La diáspora argentina (I)

La Argentina ha sabido, desde principios del siglo XX, proveer de futbolistas a todo el mundo. Los jóvenes argentinos se han desempeñado no solo en las ligas más poderosas del planeta, sino también en sitios tan exóticos como Nicaragua, Martinica, Gabón, Maldivas, Vanuatu o Islas Feroe. No en vano se decía que allí donde se oiga un grito de gol, habrá un argentino…

01.JPG

¿Qué moviliza a los jugadores a emigrar?  En los casos más importantes, la búsqueda de seguridad económica. En otros más humildes, la ilusión de profesionalizarse. Y en otros, simple espíritu aventurero.

02

En esos derroteros, hay episodios gloriosos, oscuros y curiosos. Y como los avatares de la pelota son caprichosos e imprevisibles; muchos argentinos se afianzaron lejos de su tierra y terminaron jugando para las selecciones nacionales de sus países de adopción. Las investigaciones más serias encontraron más de 200 compatriotas de Messi con experiencia internacional vistiendo casacas extranjeras. Entre ellos, hay dos grandes grupos. Por un lado, los que comenzaron sus carreras en Argentina y, luego, emigraron. Por el otro, aquellos que desarrollaron íntegramente sus trayectorias profesionales más allá de las fronteras de su patria. Repasemos la historia de la diáspora argentina, año por año y país por país.

03

El antecedente más antiguo data de 1911, cuando Paul Romano jugó para Francia. Un par de años más tarde, lo siguió su hermano Félix. Este también jugó para Italia. Otros argentinos que defendieron la casaca gala fueron Miguel A. Lauri (miembro de “Los Profesores”, mítica delantera de Estudiantes de La Plata en 1931) que también jugó para la Albiceleste; el famoso entrenador Helenio Herrera (aunque existen dudas sobre este dato) y Ángel Rambert. En el Mundial ’66, integraron el equipo francés Héctor De Bourgoing y Néstor Combin. Este estuvo detenido unas horas por desertor cuando visitó Buenos Aires con el Milan para jugar la Copa Intercontinental contra Estudiantes. En total, se registran 9 argentinos en Les Bleues.

04

En 1914, llegó el turno de la Squadra Azzurra. Eugenio Mosso fue el precursor de 35 argentinos. Al mencionado Félix (o Felice) Romano, agregaremos nombres rutilantes. El autor del gol con el que Argentina ganó su primera Copa América, Julio Libonatti, jugó para Italia. Fue el primer sudamericano transferido a Europa. Renato Cesarini nació en Ancona, migró a la Argentina y se inició allí como futbolista. Jugó para la Selección. Más tarde, Juventus adquirió su pase y jugó para la Nazionale. También lo hicieron Alejandro Scopelli, integrante de “Los Profesores” y mundialista en 1930 con su país natal y Alfredo Devincenzi, mundialista en 1934 con Argentina. Luis Monti nació en Buenos Aires, jugó 16 veces para la Selección Gaucha y con ella fue subcampeón en Amsterdam ’28 y Uruguay ’30. Es el autor del primer gol argentino en los Mundiales. En 1934, fue campeón del Mundo con Italia. Pero no es el único que alcanzó el máximo galardón. Lo acompañaron Raimundo Orsi (Medalla de plata en Holanda), Atilio Demaría y Enrique Guaita, tercer miembro de “Los Profesores” que mencionamos. Antes había jugado para su país natal. Fue Capocannoniere en 1935 con 28 reti. Salió de Italia cuando lo llamaron a filas para combatir en Etiopía. Retornó a La Plata y jugó otra vez para Argentina.

05.JPG

Humberto Maschio, Antonio Angelillo y Enrique Sívori, los Carasucias de Lima, vistieron la maglia italiana. A Sívori se lo consideró el mejor jugador de Europa en 1961. Junto a Maschio participaron del Mundial ’62. Humberto sufrió la fractura de la nariz en la Batalla de Santiago. Retornó a Argentina y fue la figura del Equipo de José. Gabriel Paletta, campeón mundial sub 20 en 2005 junto a Messi, estuvo en Brasil 2014.

06.JPG

Otros argentinos destacados son Rinaldo Martino, recordada estrella de San Lorenzo, el goleador Eduardo Ricagni, Miguel Montuori que fue capitán azzurro y Francisco Loiácono. Jonathan Ferrante que jugó también en Barbados, Oscar Massei, Cristian Ledesma y Daniel Osvaldo, de agitada vida extra futbolística.

Entre los oriundi, Mauro Camoranesi es el de mayor presencia con 55 internacionalidades. Fue campeón del Mundo en 2006 y acudió en 2010 a defender el título.

07

España contó con su primer argentino nacionalizado en 1921. Se llamaba Eduardo Arbide. Varios se desempeñaron con la Furia en la Copa del Mundo. En 1962, integró el plantel nada menos que Alfredo Di Stefano, aunque una lesión le impidió jugar. Lo curioso es que la Saeta Rubia, además de lucir la casaca albiceleste, jugó para Colombia en 1949, solo que los Cafeteros estaban desafiliados de FIFA. Otros argentinos mundialistas por España son Rubén Cano (1978), Juan Pizzi (1998) y Mariano Pernía (2006).

