Argentina 2 – Bosnia 1

Después de las sorpresivas derrotas de España y Uruguay, Sabella debió de pensar aquello de “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar” y salió de inicio con una defensa de cinco, sin mediocentro creativo y con muchas más dudas que certezas. Un esquema de juego indigno para Argentina y más cuando tienes delante a un conjunto de segunda línea europea, que no destaca precisamente por su fiabilidad.

Argentina tuvo la suerte de encontrarse un gol tempranero que calmó la ansiedad de los jugadores gauchos. Tanto los relajó que se dejaron dominar por una Bosnia un poco lenta en la salida de pelota, pero que demostró tener gente muy fina de mediocampo hacia arriba. La primera parte acababa con 1-0 para Argentina, resultado bastante injusto por lo mostrado sobre el césped. Con un Messi ausente y un juego deslabazado y vulgar, los albicelestes encaraban los segundos 45 minutos con la sombra de la derrota sobre sus cabezas.

En el descanso, Sabella puso las cosas en su sitio. Volvió a poner la habitual defensa de cuatro y sacó a un “generador” de juego al césped. Gago no es para nada de mi gusto, pero he de reconocer que le dio un poco de criterio al juego de los blanquiazules, que habían vagado por el campo como alma en pena durante la primera mitad. Argentina al menos ya tenía esquema de equipo ganador. Los minutos del segundo tiempo pasaban y los bosnios, cada vez más exhaustos, se mostraban voluntariosos pero romos en ataque. Y entre el diletante Gago y el empuje cansino de Bosnia, llegó el ilustre desaparecido: Messi. El 10 de Argentina tomó el balón en tres cuartos de cancha y en una jugada marca de la casa, la ajustó al palo tras dejar a dos balcánicos por el camino. El gol tuvo el suspense de un mago remolón que se niega a hacer aparecer el conejo en la chistera. De un palo al otro, para acabar besando las redes de Bosnia.

messi

El 2-0 parecía definitivo. A partir de aqui, Argentina tuvo unos buenos minutos, realizando precisas combinaciones por primera vez durante el encuentro. El 3-0 rondaba pero no acabó materializándose. Lo que sí llegó fue el tanto bosnio en una fina (y algo afortunada) definición de Ibisevic. Era el minuto 85. Suspense. ¿Habría un mini-Maracanazo para los gauchos en el debut? Quizá de haber tenido enfrente a Inglaterra sí hubiera pasado apuros Argentina para mantener el 2-1, pero los bosnios estaban completamente rotos y llegaban a las inmediaciones del arco albiceleste arrastrando las botas y chutando de cualquier manera. El partido moría y Argentina respira. Tres puntos en el casillero y una sensación fea en el pecho. Jugando así, Ezeiza está a la vista en dos semanas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s