Orgullo y prejuicio inglés.

Por la vida no se debe ir muy de sobrado porque si no las consecuencias pueden ser doblemente humillantes para el soberbio.Eso de vender la piel del oso antes de cazarlo, riéndose de otros a los que se cree menos afortunados que uno mismo, suele ser una muy mala idea.A Inglaterra le pasó algo así en el Sitio de Cartagena de Indias de  1741.Los británicos iban muy confiados a la batalla, pues llevaban una escuadra fabulosa de buques,una moral por las nubes por ser un Imperio en expansión y la certeza de tener la guerra ganada ante un pobre Blas de Lezo,apodado “medio hombre” por ser cojo,manco y tuerto.La batalla acabó con una de las derrotas más humillantes de la Historia para la Pérfida Albión que aún por encima de ver hundidos casi todos sus barcos tuvo que soportar el choteo de los españoles por las “medallas conmemorativas de la victoria de Vernon en Cartagena” que habían acuñado imprudentemente los ingleses antes de la “toma”.

cartagena de indiasMedalla_Lezo_y_Vernon

“The pride of Spain humbled by Ad. Vernon”, o lo que es lo mismo “El orgullo de España humillado por el almirante Vernon”.Ahí es nada.

Fue tal la vergüenza por aquella derrota que el Rey de Inglaterra, Jorge II, prohibió hablar en su presencia de la ignominiosa batalla perdida contra todo pronóstico.Las risas de los marinos españoles por las cantinas debían de ser tremendas imaginándose el ambiente enrarecido de la Corte inglesa.

Guerra_de_la_oreja_de_Jenkins

La versión futbolística de la “toma” inglesa de Cartagena de Indias ocurrió en 1973,en el partido clave para la clasificación al Mundial de 1974.Otra vez la arrogante,pretenciosa y soberbia Inglaterra volvía a dárselas de victoriosa en batallas aún no comenzadas.Esta vez  el “mísero rival” era Polonia,un equipo semidesconocido en el panorama internacional,que llegaba a Wembley con la vitola de “humillable”.Tanto era el desprecio que parte de la afición inglesa sentía por los polacos que antes del comienzo del choque el ilustre entrenador británico,Brian Clough (posiblemente aconsejado por ingentes cantidades de alcohol),hizo una lectura “muy profesional” sobre los futbolistas polacos:

– al guardameta Tomaszewski (que iba con unos guantes improvisados, pantalón corto rojo y chaquetilla amarilla) lo definió como “a circus clown in gloves” (un payaso de circo con guantes).

– del defensa polaco Jerzy Gorgon dijo que era  “a boxer in football boots” (un boxeador con botas de fútbol)

– y al mítico delantero Grzegorz  Lato le llamó “corredor calvo de maratones”.

Las risas en el plató resonaron fuertes ante las ocurrencias del genial entrenador de Middlesbrough.Parte de los espectadores ingleses también se sentían encantados con las definiciones tan hirientes de Clough y creían que iban a asistir a una sesión de circo patrocinado por unos comunistas desarrapados que ni moral ni futbolísticamente se podían comparar con Inglaterra.Las carcajadas estaban a punto de comenzar,pero no del lado que los británicos pensaban.

Soccer - On The Ball

Bien es cierto que Polonia tuvo mucha suerte aquella noche,pues si se echa un vistazo al encuentro parece increíble que Inglaterra no marcara más que un gol (de penalty inexistente) tras bombardear a los polacos con 25 tiros a puerta ,acompañados de rechaces,carambolas y paradas poco ortodoxas del guardameta polaco.En aquel partido decisivo de Wembley,el Destino quiso darle otro escarmiento a la soberbia Inglaterra y que sudara una a una todas las humillaciones previas al encuentro.Aquel empate (1-1) significó la ausencia de Inglaterra para el Mundial 74 y la destitución de Alf Ramsey (el cual había llevado a Inglaterra a alzarse con el Mundial del 66) como manager de la selección inglesa de fútbol.Por la otra parte,el sufrido empate supuso la carta de presentación y el despegue de la mejor generación de futbolistas de Polonia en la Historia.Nunca ganaron un Mundial ( no pasaron del tercer puesto),pero fueron una de las sensaciones futbolísticas de la época por su estilo alegre y talentoso.

 

 

Algo murió aquella noche de 1973 en Wembley a pesar de que muchos no quisieran verlo.Aquello fue la constatación de que Inglaterra,a pesar de haber inventado este deporte,era fácilmente batible por cualquier rival.Aún hoy algunos fanáticos del fútbol inglés se siguen dando de morros contra la cruda realidad,que desmiente una y otra vez los sueños de grandeza de la que presumen.Blas de Lezo y Tomaszewski dan fe de ello.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s