ver sus partidos, estrellas del rock pasándoles a saludar por el vestuario, invitaciones VIP para el Studio 54, giras por Europa hospedándose en hoteles de máximo lujo…todo el mundo quería conocerlos, aunque realmente no supieran muy bien de qué iba todo aquello del soccer. Eran el sabor del momento con Pelé, Beckenbauer, Chinaglia y Carlos Alberto. Parecía que el soccer podría enraizar fuerte en los States después de todo.

Pelé había firmado un contrato con el Cosmos que lo convertía en el deportista mejor pagado del planeta. Su fichaje había sido casi una cuestión de Estado entre Brasil y EEUU, llegando a mediar entre las partes Henry Kissinger. Las dos temporadas por las que fichó el astro brasileño costaron 4.5 millones de dólares, una auténtica barbaridad que levantó muchas ampollas en otros deportes típicamente estadounidenses como el baloncesto o el beisbol. Aquel sueldo desmesurado de Pelé multiplicaba por diez al del baloncestista mejor pagado de la NBA por aquel entonces. Y todo ese dinero era por un tipo al que el 99.9% de los estadounidenses nunca habían oído nombrar en su vida.

El caso de Beckenbauer no fue tan mediático como el de Pelé, pero también corrieron ríos de tinta por su fichaje. Nada menos que el campeón del Mundo de 1974 llegaba al Cosmos de Nueva York, que según decían sus propietarios se convertiría en el mejor equipo del Mundo dentro de la Liga más poderosa del planeta fútbol. Las actuaciones del alemán no defraudaron en absoluto y demostró a los yankis que aquello del soccer también era cosa de blancos nacidos en países primermundista (parte de la población estadounidense relacionaba al soccer con la miseria personal y con países pobres).

Sobre Giorgio Chinaglia se podía escribir una entrada entera en el blog. Era el personaje más querido y odiado de aquel conjunto neoyorkino de fútbol. Antiguo máximo goleador del Calcio italiano (defendiendo los colores del Lazio), tuvo que abandonar Italia por “ciertos problemas” que le hacían ir por Roma con una pistola en la guantera del coche. Llegó a los States aún joven (29 años) y demostró que su fama de goleador traspasaba fronteras. Después de su retirada como futbolista se hizo con las riendas del Cosmos, haciendo “desaparecer” unos cuantos millones de dólares que acabarían sepultando definitivamente al equipo neoyorkino. Tras su vuelta a Italia siguió involucrado en temas bastante turbios con compañeros de negocios bastante peligrosos ( Camorra napolitana). Un auténtico angelito que casi hizo llorar de frustración al propio Pelé en alguna ocasión.

Carlos Alberto fue la última pieza en llegar al Cosmos de Nueva York. Su misión era aportar algo de mesura a aquel equipo de laboratorio que iba muy bien para arriba, pero que después sufría enormemente a la hora de defender. Campeón del Mundo junto a Pelé en 1970, el veterano brasileño jugaba completamente sobrado en aquella Liga semiprofesional. Un retiro dorado para uno de los mejores defensas de toda la Historia de Brasil.

Pero antes del desembarco de todas estas estrellas en Nueva York, el Cosmos era un equipo que congregaba a no más de 300 personas en un Estadio medio derruido y cuyo “césped” lucía completamente quemado, con infinidad de calvas e incluso con cristales rotos de botellas por el medio. Un tercermundismo atroz para un equipo que jugaba en la máxima categoría de la Liga de fútbol del país más poderoso del Mundo. Sus futbolistas cobraban 2000 dólares por temporada y tenían que dedicarse a otros trabajos además del soccer si no querían morirse de hambre.

A pesar de lograr el título de la NASL en 1972, nadie en Nueva York parecía saber de la existencia del Cosmos, ya que aquello del soccer era cosa de “extranjeros pobres” y a un estadounidense de pro no le podía gustar semejante circo. Los directivos estaban desesperados, pues de poco valían los éxitos si no venían acompañados de apoyo social y publicidad en los medios. Uno de los pocos estadounidenses en la plantilla de aquel equipo era el guardameta Shep Messing y se tomó la libertad de poner en el mapa al Cosmos aunque fuera por temas extradeportivos.

