Motes, apodos y sobrenombres (II)

Hace algún tiempo, ofrecimos a los lectores una breve nota acerca de los sobrenombres del fútbol argentino. En esa ocasión, olvidamos mencionar uno de los más conspicuos ejemplos: Coco Basile. Es un caso de apodos inevitablemente pegados al apellido. Igual que su compañero, Panadero Díaz. Pero al recordar esos ejemplos omitidos, la investigación siguió y hallamos más apodos dignos de mención.

01

ANIMAL PLANET
El reino animal nos aporta estos motes: Carancho Agüero, Cóndor Rueda, Búho Presa, Urraca González, Pollo Herrera, Pavo Noriega, Palomo Usuriaga, Lora Oliva, Gallo Fernández, Garza Tocalli y Pichón Ruiz Moreno; entre los plumíferos. Pantera (Rosa) Rodríguez, Fiera Bernabé Ferreyra y la Gata Fernández, por los felinos. El Chacal Botero, el Zorro Diego de la Vega (no podía ser de otra manera) y Cachorro Abaurre, como cánidos. Son ejemplos de porcinos, Chancha Larrosa, Chancho Rosané y Chanchi Estévez. También hallamos al Dromedario Mancuello, Caballo Killer, Rana Valencia, Tortuga Gómez, Pitón Ardiles, Caimán Sánchez, Cabra Delgado, Torito Zuviría y la Hiena Arce.
Bajo el mar, juegan Delfín Fabbri, el Pez Volador Yustrich, Pejerrey Belloso, Tiburón Mugnaini y Foquita Landaburu.
Buscando con lupa, encontramos a Avispa Velázquez, Bicho Pellerano, Hormiga Díaz, Mosquito Cascini, Cucaracha González, Polillita Da Silva y Chicharra Ramos.
Para morder por toda la cancha, salen al campo Liebre Airez, Cuis Damiano, Castor Bravo y Laucha Acosta.

02

VEGANOS
Amigos del ya mencionado Coco, figuran Mostaza Merlo, Tomate Pena, Manzanita Gette, Pomelo Ribecca, Pepino Borello, Pino Hernández y Camote Acuña.
03

GASTRONÓMICOS
A la mesa del fútbol se sientan Cucurucho Santamaría, Fideo Di María, Pastilla Ordóñez, Puchero Varacka y Fatura Broun. Este último es la síncopa de factura, las típicas masas dulces similares a los croissants

04.JPG

IDENTIDAD DESCONOCIDA
Por más que lo hemos intentado, no hallamos explicación para estos apodos: Lute Oste, Cuqui Silvera, Terremoto Cejas, Mumo Peralta, Kun Agüero, Rolfi Montenegro (que no se llama Rodolfo, sino Daniel), Wanchope Abila, Fantasma Benito, Saviolita Castro, Cuila Sastre, Beto Alfaro Moreno, Satanás Páez, Mandinga Percudani, entre otros.

05

CARIÑOSAMENTE
Entre los típicos hipocorísticos, tenemos los diminutivos de los nombres: Tucho Méndez, Nolo Ferreira, Roly Escudero, Lolo Miranda, Lalo Maradona, I Nacho González, Leo Rodríguez, Fernando Nano Areán, Carlos Cai Aimar, Caio Enría, Fito González, Teo Gutiérrez, Lito Bottaniz, Quique Wolff, Mumo Orsi, Coyo Almandoz, Lucho González, Tino Asprilla, Perico Pérez, Fino Cañete, Betito Carranza,  Bartolo Álvarez, Billy Rodas, Licha López, Nino Spilinga. Los Juan José ofrecen dos variantes: Jota Jota López y Yaya Rodríguez. En otros casos, el sobrenombre es un apócope o un diminutivo del apellido: Maranga Marangoni, Tarasca Tarasconi, Cuchu Cuciuffo o Burru Burruchaga; Rojitas, Gonzalito, Barbitas, Hoyitos, Ochoita.

06
ALITERACIONES
Hay fonemas que tienen una gran sonoridad para crear apodos. Por ejemplo, con CH: Pucho Castro, Chiche Sosa, Moncho Monzón, Mencho Medina Bello, Chipi Barijho, Chito Garibaldi, Chori Domínguez, Mamucho Martino, Chupa López, Chocho Llop, Chacha Villagra, Chacho Coudet, Cholo Simeone, Chucho Schurrer.
Con T: Teté Quiroz, Tata Brown, Tati Bustos Montoya, Tato Medina, Toti Veglio, Totó García, Tuta Torres, Turu Flores, Tola Scotta, Tota Fabbri, Totono Grisales, Toto Lorenzo.
Con P: Pipi Vattimos, Pinino Mas, Pachu Morales, Papu Gómez, Pepo Morales, Pepé Santoro, Pupi Zanetti, Pirulo Rivarola, Polo Quinteros, Pepona Reinaldi, Petaco Carbonari, Piti Martínez, Pico Hernández, Pitu Barrientos, Pipo Rossi.

07
OBJETOS VIVIENTES
Algunos jugadores llevan sobrenombres que recuerdan objetos:
Armas en Balín Bennet, Rifle Pandolfi, Pistola Loustau, Látigo Peirone. Muebles en Caldera Calderón, Vitrola Ghiso, Ropero Díaz. Pequeños elementos en Pipa Higuaín, Tapón Gordillo, Tecla Farías, Toscano Rendo, Chupete Guerini, Chirola Yazalde. Transportes en Camión Ártico, Patrulla Jiménez, Turbina Navas, Motoneta Gutiérrez.
Materiales en Goma Vidal, Madera Outes, Caño Ibagaza, Viruta Vera, Palo Brandoni. Herramientas en Pinza Vidal, Hacha Ludueña, Martillo Lavallén. Instrumentos de limpieza en Plumero Gómez y Escobillón Guillermo. Ropas en Capote de la Mata y Zapatilla Sánchez. Juguetes en Alfil Graciani, Juguete Pisano, Tabita García, Pelotín Vitali. Y otros de difícil catalogación como Rayo Menseguez y Discoteca Núñez.

