El doping del Bolonia (1964).

La Historia del deporte va de la mano con el uso de sustancias para aumentar el rendimiento físico.El llamado “doping” es algo que se ha venido produciendo desde los albores de casi cualquier deporte y que ha ido evolucionando según los controles “anti-doping” se han ido perfeccionando.Las anfetaminas fueron el más fiel “amigo” de los deportistas tramposos en disciplinas como atletismo,ciclismo,baloncesto,fútbol y un larguísimo etcétera que incluye hasta al ajedrez.Era una droga perfecta para aumentar el umbral del dolor y la resistencia física,pero también inhabilitaba ciertas alarmas que tiene el cuerpo para mostrarnos que lo estamos forzando demasiado.Así, por culpa de las anfetaminas han muerto bastantes deportistas “in situ”,mientras que otros lo han hecho prematuramente por motivos asociados a este consumo.

En España las anfetaminas se tomaban de forma inconsciente cuando los jugadores aceptaban beber un extraño “café” durante el descanso, que los vigorizaba de una forma que ellos no llegaron a entender hasta años más tarde.El bautizado como “café veloz” unas décadas después, fue la “merienda” más típica de los futbolistas españoles de los años cincuenta,sesenta,setenta e incluso ochenta.Pocos eran los futbolistas que hacían preguntas sobre lo que tomaban por miedo a represalias y a ser expulsados de las Ligas profesionales.Los sudamericanos que aterrizaron en los años setenta en España “profesionalizaron” la toma de los estimulantes asociados a la práctica del fútbol y tutorearon a sus compañeros ibéricos en el arte del “doping” con speed.El consumo de CENTRAMINA en la Liga española durante los años setenta alcanzó consumos típicos de “after hours” aunque pocos fueron los que lo reconocieron abiertamente.

Aunque en España el doping a base de anfetas estaba en pleno auge en los setenta,había otros países europeos en los que el consumo de esta droga  era totalmente masivo desde hacía décadas.Italia siempre fue un paso adelante en el tema de las anfetaminas asociadas al fútbol y ya en los sesenta existía todo un entramado para aumentar el rendimiento físico de los deportistas a base de estos fármacos.Tan institucionalizado estaba el consumo de speed en los vestuarios italianos que ya a comienzos de los sesenta (casi 30 años antes que en España) se tuvo que instaurar la prueba antidoping tras los partidos,debido a la sospecha de que los futbolistas italianos jugaban hasta las cejas de estimulantes todos los encuentros. Las pruebas antidoping que se realizaban en el Calcio por aquellos tiempos eran similares a las que se hacen en la actualidad aunque los medios para detectar sustancias dopantes eran bastante más rudimentarios. El caso más polémico de positivo por drogas en aquellos tiempos fue el del Bolonia de 1964.Aún hoy,50 años después,nadie sabe con certeza si se doparon o no se doparon aquellos futbolistas, que se acabarían alzando con el campeonato italiano esa misma temporada.

El 4 de Marzo de 1964,cinco futbolistas del Bolonia (Fogli, Pascutti, Perani, Pavinato y Tumburus)  fueron sancionados con 18 meses por haber dado positivo en anfetaminas en un control realizado tras el partido contra el Torino del día 2,que había acabado con victoria boloñesa por 4-1. La sanción de la Federación italiana también incluía la retirada de los 2 puntos logrados contra el Torino y que dejaba a los interistas muy bien posicionados para volver a alzarse otra vez con el título. La ciudad de Bolonia no se quedó parada ante aquello y salió a la calle a protestar, tildando a los directivos del Inter de conspiradores y mafiosos.El Club aprovechó el apoyo popular y siguió contraatacando al contratar los servicios de tres abogados muy reputados de la ciudad universitaria italiana: Cagli, Gabellini y Magri.Ellos serían los que se fajarían contra la Federación y los laboratorios que habían hecho las pruebas, para así intentar revocar la sanción tan dura que había sufrido el Bolonia. Los abogados lograron que la Federación diera marcha atrás en su sanción amparándose en defectos de forma en la realización del test antidrogas:

– no se había guardado orina para un contranálisis.

– las neveras donde se guardaban las muestras analizadas no estaban bajo llave como así lo exigía la reglamentación.

– la cantidad de anfetamina en la orina analizada era demasiado alta para ser cierta,por lo que las muestras podían haber sido manipuladas.

Tras recuperar el puntuaje y a los cinco jugadores titulares,el Bolonia derrotaría al Lazio en el último encuentro de Liga  y consiguiría el empate a puntos con el Inter de Milán de Helenio Herrera.Por aquel entonces no se contemplaba la opción de “goal-average” y en caso de igualdad, se disputaba un partido entre los colíderes para así dilucidar al campeón del torneo. En aquella ocasión el Bolonia se alzaría con la victoria en el partido de desempate ( 2-0 ),logrando su séptimo y último Scudetto hasta la fecha.

 

 

El entrenador interista,Helenio Herrera,estaba convencido de que el Bolonia se había dopado para obtener el título y hasta llegó a asegurar que el entrenador rival ,Bernardini, le había prometido una aclaración al respecto pasado un tiempo prudencial. Aquella aclaración nunca llegaría,dejando aquel caso de doping con demasiadas tramas sin cerrar. Casi medio siglo después de todo aquello,las posturas sobre el dopaje del Bolonia de 1964 siguen igual.Por un lado, la familia de Renato dall’Ara ,Presidente del Bolonia por aquel entonces,defendiendo el honor del Club:

“En enero del 64 tres hombres se ofrecieron al presidente del Bolonia para hacer una caza contra el Inter por un costo de treinta millones de liras (15.500 euros). Dall’Ara se negó y un mes después los rossoblu se vieron desbordados por el ciclón del dopaje “

…y por otro ,Giacomo Bulgarelli integrante de aquel Bolonia del 64,que vivió en sus carnes los años más “químicos” del Calcio italiano en su Historia:

“Siempre me daban “Micoren” (un estimulante presuntamente relacionado con muertes prematuras en el Calcio). Me dijeron que lo necesitaba para respirar y lo tomé. Pero no sólo yo, todos mis compañeros también lo tomaban. Cuando los controles se volvieron más estrictos, dejamos de tomarlo”.

Realmente nunca sabremos la verdad de todo aquello.”L`omertà” no solo existe en la Mafia sino que también corretea por palcos y campos de fútbol.

 

Anuncios

2 comentarios en “El doping del Bolonia (1964).

  1. En 1996, un jugador de Independiente llamado David Arzeno dio positivo por cocaína. El jugador arguyó que había tomado té de coca para el resfrío. Para demostrarlo, tomó otra dosis, pasó una hora y media en el gimnasio. Se le practicó otro control antidoping y los resultados fueron idénticos. La AFA debió dar marcha atrás y declararlo inocente. Aclaremos que la hoja de coca no es lo mismo que el clorhidrato de cocaína. La hoja se masca o se consume en infusión en gran parte de la región andina para combatir los efectos de la altura. Pero cual fue la verdadera trama del caso Arzeno, jamás lo sabremos

    1. Por lo que tengo leído la hoja de coca que se usa para mascar y para hacer infusiones no vale para hacer clorhidrato y que no “sube” más que un par de cafés cargados.Además creo que en regiones argentinas de mayoría indigena la hoja de coca está legalizada para consumo propio.

      De todas formas el jugador no fue demasiado listo al hacer eso.

      Saludos,Germán.Un placer como siempre. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s