La leyenda del Calais.

Ya ha pasado más de una década desde la hazaña del Calais en la Copa de Francia del año 2000 y lo cierto es que no ha perdido un ápice de grandiosidad,ni de épica lo logrado por el modestísimo conjunto francés,cuya ciudad es célebre por ser la última parada antes de toparse con el Canal de la Mancha. Esta historia realmente se asemeja a esas que cuentan los telefilms los domingos por la tarde,en la que el débil supera todas las adversidades a base de tesón y fe, para acabar alzándose con el triunfo ( al menos moral) sobre un altivo rival,que a partir de entonces le respetará como a uno de los suyos. Quizá si viera esta peli en la tele cambiaría de canal rápidamente,pero la cosa es distinta cuando te enteras que sí existió un equipo realmente humilde (el Calais por aquel entonces jugaba en cuarta división) que hizo historia en Francia derrotando uno tras otro a equipos profesionales de Segunda y Primera división,para acabar jugando la final copera contra el Nantes.

El Calais Racing Union Footbal Club es el típico conjunto semiprofesional compuesto por fontaneros,panaderos,policías y carteros que amenizan sus vidas laborales jugando al fútbol a cambio de un humilde  salario y alguna que otra prima puntual por ganar.El Calais es uno de tantos equipos de pueblo que pasan desapercibidos para el gran público,acostumbrado a ver solamente las noticias de los grandes Clubs de su pais.En el año 2000,todo esto cambió durante unas semanas en Francia e incluso el Mundo,pues el Calais acabaría siendo noticia en los canales televisivos de medio planeta.Los amateurs solicitaban su cuota de gloria.

La única opción que tenía el Calais para jugar contra equipos profesionales era en la Copa de Francia.En ese torneo,si consigues superar a conjuntos de tu misma humilde categoría,acabarás jugando contra los peces gordos del país galo y podrás presumir ante tu novia y ante tus nietos de que jugaste contra tal o cual jugador profesional.A eso aspiraba el Calais aquella temporada: llegar a treintaidosavos de final de la Copa y poder contar con orgullo en la oficina que ellos también tuvieron su momento de gloria en el fútbol.La realidad acabaría superando la previsión más optimista del crío más ingenuo de Calais.

Tras superar la ronda de sesentaicuatroavos de final, que enfrentó al Calais contra otro conjunto con iguales sueños,llegó el momento cumbre de jugar contra los profesionales del Lille.A priori nadie daba un duro por el Calais.Había dos categorías de diferencia entre unos y otros,así como cientos de miles de euros en lo referente a la nómina….pero las cosas se les torcieron a los chicos del Lille que vieron como unos amateurs les derrotaban en la tanda de penalties.La epopeya acababa de comenzar.

Al igual que en la ronda anterior,el Calais derrotaría al Cannes desde el punto de penalty,tras acabar su eliminatoria en tablas.Parecía que había un Angel de la Guarda protegiendo a aquellos chicos y que quería que escribieran una nueva página en la Historia del fútbol galo.El Calais ya estaba en cuartos de final tras derrotar a dos conjuntos profesionales.La prensa empezaba a mirar hacia aquel rinconcito del territorio francés con simpatía y curiosidad. ¿Serían capaces de ganarle al Estrasburgo de la Ligue 1?.Muchos soñaban con ello aunque pocos realmente se lo creían.

El Estrasburgo era un equipo de media tabla de la Primera División francesa y parecía realmente que le quedaba muy grande a los chicos del Calais.Ganar por penalties a dos equipos de Segunda División era una cosa,pero vencer a uno de máxima categoría era otra bien distinta….pero estaba claro que aquel era el año de los humildes en el fútbol francés,pues el Calais lograría vencer al Estrasburgo por 1-2,ante el asombro de toda Francia. La clave del éxito del pequeño conjunto francés radicaba en pensar que su adversario era tan humano como ellos.”Si no lo haces, estás acabado”, decía Ladislao Lozano, entrenador español del Calais,en una de las múltiples entrevistas que concedió aquellos días. Y es que al técnico tenía claro que en semifinales, pese a que se iba a tener que cruzar con alguno de los más grandes del país, no había que tener miedo: “¿Que qué pensaré cuando tengamos que enfrentarnos al Mónaco, al Burdeos o al Nantes? Que nosotros contamos también con 11 jugadores y que todos ellos tienen una cabeza, dos piernas y dos brazos. Físicamente, no tenemos nada que envidiarles. Son mejores en técnica, pero mentalmente somos superiores y, por supuesto, que podemos ganarles”.

El Girondin de Burdeos,campeón de Liga por aquel entonces,sería el rival del humilde conjunto del Canal de la Mancha.Los aficionados no sabían ni qué pensar.¿Podría ganarle un equipo de cuarta división al campeón de Francia a doble partido?.Las cabezas de casi todos aseguraban que no,pero sus corazones decían lo contrario.Y así, a base de corazón,fe,coraje y una buena dosis de suerte el Calais acabaría derrotando también (3-1) al vigente campeón de la Ligue 1. Un equipo de cuarta división iba a jugar la final de la Copa de Francia.Se desató tanto la alegría en el vestuario por aquella nueva victoria,que al entrenador español le dió una arritmia y tuvo que ser ingresado de urgencia en el hospital.A aquellas alturas,toda Francia se había hecho del Calais y hasta los blancos acantilados de Dover parecían tener envidia por los colores de aquel modesto equipo de fútbol francés.

Saint-Denis sería el escenario de aquella épica final.Donde se había proclamado Francia campeona del Mundo en 1998,ahora iba a desarrollarse la final de Copa más emotiva y emocionante que se pudiera imaginar.El débil contra el fuerte,el humilde contra el altivo,David contra Goliat…la historia más clásica desde los tiempos del Antiguo Testamento, se había llevado otra vez a término en su versión futbolística.El poderoso Nantes iba a ser el último escollo del Calais antes de la gloria.

El partido comenzó muy bien para los chicos del Eurotúnel,que se adelantarían en el marcador ante la incredulidad de los hinchas del Nantes.Toda Francia empezó a creer que lo imposible podía suceder,pero como si de una broma cruel se tratara, el partido se  fue torciendo progresivamente para el Calais, que acabaría encajando el 1-2 final de penalty y en los últimos instantes de encuentro.Aquella noche no solo lloró la afición del Calais sino que les acompañaron en el sentimiento gran parte de las hinchadas francesas.Un cruel final para una historia épica que tuvo aún su guinda,cuando el Capitán del Calais fue invitado a recoger la Copa de Francia al alimón con su homónimo del Nantes.Sin duda,uno de los más bellos momentos del fútbol francés en toda su Historia.

Tras lograr aquella gesta,el Calais iría desapareciendo de las primeras páginas de la prensa deportiva internacional hasta acabar pasando desapercibido su descenso a la quinta división francesa,categoría en la que actualmente milita.Aunque ya algunos parecen haberla olvidado,la leyenda de los chicos del Canal aún sigue viva en el corazón de todos aquellos humildes futbolistas amateurs que sueñan con su tarde de gloria y sus quince minutos de fama.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s