08

TÍTULOS, OFICIOS Y PROFESIONES
El estilo de juego o las características personales inspiran apodos que evocan títulos o empleos. Hemos conocido al Principito Sosa, el Jefecito Mascherano, el Doctor Herbella, el Maestro o Troesma Rubén Bravo (el uso del “vesre” tiene una connotación admirativa), el Maestrico González, el Cabo Saravia, el Vigilante Sampayo, el Piloto Bentrón, el ya mencionado Panadero Díaz, , el Torero Moreno y Fabianesi, el Payaso Lugüercio y el Pirata Czornomaz.

09

¿VAMOS AL CINE?
Los personajes del cine, la televisión y el cómic siempre son inspiradores de motes.
Los dibujos animados nos brindan a Magoo Villaverde, Tweety Carrario, Pitufo De Ávila, Maguila Noguera, Yagui Fernández, Droopy Gómez, Speedy González. Miliki Jiménez homenajea al famoso trío de payasos españoles. Entre los superhéroes, Superman Vargas. La producción de García Ferré nos aporta a Cachavacha Forlán y  Trapito Carranza. Mandrake D’Alessandro hace mención a la creatividad del volante. Chavo Desábato y Chapulín Cardetti nos hacen evocar a Roberto Gómez Bolaños.

10

¿DE DÓNDE VIENE USTED?
Entre los gentilicios recordaremos al Alemán Schamberger, al Tucu Meza y al Marciano Ortiz. Indirectamente, el Gaucho Silva, el Chamaco Rodríguez y el Charro Moreno también son gentilicios.

11

LOS QUE SE GUIAN POR LA APARIENCIA
El aspecto físico es una fuente de sobrenombres que, por fácil, no deja de ser digna de mención. Señalaremos a Gordo Núñez, Chueco García, Petiso Gutiérrez, Enano Buonanotte, Manco Casa, Rulo París, Pestañita Morales, Cachete Morales, Doble Ancho Monti, Panza Videla, Boquita Sensini, Dientito Ragg, Sordo Reyna, Patón Bauza, Payo Pellegrina, Facha Bartelt, Pinino Mas, Oreja Giribet, Rengo Díaz y Mudo Cassé, que efectivamente lo era.

12

¡QUÉ CARÁCTER!
El estilo de juego suele ser un eficaz recurso para renombrar jugadores. Nuestra pesquisa halló a Pícaro González, Picante Pereira, Atómico Boyé, Maravilla Rodríguez, Pachorra Sabella, Dandy Neuspiller y Pintita Gago.

13

EN UN LUGAR DEL CORAZÓN
Suele decirse que dentro de cada uno hay una parte femenina. La Vieja Gerardo Reinoso y Fabián Mamita Basualdo la hicieron visible. También, todos llevamos un niño; especialmente, el Gurí Alvez

14

HIJO, ALGÚN DÍA ESTE APODO SERÁ TUYO
Muchos jugadores tuvieron hijos que continuaron la vocación paterna. En muchos casos, heredaron el apodo del papá en diminutivo. Es la situación de Pipa y Pipita Higuaín, Bruja y Brujita Verón, Capote y Capotito De la Mata, Tomate y Tomatito Pena, Indio e Indiecito Solari (tío y sobrino en este caso), Hacha y Hachita Ludueña, Pinino y Pininito Mas, Milonga y Milonguita Heredia.

15

APODADORES HOLGAZANES
En los últimos años, se ha manifestado una costumbre llamativa, aunque poco creativa. Consiste en duplicar el apodo a hombres de mismo apellido Por ejemplo, Ricardo Elvio Pavoni fue apodado el Chivo. Un tiempo después apareció José Luis Pavoni, al que le endilgaron el mismo sobrenombre. Otros ejemplos de esta tendencia son Chelo y Chelito Delgado, dos Pichi Escudero y el actual técnico del Atlético Madrid, Cholito Simeone, que heredó el mote de un antiguo jugador, el Cholo Simeone.

16

CANTARES DE GESTA
La admiración por las grandes figuras ha inspirado cantidad de epítetos épicos, como los que los juglares prodigaban a los héroes. El inigualable wing izquierdo Enrique Chueco García fue llamado “El Poeta de la Zurda” por su habilidad. Paralelamente ; el extremo derecho Raúl Emilio Bernao mereció ser “El Poeta de la Derecha”. La gesta de Mario Kempes  en 1978 lo hizo acreedor del apodo “El Matador” por su potencia. Por su velocidad, a Alfredo Di Stéfano se lo conoció como “La Saeta Rubia”. El insider izquierdo Llamil Simes, en cambio, fue bautizado “La Saeta Turca”. A Roberto Cherro lo llamaron “El Apilador” por su capacidad gambeteadora o “Cabecita de Oro” por su excelente juego aéreo. El defensor Pedro Dellacha dominaba de tal modo su posición que lo renombraron “Don Pedro del Área”. Guillermo Stábile fue “El Filtrador”.  Manuel Ferreira, “El Piloto Olímpico”. Pedro Ochoa, “El Rey de la Gambeta”. Vicente Zito, “La Bordadora” por su indescifrable regate.

17

En este trabajo nos hemos esmerado por no dejar sin mención a nadie. Pero sabemos que eso es imposible. Mientras el fútbol sea, habrá hinchas creativos y comunicadores con inventiva para rebautizar a los protagonistas del espectáculo.
Para despedirnos, al igual que en la primera versión de este informe, recordamos a un arquero ruso: Rinat Dassaev, el Telón de Acero.