08

También se destacan Juan Errazquín o Zarrazquín (que le marcó 4 goles a Boca en 1925), Héctor “Nene” Rial que vino de Colombia junto a Alfredo, Juan Carlos Touriño, presidente de Futbolistas Argentinos Agremiados y Juan Carlos “Milonguita” Heredia. La nota de color la da José Eulogio Gárate. Nació en Argentina de casualidad, mientras sus padres visitaban al abuelo exiliado. Pero ese detalle le impidió fichar por el Athletic. La historia registra 14 argentinos en la Selección de la Madre Patria.

Durante el Mundial de 1954, Hungría le ganaba a Uruguay 2-0, hasta que dos tantos de Juan Eduardo Hohberg forzaron la prórroga. Dos goles de Kocsis sentenciaron la primera derrota uruguaya en competiciones de la FIFA desde 1924. Lo llamativo es que el autor de los goles orientales era argentino.

09

Pero no era el primero en defender la casaca celeste. La lista la inaugura Marcelino Pérez en 1933. Se destaca la presencia de Atilio García, supergoleador de Nacional. Fue 8 veces máximo anotador del Campeonato Uruguayo, 7 en forma consecutiva. Había jugado para Argentina. El golero Fernando Muslera, presente en las Copas Mundiales de 2010 y 2014; y Gustavo Matosas, hijo de Roberto, son otros que han jugado para los vecinos, de un total de 7.

Hubo otros argentinos que cruzaron la frontera, esta vez hacia el Oeste. En 1941, Salvador Nocetti y Eduardo de Saa jugaron para Chile. Fueron los primeros de un total de 14. En la selección trasandina se desempeñaron Oscar Fabbiani (goleador de la NASL), el arquero Sergio Vargas que le atajó un penal a Chilavert en las eliminatorias  y fue capitán de la Roja y Javier Di Gregorio que se colgó la medalla de bronce en Sidney 2000. También fue convocado Daniel Morón, aunque no llegó a jugar. En la Copa del Mundo de 2010 se presentó el mendocino Matías Fernández.

10

En 1945, Raúl Fernández fue el primero de 34 compatriotas seleccionados para el equipo de Bolivia. Entre ellos, Roberto Cainzo y Eduardo Espinoza contribuyeron al campeonato sudamericano de 1963. Antonio Greco, Roberto Capparelli (1950), Carlos Trucco, Luis Cristaldo y Gustavo Quinteros (1994) jugaron en Mundiales.

11

Otra nación sudamericana que contó con futbolistas nacidos en Argentina fue Ecuador. El primero fue Jorge Larraz en 1951. Mencionaremos al goleador Ariel Graziani y los arqueros Marcelo Elizaga y Javier Klimowicz, entre los 11 argentinos que vistieron la casaca amarilla.

12.JPG

Los jugadores argentinos siempre fueron bien recibidos en México. En 1952, Antonio Battaglia, Alfredo Costa, Marcos Aurelio Di Paulo y Leonel Bossa integraron la selección azteca para disputar el Panamericano. A ellos, los siguieron 8 más.  Matías Vuoso, por ejemplo, que jugaba en Independiente. Carlos Lara que se perdió Chile ’62 por lesión. Christian “Chaco” Giménez, que también jugó en juveniles argentinos. Fue seleccionado para Argentina; pero no jugó y quedó habilitado para el Tri. Tuvieron presencia en Campeonatos Mundiales Gabriel Caballero (2002) y Guillermo Franco (2006 y 2010). Llamó la atención que cantara el Himno con gran fervor y, ante la requisitoria periodística, declaró que no podía elegir dónde nacer, pero sí lo que podía ser. Y él había elegido ser mexicano.

13

Continuando nuestro viaje por las naciones de la CONCACAF, hallamos que en 1953 Efraín Chacurian  fue llamado a la Selección de Estados Unidos. Parece que su paso por el equipo de las Barras y Estrellas fue significativo, ya que ocupa un lugar en el Hall of Fame del soccer. En 1980, el famoso Cosmos enfrentó a River Plate en un amistoso. Allí saltó a la consideración del público argentino Ángelo Di Bernardo. Nacido en Buenos Aires, se destacó en el fútbol universitario y luego saltó el renombrado equipo neoyorquino y a los Aztecs. Participó en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles ’84. Su hermano Paul también integró el equipo nacional yanqui, a pesar de solo jugó indoor soccer. Iván Borodiak jugó un solo partido para EE. UU. Perdió 0-10 con Inglaterra. Daniel “Dan” Califano fue llamado en 1973, cuando jugaba en una Liga menor, la American Soccer League. Se avecinaba un amistoso contra Polonia pero la NASL no cedió a los profesionales y los universitarios estaban de vacaciones. A pesar de todo, los norteamericanos vencieron 1-0. Se registran 7 casos de argentinos jugando para USA; entre ellos Pablo Mastroeni en los Mundiales de 2002 y 2006.

14.JPG

Después, hubo que esperar casi 20 años para que otro país se agregara a la lista de los que contaron con argentinos en sus filas futbolísticas. Pero para saberlo, deberemos esperar a nuestro próximo encuentro.

2 comentarios en “La diáspora argentina (I)

  1. Cierto es, aunque para eso habría que blanquear las cuentas, se destaparían muchas turbias operaciones y se acabaría el negocio para muchos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s