Periodismo tabernario.

La derrota de Colombia ante Brasil de hace unos días no ha sido bien encajada por la afición cafetera. Parece que hay colombianos que no saben celebrar las victorias sin insultar, ni encajar las derrotas sin atacar al prójimo. Así ocurrió con algunos fanáticos de la tricolor que la emprendieron con el árbitro español, Velasco Carballo, al que llegaron a culpar de favoritismo hacia Brasil. La cosa no quedó ahí, ya que incluso por redes sociales se leyeron multitud de insultos hacia el pueblo español por el simple hecho de que el colegiado también lo fuera.

Podíamos decir que las redes sociales son un nido de cobardes sociópatas que dan rienda suelta a toda su mala baba sin temer por las consecuencias y que no son fiel reflejo de la nacionalidad del que las escribe. En parte es así, twitter es una caterva de tarados de muy diversas ciudadanías, que hacen del insulto su única forma de vida. El tema del ataque “xenófobo” (¿se le puede llamar así si es de sudamericanos a españoles?) podría quedarse aquí si no fuera porque un periódico colombiano ha publicado una portada que haría enrojecer de vergüenza a más de un borracho tabernario de puerto. Vean como se despachaban al día siguiente del Brasil 2- Colombia 1:

Ni el más ictérico de los tabloides británicos se atrevería a semejante exabrupto sin gracia. Querer vender periódicos es una cosa, poner “esto” en portada es otra muy distinta.

Lo más grave de esta historia de malos perdedores es que los aficionados colombianos no tienen razón para quejarse. Es verdad que los brasileños repartieron estopa en la primera parte sin que Velasco Carballo enseñase tarjetas amarillas, pero también no es menos cierto que los colombianos debieron acabar con dos jugadores menos por las escalofriantes entradas a Hulk y a Neymar. El gol anulado del que Colombia se sigue quejando amargamente está correctamente anulado por fuera de juego de dos futbolistas, que a pesar de no tocar balón, estorban a la defensa brasileña para que Yepes pueda marcar a trompicones. Y finalmente, la tarjeta amarilla a Julio Cesar es correcta también porque no es el último hombre de Brasil en la jugada del penalty.

Ya ven que a algunos colombianos no les hace falta mucho para ponerse a insultar gratuitamente. Con Internet se descubren estos tristes hallazgos…que no sorprenden, ni ofenden demasiado, pero que hacen ver que a poco que se rasque, España sigue suscitando mucho odio en Latinoamérica 200 años después de la independencia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s