El Toto Lorenzo

El mundo de la pelota ha crecido tan desmesuradamente que tiene lugar para personajes de toda laya. Jugadores, dirigentes, entrenadores, periodistas, hinchas muestran toda clase de tipos: habilidosos, torpes, simpáticos, polémicos, admirables y sospechosos.

Hoy recorreremos la vida de un hombre cuyo anecdotario es directamente proporcional a sus éxitos como entrenador.

14

Juan Carlos Lorenzo, alias “el Toto”, nació en Buenos Aires en 1922. No perderemos tiempo desarrollando su curriculum y palmarés, ya que pueden encontrarse en Wikipedia. Bastará decir que jugó en Nueva Chicago, Chacarita, Boca, Sampdoria, Nancy, Atlético Madrid, Rayo Vallecano y Mallorca.

13.JPG

Mientras jugaba en el equipo balear, desempeñó la doble función de jugador y entrenador. Cumplió esa tarea en Argentina (River, Boca, San Lorenzo, Racing, Unión, Vélez, Atlanta), Colombia, México, Italia y España. Encabezó a la Selección Argentina en dos Mundiales, 1962 y 1966. En el último, los eliminó Inglaterra con un arbitraje muy dudoso.

12

Entre sus logros, figuran dos ascensos con el Mallorca, dos bicampeonatos argentinos -con San Lorenzo y con Boca-; una Coppa Italia con la Roma, una final de Europa con el Atlético Madrid (perdió con Bayern Munich), dos Copas Libertadores y una Intercontinental con Boca.

11

Adherente a las ideas de Helenio Herrera, formado en Europa, su estilo se basaba en la táctica, en la preparación atlética y en el estudio de los rivales. Pero sus conductas controvertidas, muy distintas a las acostumbradas en Argentina, agigantaron su figura hasta difuminar el límite entre ficción y realidad.

De su experiencia como argentino trasplantado a Europa, dejó estas frases:

“Yo fui como jugador a Europa y sufrí mucho. Tenía mucho del jugador argentino, pero esas virtudes allá no iban”

“En una oportunidad, jugando en Francia, quise gambetear y me la sacaron. Fue gol de los contrarios. En el entretiempo, el entrenador me dijo que la tirara afuera, así cuando tuvieran que entrar el balón, tuviéramos un jugador más en el campo.” Eso mismo le achacó a un defensor del Atlético en la primera final contra el Bayern en 1974, equivocación que derivó en el empate de Schwarzenbeck.

“Los europeos se llevan a Scotta o Kempes, tipos que no andan con chiquitas y la meten seguido”

Algunas anécdotas autorreferenciales son difíciles de creer:

“Cuando dirigía al Mallorca, nos habíamos puesto de acuerdo con los pilotos que traían a los equipos visitantes a la isla para que los hicieran bailar antes de aterrizar. El mareo y el susto les duraban hasta el día del partido y nosotros lo aprovechábamos”

“En 1977, Ribolzi le metió una murra terrible a Tito Gonçalves y lo reemplacé enseguida para evitar un roce” (El problema es que el histórico capitán de Peñarol se había retirado en 1970…)

Su credo futbolístico se deja ver en estas líneas:

“¿Cómo ganarle a un equipo que tiene un gran delantero? Muy simple: cuando uno quiere que alguien no coma, lo que hay que impedir es que la comida salga de la cocina. Y, por eso, no debo mandar a marcar al mozo, sino al cocinero” Por eso, en el debut en Inglaterra ’66, planificó marca personal sobre Luis Suárez y, al anularlo, desactivó todo el ataque español.

10.JPG

“Todos me acusan de que voy a especular siempre, que mando a mis jugadores a destruir, pero el fútbol es así: si no ganás, al otro día te echan”

“En el Boca que tengo en mente, el que quiera chiches que vaya a la juguetería”.

Su trayectoria como técnico fue tan discutida como exitosa. Sus jugadores coinciden en recordarlo como un innovador.

“Era muy vivo, aprovechaba todo. Fue el precursor del entrenamiento extra. Consiguió que tuviéramos mayor dinámica”. (Jorge Olguín)

“Estaba 20 años adelantado. Tenía toda la información. Anticipaba cómo iban a ser los goles. Al Colorado Suárez le dijo antes del partido contra Atlético Mineiro que en su lugar iba a jugar Bordón, porque iba a hacer un gol de tiro libre. Ganamos 2-1 con dos goles de Bordón de tiro libre.” (Héctor Mastrángelo)

Alberto Tarantini recuerda que, para la final de 1976 contra River, les ordenó que sacaran rápido los tiros libres, porque los Millonarios tardaban en armar la barrera. Ganaron 1-0 con gol de Suñé de tiro libre.

09.JPG

Veglio sostiene que la clave de ese Boca multicampeón fue la pretemporada con triple turno de entrenamiento.

No dejaba detalles librados al azar. En un amistoso contra el Cosmos, utilizó la pelota prevista para la final de la Libertadores’78, para que el equipo la conociera.

“Antes de un partido contra Peñarol, nos pronosticó que el gol iba a llegar por la derecha, porque el extremo izquierdo nunca seguía al lateral que subía: ‘Tiene que llegar Pernía y meter el centro a media altura, viejo, porque los centrales de ellos son muy altos y ahí les cuesta rechazar’” (Roberto Mouzo). Lo practicaron hasta el cansancio y ganaron con un tanto de Ribolzi de palomita.