El guardameta estadounidense tenía fama de ser un tipo bastante excéntrico y a sus escasos 24 años ya había visto de todo: bacanales orgiásticas setenteras, atentados contra el equipos israelí en los JJOO de Munich , ser expulsado de la Universidad por lanzar a su compañero de habitación por una ventana del segundo piso y un largo etcétera. Shep era un tipo “inquieto” y echado para adelante al que no le importaba demasiado lo que pensaran los demás sobre sus acciones. Fue así como llegó a la brillante idea que le haría alcanzar la fama a él y al Cosmos: un desnudo frontal en una revista erótica para mujeres.

Tras la publicación de las fotos, el jugador fue despedido del Cosmos por dar una imagen inmoral del equipo, a lo que el guardameta respondió: “¿No queríais “exposición” en los medios?. Pues yo os he dado más cobertura informativa en un segundo del que habéis logrado vosotros en toda la temporada”. Aquellas explicaciones no parecieron convencer a la conservadora junta directiva del equipo neoyorkino que le dió una patada en el culo (no sé si desnudo o no) al jugador estadounidense. Tras un par de años de exilio en Boston Minutemen, Messing volvió al Cosmos en el momento de mayor apogeo de su Historia. Poco quedaba ya de aquel equipo amateur del que había sido expulsado un par de años antes. Aquello era el cielo para un tipo como Messing y no lo desaprovechó a ningún nivel, teniendo incluso tiempo para publicar sus memorias a los 29 años (!).

Tras su salida del Cosmos, el guardameta se convirtió en el estadounidense mejor pagado de la NASL en el Oakland Stompers (100.000 dólares anuales) antes de pasarse al fútbol indoor en el que se retiraría en 1987, con 37 años. En la actualidad Shep Messing, encorbatado y licenciado por Harvard, es representante de jugadores y analista deportivo en cadenas estadounidenses. De vez en cuando le siguen preguntando por lo de su desnudo frontal en la revista VIVA , a lo que él replica simplemente encogiéndose de hombros y con una sonrisa pícara. A fin de cuentas eran los años setenta y todos gustaban de caminar por el lado más salvaje de la vida.

Pd. Parece que este año 2013 que se avecina, traerá consigo la reaparición del equipo de fútbol más mítico de los Estados Unidos.Quizá el Cosmos de Nueva York no tenga ya el glamour de otros tiempos, ni goce de la simpatía de políticos, artistas y mafiosos como sucedía en los años 70, pero no deja de ser una muy buena noticia para todos los nostálgicos fans de aquel equipo que puso la semilla de lo que ahora es el fútbol en los USA. Esperemos que Shep Messing no quiera volver a “exponerse” ante los medios de la misma forma que hace 40 años.

 

6 comentarios en “Shep Messing y el Cosmos.

  1. Que echado palante Messing, jejejejjejeje, el abrigo de pieles me ha matao, y miralo, licenciado en Harvard y comentarista, el mundo es de los valientes!

      1. Recomiendo “Una vez en la vida”, documental sobre la historia del Cosmos. Y la liga NASL era muy popular en esos años, todas las estrellas iban allá a terminar sus carreras. Por ejemplo, de la Naranja Mecánica del 74, 8 de los 12 que jugaron la final pasaron por equipos yanquis: Suurbier, Rijsbergen, Krol, Jansen, Neeskens, Van Hanegem, Rensenbrink y, por supuesto, Cruyff.

  2. Justamente la vi ayer,Germán….parte de las fotos están sacadas de ese documental.Realmente bueno y curioso🙂

    La NASL es de un bizarrismo total.Me encanta esa ingenuidad y esa fe que tenían los yankis para intentar montar una Liga puntera partiendo de la nada y no teniendo ni puta idea de lo que significa el fútbol.

    Saludos😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s