Bon vent i barca nova

Esta noche juega la selección española en Logroño un partido trascendental dentro de su intrascendencia. Me explico. En caso de vencer a Luxemburgo -cosa harto probable- España se clasificaría matemáticamente para la fase final de la Eurocopa 2016. El rival es muy propicio para una noche de goles y fiesta en la grada, pero hay un nubarrón que sobrevuela La Rioja y que le da un puntito extra en morbo y trascendencia al encuentro: Piqué.

Hace unos años escribí una serie de artículos donde expresaba mi lástima por la deriva independentista que había ido tomando el FC Barcelona en las últimas temporadas. Mi infancia fue azulgrana por herencia paterna y los goles del Barça fueron festejados como propios hasta bien entrada la veintena; a partir de ahí solo hubo silencio y un cierto despecho por haber amado algo que te desprecia. Figuras como Laporta u Oleguer Presas ya anunciaban la transición del Barça hacia el independentismo más histriónico y patético, que es el que sufrimos con asco los aficionados de España en estos tiempos. Retirados ya de escena los inefables Joan y Oleguer, ha sido Piqué el que ha tomado el relevo de enfant terrible en el vestuario del Barça.

Gerard Piqué, para que se hagan ustedes una idea, es como ese tontito de la oficina que va gastando bromas pesadas hasta que alguien le pone la papelera por sombrero y un ojo a la virulé. Un payaso de estos que primero tira la piedra y luego esconde la mano haciéndose incluso la víctima, muy en sintonía con lo que representa la alta burguesía catalana, a la que por cierto pertenece Gerard por tradición familiar.

Yo me pregunto cómo es posible que Vicente del Bosque siga llevando a un muchacho como Piqué a la selección que nos representa a todos (o a casi todos), después de las continuas burlas, desprecios y comentarios cínicos que ha venido haciendo acerca de España y de su himno en los últimos años. ¿Dónde está el orgullo de Vicente? ¿Dónde está la coherencia de Gerard? Pues donde no hay ni orgullo ni coherencia, ha de haber forzasamente pitos y protestas de los aficionados, hasta que uno de los dos se decida a hacer lo que se le demanda.

Esta noche en Logroño espero que haya muchos goles a favor de España y muchos pitos en contra de la incoherencia, el cinismo, la hipocresía, el desprecio y el peseterismo rastrero de un catalán que solo quiere ser español para poner el cazo a fin de mes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s