08

“Fue un revolucionario. Era motivador, estudioso, transmitía garra. Tenía todas las características del ganador. Cuando lo conocí empecé a creer en la importancia del entrenador” (Francisco Sá)

Sus primeras experiencias en el fútbol argentino no fueron halagüeñas. Empezó con San Lorenzo en 1961 y un año después, lo contrataron para la Selección que debía afrontar el Mundial de Chile. Los dirigentes razonaron que su aprendizaje europeo era lo que se necesitaba para vencer a las potencias del Viejo Continente. Las heridas del Desastre de Suecia estaban frescas. Pero las ideas de Lorenzo chocaron con los hábitos de los jugadores argentinos. El ultragoleador sanlorencista José Sanfilippo se enfrentó al entrenador:

07

“Para un partido contra Lanús, me mandó a marcar al Nene Guidi, para taparle el tiro de media distancia. ‘Usted está loco’, le contesté. ‘Hace dos meses que Lanús no duerme pensando cómo neutralizarme ¿y yo voy a marcar a Guidi?’. Además, se la pasaba hablando de las figuras europeas; a nosotros no nos interesaba. Ese Lorenzo del ’61 fue el peor técnico que tuve; pero el del ’72 fue el mejor”.

Otro que tuvo problemas con el Toto fue nada menos que Antonio Rattín, el Rata. “Previo al Mundial ’66, le pedimos que se fuera; nos tenía locos con sus misterios. Lo salvó el presidente de la AFA, Valentín Suárez.” Antes de la Copa del Mundo disputada en Inglaterra, los argentinos jugaron en Italia. En una práctica presenciada por el periodismo itálico le gritó a Oscar Mas ¡Eh, Mas, tira il pallone qui! Esas actitudes irritaban a las estrellas argentinas. Continúa el testimonio de Rattín: “Durante el Mundial de Chile, les ponía cintitas en los dedos a los delanteros, para que se acordaran de patear el arco. Un día, terminamos de almorzar y nos hizo subir a un micro, sin decir a dónde íbamos. Llegamos a un estadio donde estaba entrenando Bulgaria. Quería espiar a los rivales. Nosotros entramos sigilosamente por la parte de atrás, saltando paredes y, cuando llegamos, las tribunas estaban llenas, el entrenamiento era abierto al público. Y para el partido contra Inglaterra de 1966, me dijo que, si veía cosas raras en el arbitraje, como capitán tenía derecho a exigir un intérprete. Así lo hice y el referí me expulsó por protestar. Esa regla del intérprete no existía”

Sus logros deportivos llevaban un correlato en sus excentricidades. Su obsesión por la disciplina lo llevaba a echar jugadores del entrenamiento, solo por capricho.

“Te metía miedo y responsabilidad. Si no hacías lo que te pedía, te volaba. No era de bancar demasiado” (Hugo Gatti).

“No me dejaba salir jugando, me gritaba que la tirara para arriba. Una vez, en la concentración, estábamos cenando y yo no quise tomar la sopa. Me dio un ultimátum: o toma la sopa o se va. Yo creí que era una broma y no tomé. Lorenzo me echó de la concentración y me quedé sin jugar”, (Jorge Olguín).

06.JPG

Creía ciegamente en la táctica y en los movimientos mecanizados. Para que a sus ideas se grabaran en la mente de los jugadores, se les aparecía en plena noche en la habitación y los despertaba: “Vamos a refrescar conceptos, viejo”. Antes de un Rosario Central-Unión, se la agarró con el defensor Alcides Merlo: “Tiene que seguir a Kempes por todos lados, 10 contra 10 ganamos nosotros, la pelota no le interesa porque usted no sabe un carajo con la pelota”. Merlo se aprendió la consigna de memoria. En el partido, el Matador salió lesionado. Alcides quedó desorientado. No sabía qué hacer. Lorenzo le gritó que marcara al “16” y Merlo les miraba la espalda para ver a quién tenía que seguir. Otra vez, preparó a un delantero toda la semana; pero a último momento, con el equipo ya listo para salir al campo, cambio de idea y lo sustituyó sin explicaciones.

05

“Buscaba la perfección, si las cosas salían 9 puntos se fastidiaba, quería todo 10” (Darío Felman)

Además de ser insistente con la táctica, la disciplina y la preparación atlética, estaba convencido de que los partidos se ganaban con mañas. Por eso se recuerdan muchas acciones rayanas en lo antirreglamentario.

“Nos hacía entrenar en el barro. Y en el vestuario visitante, sacaba los focos y enceraba el piso para que no pudieran calentar” (Mouzo)

“Una vez, contra River, me hizo jugar lesionado; solo para que Passarella no pasara al ataque. Embarraba la cancha. Dejaba el pasto alto y mojado por donde jugaba yo, para desgastar a mi marcador. Contra el Borussia armó un equipo superofensivo y cambió a toda la defensa. Sorprendimos y a los 35 minutos ganábamos 3-0” (Mastrángelo).

Para ese partido, eligió poner a Ribolzi porque “tiene más experiencia y, si hay que pegar, no se va a quedar atrás (sic)”

“Para el partido en Cali, yo estaba desgarrado. Pero el Toto me dijo ‘Usted viene igual, viejo, es importante para el grupo’ Una vez en el avión, me llevó aparte: ‘Mi informante me dijo que a los paraguayos le llenaron el hotel de minas ¿Sabe qué necesito? Ud. se pone el buzo de Boca y se pasea por el lobby. Si aparece una minita, le da charla. Y si se tiene que encamar, se encama. Usted me tiene que cuidar a sus compañeros” (Veglio)

04

Para la final con Cruzeiro, se lesionó el líbero, Pancho Sá. Lo reemplazó Tesare. Lorenzo le dio esta indicación: “Las tres primeras pelotas las tiras a la tribuna. En la primera, un delantero te va a apretar, pero vos la reventás. En la segunda, lo mismo. A la tercera, el tipo ya no va más. Y a la cuarta sí, ahí salís apoyando”

“De noche, nos hacía jugar con medias amarillas; la iluminación no era buena y podías ver más fácil a un compañero” (Tarantini)

El partido desempate de esa final se disputó en Montevideo. A Lorenzo le llegó el informe de que Nelinho, el letal pateador que los había vulnerado en Belo Horizonte, había sentido una molestia en el entrenamiento. Enseguida ideó un plan: “Lo tenemos que romper, viejo. Hay que tirarle pelotazos a la espalda hasta que se desgarre”; cosa que ocurrió.

Con Bilardo, otro que bien bailaba a la hora de las triquiñuelas, tuvieron duelos tremebundos.

03

“Durante el reconocimiento del estadio, Bilardo, que dirigía al Cali, se colgó de un portón del Pascual Guerrero y gritó ‘¡Lorenzo, te estoy espiando!’ El Toto se puso como loco y nos mandó a todos para adentro” (Suñé)

En realidad, Bilardo y Lorenzo eran muy parecidos. Coincidían en su obcecación por la táctica, por una ética algo endeble y por su espíritu cabulero. Tenían en común haber representado, cada uno en su momento, el modelo opuesto al de Menotti.

02

Su estrella se fue apagando con los años. En 1987, Boca lo convocó de urgencia, con el equipo en las últimas posiciones. Fracasó. No logró comunicarse con los jugadores. Les hablaba del Inter de Helenio Herrera, pero los jóvenes no sabían de qué les hablaba.

01

Lorenzo falleció en noviembre de 2001. Tras de sí dejó el rastro de sus hazañas y de sus extravagancias, como tantos otros en este querido y complicado fútbol argentino.

La diáspora argentina (II)

En nuestra última entrega, comenzamos a recordar a aquellos futbolistas nacidos en Argentina, pero que defendieron deportivamente a otras naciones.

Hemos conmemorado a los jugadores que vistieron las casacas de Francia, Italia, España, Uruguay, Chile, Bolivia, Ecuador, México y Estados Unidos, sin olvidarnos de resaltar a Luis Monti, Raimundo Orsi, Atilio Demaría, Enrique Guaita y Mauro Camoranesi; quienes obtuvieron el máximo galardón futbolero con la Nazionale en los Mundiales de 1934 y 2006.

01

A partir de los años ’60, el fútbol comenzó a expandirse y a desarrollarse en todos los continentes. Los cambios geopolíticos originaron nuevas entidades futbolísticas que presionaron por su lugar en el mundo de la pelota; rompiendo la clásica dicotomía Europa-Sudamérica. Esto trajo como consecuencia que se fortalecieran las ligas nacionales con la incorporación de futbolistas extranjeros, tanto en Asia y África como en América Central y el Caribe. Muchos de esos jugadores foráneos se incorporaron a los representativos nacionales de los países que los habían adoptado.

02

La selección venezolana comenzó a competir en 1965. En 1972 convocó a su primer argentino: Raúl Stanich. Hubo 5 compatriotas en total en las filas de la Vinotinto, entre los que se destacan los Echenausi; Ramón en las eliminatorias para Argentina’78 y España ’82; y su hijo Miguel (que nunca jugó en Argentina) en la competición preliminar para USA’94.

03.JPG

La excelente generación peruana de los años 1970 contó con aporte argentino. En 1974 debutó con la selección incaica Humberto Ballesteros. El nombre más conocido es el de Ramón Quiroga, que custodió el arco peruano en las Copas Mundiales de 1978 y 1982. El ex arquero de Rosario Central e Independiente tuvo la desgracia de ser protagonista de la peor derrota de Perú en los Mundiales, al caer 0-6, justamente con la selección de su país de origen y en su ciudad natal. Hasta el día de hoy se habla y especula sobre ese match.

04.JPG

Otro arquero nacionalizado peruano fue Juan Carlos Zubczuk. Surgido en Racing de Avellaneda, se destacó en un torneo juvenil televisado llamado Proyección ’86. Participó en la Copa América de 1993. También mencionaremos a Oscar Ibáñez (otro portero) y a Gustavo Tempone entre los 8 argentinos que se desempeñaron en la selección peruana.

Ya hemos mencionado que Alfredo Di Stéfano, además de jugar para Argentina y España, jugó para Colombia; en tiempos en que estaba desafiliada de la FIFA. En 1975, regularizada la situación colombiana, Hugo Londero fue llamado a las filas cafeteras. Alcanzó el subcampeonato en la Copa América de 1975. Hubo un total de 6 argentinos en la Selección Colombia, con el arquero Luis Gerónimo López como nombre destacado.

05

Ese mismo año, nuestra investigación da un salto importante hasta Oceanía: Rodolfo Gnavi es convocado para la Selección de Australia. En 1981, durante la disputa del Mundial Juvenil, se enfrentaron Argentina y los Socceroos. Los medios argentinos supieron entonces de la existencia de Oscar Crino, que jugó 70 partidos para la Selección del país de los canguros, sin contar los jugados en el equipo de futsal. Se desempeñó en Chipre y Hong Kong. En el Mundial Sub 17 de 2011, apareció Hernán Espíndola entre los Joeys. Hasta hoy, se registran 6 argentinos en el combinado australiano.

06

En 1977 apareció el primer argento en la Selección de Guatemala. Fue el marplatense José “Pepe” Mitrovich. También descolló en los Chapines el portero Ricardo Piccinini que jugó los torneos olímpicos de 1976 y 1988. Junto con Daniel Doherr Pérez, son los 3 argentinos nacionalizados en el seleccionado centroamericano.

07

La historia de Paraguay y Argentina ha estado ligada desde siempre. No en vano, desde la Asunción vinieron los fundadores de Santa Fe y Buenos Aires. Hay un gran torrente inmigratorio desde el país guaraní hacia la patria de Maradona. En varios casos, sus descendientes volvieron a la nación de sus padres para integrar la selección albirroja.

El primero de ellos fue Adolfo Lazzarini, en 1977. Roberto Acuña, “el Toro”, en su juventud quiso integrarse a Independiente. Lo rechazaron. Su familia volvió a Paraguay donde se consagró como futbolista. Hasta allí fue a adquirir su pase Argentinos Juniors. Tras pasar por Boca, acabó jugando en… Independiente. Jugó 3 mundiales para Paraguay (1998, 2002 y 2006); además de la Copa Mundial de Fútbol Playa de 2015. Su extensa trayectoria aún no ha terminado.

08

Parecido derrotero siguieron Jorge Nunes y Ricardo Rojas. Nacieron en Argentina, retornaron a Paraguay con sus progenitores y fueron contratados por clubes argentinos luego. Ambos disputaron Mundiales. El primero en 1986 y en 1998 el restante. Los otros mundialistas son Daniel Sanabria (2002), Jonathan Santana, Lucas Barrios y Néstor Ortigoza (2010). Este último nunca jugó en clubes paraguayos. La historia registra 12 argentinos en los Guaraníes, con Jonathan Fabbro como notorio.

Alberto Daniel Brailovsky nació en Buenos Aires; pero se inició futbolísticamente en Uruguay. Era jugador de Peñarol cuando lo convocaron a la selección juvenil charrúa que jugó el Torneo de Toulón. Volvió a la Argentina y, debido a su desempeño en All Boys e Independiente, Menotti lo incorporó a la Selección Argentina, aunque nunca jugó internacionalmente.  Más tarde, fue transferido al América de México, de donde huyó cuando el terremoto de 1985. Purgó una suspensión por incumplimiento de contrato y recaló en Israel. Mientras jugaba para el Macabi Haifa, siguió el llamado de sus ancestros e integró la Selección de Israel en 18 matches. Hubo otros 3 argentinos en el equipo nacional hebreo. Guillermo Israelevich, por ejemplo, jugó dos partidos para la Sub 20 hasta que FIFA  lo prohibió porque había jugado para Argentina en el mismo nivel. Roberto Colautti se casó en 2006 con su novia israelita. Consiguió así la nacionalidad y jugó para el seleccionado. Marcó 7 goles en los primeros 6 encuentros, mas luego su nivel decayó.

09

En 1994, en ocasión del Mundial jugado en EE. UU., Néstor Subiat apareció jugando en Suiza. El otro argentino que jugó para los helvéticos fue Dylan Gissi (de padres argentinos), a nivel juvenil. En 1999, Marcelo Devani fue llamado a la Selección de Armenia. José Bilibio lo siguió en 2002.

10.JPG

La Selección de Palestina fue admitida en la FIFA en 1998. Su particular situación política le trajo muchos problemas para integrar sus equipos. No podían jugar en su territorio y debieron ser locales en Egipto o Qatar. Dado que algunos jugadores tenían prohibido salir de la Franja de Gaza o Cisjordania, la Federación Internacional los autorizó a incorporar a deportistas de otras nacionalidades y ascendencia palestina. Los hallaron en Siria, Egipto, Yugoslavia, EE. UU., Chile, Paraguay… y Argentina. En 2002 Pablo Abdala llegó al equipo de Medio Oriente. Nacido en Rosario, jugaba en Cobreloa de Chile cuando fue descubierto por el seleccionador Nicola Hadwa. Lo curioso es que nunca pisó suelo palestino. Se entendía con sus compañeros con unas pocas palabras árabes y en inglés. Jugó 18 partidos internacionales. Fue el primero de 3 argentinos en  el combinado de los Leones de Canaán.

11.JPG

En los últimos años se sucedieron convocatorias a selecciones exóticas. En 2003, Pablo Villar integró la selección de Haití. Un año más tarde, Emiliano Pedrozo se incorporó a El Salvador. Tomás Granitto nació en esa nación centroamericana. Heredó la nacionalidad argentina de sus padres. Emigró a Estados Unidos a muy corta edad, donde comenzó a jugar fútbol. En 2013, el sub 20 salvadoreño se concentró en Miami. Tomás se presentó espontáneamente, lo probaron y fue aceptado en el equipo. Jugó 3 partidos en el Mundial de la categoría. Un hecho no muy usual.

12.JPG

En 2008, Sergio Escudero formó parte de la sub 23 de Japón. Nacido en España de padres argentinos, sobrino de Osvaldo, compañero de Maradona en 1979, se mudó al país del Sol Naciente por el trabajo de su padre. El mismo año, Danilo Rinaldi debutó en San Marino. Se registran 4 casos de argentinos en las filas de La Sereníssima.

13.JPG

En 2009, Andorra seleccionó a Rodrigo Guida, aunque no debutó en la selección pirenaica. Pablo Gabas, que también posee la ciudadanía mexicana, se incorporó a Costa Rica en 2011. Un año más tarde, Manuel Aparicio fue convocado a los juveniles de Canadá. Lo siguió Emanuel Gómez en 2013. Ese mismo año, Eslovaquia seleccionó a David Depetris. Es la 27º y última nación en incorporar jugadores argentinos en sus representativos.

14

Resulta llamativo que, en contraposición, apenas 18 extranjeros hayan jugado para las selecciones albicelestes en todos los niveles. Son el uruguayo Horacio Vignoles, el sudafricano-británico Héctor Henman, el británico Alfredo Peel Yates, el alemán Marius Hiller, el italiano Renato Cesarini, los españoles Pedro “Arico” Suárez (subcampeón mundial en 1930), Manuel de Saá, Giovanni Simeone (hijo del Cholo) y Gonzalo Bozzoni; los paraguayos Constantino Urbieta Sosa (partícipe del Mundial de 1934), Heriberto Correa y Delfín Benítez Cáceres (jugó el Mundial inaugural para los guaraníes), el brasileño Aarón Wergifker (nacido allí en una escala de la migración de sus padres desde Rusia), el ucraniano Vladimiro Tarnawsky, el francés Gonzalo Higuaín (presente en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014), el australiano Andrés Mack, el colombiano Walter Perazzo y el estadounidense Michael Hoyos.

15.JPG

Otra nación sudamericana que nutrió selecciones extranjeras es Brasil. Hemos encontrado brasileños jugando para Argentina, Alemania, Australia, Armenia, Bélgica, Belarús, Bulgaria, Burkina Faso, Qatar, Chile, Costa Rica, Croacia, España, EE. UU., Guinea Ecuatorial, Holanda, Hungría, Israel, Italia, Japón, México, Portugal, Polonia, Timor Oriental, Togo, Túnez, Turquía, Uruguay, Vietnam, Bolivia, Perú y Ucrania.

16

La tan mentada globalización alcanza al deporte en general y al fútbol en particular. Es cada vez más común ver selecciones nacionales formadas por hombres nacidos en ajenas latitudes. En el último Mundial hubo 85 nacionalizados, incluyendo un kosovar en Suiza, un nicaragüense en Costa Rica y un uzbeko en Nigeria. La selección francesa de 1998 era una multinacional. Argentina debió apresurarse en citar a Messi, antes de que lo hiciera España. La conclusión es clara y contundente. La pelota no entiende de fronteras.

17.JPG

Para terminar, agradezco a Federico Álvarez, del grupo Memoriosos del Fútbol, sin cuyo aporte no hubiera sido posible la realización de esta nota.

La diáspora argentina (I)

La Argentina ha sabido, desde principios del siglo XX, proveer de futbolistas a todo el mundo. Los jóvenes argentinos se han desempeñado no solo en las ligas más poderosas del planeta, sino también en sitios tan exóticos como Nicaragua, Martinica, Gabón, Maldivas, Vanuatu o Islas Feroe. No en vano se decía que allí donde se oiga un grito de gol, habrá un argentino…

01.JPG

¿Qué moviliza a los jugadores a emigrar?  En los casos más importantes, la búsqueda de seguridad económica. En otros más humildes, la ilusión de profesionalizarse. Y en otros, simple espíritu aventurero.

02

En esos derroteros, hay episodios gloriosos, oscuros y curiosos. Y como los avatares de la pelota son caprichosos e imprevisibles; muchos argentinos se afianzaron lejos de su tierra y terminaron jugando para las selecciones nacionales de sus países de adopción. Las investigaciones más serias encontraron más de 200 compatriotas de Messi con experiencia internacional vistiendo casacas extranjeras. Entre ellos, hay dos grandes grupos. Por un lado, los que comenzaron sus carreras en Argentina y, luego, emigraron. Por el otro, aquellos que desarrollaron íntegramente sus trayectorias profesionales más allá de las fronteras de su patria. Repasemos la historia de la diáspora argentina, año por año y país por país.

03

El antecedente más antiguo data de 1911, cuando Paul Romano jugó para Francia. Un par de años más tarde, lo siguió su hermano Félix. Este también jugó para Italia. Otros argentinos que defendieron la casaca gala fueron Miguel A. Lauri (miembro de “Los Profesores”, mítica delantera de Estudiantes de La Plata en 1931) que también jugó para la Albiceleste; el famoso entrenador Helenio Herrera (aunque existen dudas sobre este dato) y Ángel Rambert. En el Mundial ’66, integraron el equipo francés Héctor De Bourgoing y Néstor Combin. Este estuvo detenido unas horas por desertor cuando visitó Buenos Aires con el Milan para jugar la Copa Intercontinental contra Estudiantes. En total, se registran 9 argentinos en Les Bleues.

04

En 1914, llegó el turno de la Squadra Azzurra. Eugenio Mosso fue el precursor de 35 argentinos. Al mencionado Félix (o Felice) Romano, agregaremos nombres rutilantes. El autor del gol con el que Argentina ganó su primera Copa América, Julio Libonatti, jugó para Italia. Fue el primer sudamericano transferido a Europa. Renato Cesarini nació en Ancona, migró a la Argentina y se inició allí como futbolista. Jugó para la Selección. Más tarde, Juventus adquirió su pase y jugó para la Nazionale. También lo hicieron Alejandro Scopelli, integrante de “Los Profesores” y mundialista en 1930 con su país natal y Alfredo Devincenzi, mundialista en 1934 con Argentina. Luis Monti nació en Buenos Aires, jugó 16 veces para la Selección Gaucha y con ella fue subcampeón en Amsterdam ’28 y Uruguay ’30. Es el autor del primer gol argentino en los Mundiales. En 1934, fue campeón del Mundo con Italia. Pero no es el único que alcanzó el máximo galardón. Lo acompañaron Raimundo Orsi (Medalla de plata en Holanda), Atilio Demaría y Enrique Guaita, tercer miembro de “Los Profesores” que mencionamos. Antes había jugado para su país natal. Fue Capocannoniere en 1935 con 28 reti. Salió de Italia cuando lo llamaron a filas para combatir en Etiopía. Retornó a La Plata y jugó otra vez para Argentina.

05.JPG

Humberto Maschio, Antonio Angelillo y Enrique Sívori, los Carasucias de Lima, vistieron la maglia italiana. A Sívori se lo consideró el mejor jugador de Europa en 1961. Junto a Maschio participaron del Mundial ’62. Humberto sufrió la fractura de la nariz en la Batalla de Santiago. Retornó a Argentina y fue la figura del Equipo de José. Gabriel Paletta, campeón mundial sub 20 en 2005 junto a Messi, estuvo en Brasil 2014.

06.JPG

Otros argentinos destacados son Rinaldo Martino, recordada estrella de San Lorenzo, el goleador Eduardo Ricagni, Miguel Montuori que fue capitán azzurro y Francisco Loiácono. Jonathan Ferrante que jugó también en Barbados, Oscar Massei, Cristian Ledesma y Daniel Osvaldo, de agitada vida extra futbolística.

Entre los oriundi, Mauro Camoranesi es el de mayor presencia con 55 internacionalidades. Fue campeón del Mundo en 2006 y acudió en 2010 a defender el título.

07

España contó con su primer argentino nacionalizado en 1921. Se llamaba Eduardo Arbide. Varios se desempeñaron con la Furia en la Copa del Mundo. En 1962, integró el plantel nada menos que Alfredo Di Stefano, aunque una lesión le impidió jugar. Lo curioso es que la Saeta Rubia, además de lucir la casaca albiceleste, jugó para Colombia en 1949, solo que los Cafeteros estaban desafiliados de FIFA. Otros argentinos mundialistas por España son Rubén Cano (1978), Juan Pizzi (1998) y Mariano Pernía (2006).

08

También se destacan Juan Errazquín o Zarrazquín (que le marcó 4 goles a Boca en 1925), Héctor “Nene” Rial que vino de Colombia junto a Alfredo, Juan Carlos Touriño, presidente de Futbolistas Argentinos Agremiados y Juan Carlos “Milonguita” Heredia. La nota de color la da José Eulogio Gárate. Nació en Argentina de casualidad, mientras sus padres visitaban al abuelo exiliado. Pero ese detalle le impidió fichar por el Athletic. La historia registra 14 argentinos en la Selección de la Madre Patria.

Durante el Mundial de 1954, Hungría le ganaba a Uruguay 2-0, hasta que dos tantos de Juan Eduardo Hohberg forzaron la prórroga. Dos goles de Kocsis sentenciaron la primera derrota uruguaya en competiciones de la FIFA desde 1924. Lo llamativo es que el autor de los goles orientales era argentino.

09

Pero no era el primero en defender la casaca celeste. La lista la inaugura Marcelino Pérez en 1933. Se destaca la presencia de Atilio García, supergoleador de Nacional. Fue 8 veces máximo anotador del Campeonato Uruguayo, 7 en forma consecutiva. Había jugado para Argentina. El golero Fernando Muslera, presente en las Copas Mundiales de 2010 y 2014; y Gustavo Matosas, hijo de Roberto, son otros que han jugado para los vecinos, de un total de 7.

Hubo otros argentinos que cruzaron la frontera, esta vez hacia el Oeste. En 1941, Salvador Nocetti y Eduardo de Saa jugaron para Chile. Fueron los primeros de un total de 14. En la selección trasandina se desempeñaron Oscar Fabbiani (goleador de la NASL), el arquero Sergio Vargas que le atajó un penal a Chilavert en las eliminatorias  y fue capitán de la Roja y Javier Di Gregorio que se colgó la medalla de bronce en Sidney 2000. También fue convocado Daniel Morón, aunque no llegó a jugar. En la Copa del Mundo de 2010 se presentó el mendocino Matías Fernández.

10

En 1945, Raúl Fernández fue el primero de 34 compatriotas seleccionados para el equipo de Bolivia. Entre ellos, Roberto Cainzo y Eduardo Espinoza contribuyeron al campeonato sudamericano de 1963. Antonio Greco, Roberto Capparelli (1950), Carlos Trucco, Luis Cristaldo y Gustavo Quinteros (1994) jugaron en Mundiales.

11

Otra nación sudamericana que contó con futbolistas nacidos en Argentina fue Ecuador. El primero fue Jorge Larraz en 1951. Mencionaremos al goleador Ariel Graziani y los arqueros Marcelo Elizaga y Javier Klimowicz, entre los 11 argentinos que vistieron la casaca amarilla.

12.JPG

Los jugadores argentinos siempre fueron bien recibidos en México. En 1952, Antonio Battaglia, Alfredo Costa, Marcos Aurelio Di Paulo y Leonel Bossa integraron la selección azteca para disputar el Panamericano. A ellos, los siguieron 8 más.  Matías Vuoso, por ejemplo, que jugaba en Independiente. Carlos Lara que se perdió Chile ’62 por lesión. Christian “Chaco” Giménez, que también jugó en juveniles argentinos. Fue seleccionado para Argentina; pero no jugó y quedó habilitado para el Tri. Tuvieron presencia en Campeonatos Mundiales Gabriel Caballero (2002) y Guillermo Franco (2006 y 2010). Llamó la atención que cantara el Himno con gran fervor y, ante la requisitoria periodística, declaró que no podía elegir dónde nacer, pero sí lo que podía ser. Y él había elegido ser mexicano.

13

Continuando nuestro viaje por las naciones de la CONCACAF, hallamos que en 1953 Efraín Chacurian  fue llamado a la Selección de Estados Unidos. Parece que su paso por el equipo de las Barras y Estrellas fue significativo, ya que ocupa un lugar en el Hall of Fame del soccer. En 1980, el famoso Cosmos enfrentó a River Plate en un amistoso. Allí saltó a la consideración del público argentino Ángelo Di Bernardo. Nacido en Buenos Aires, se destacó en el fútbol universitario y luego saltó el renombrado equipo neoyorquino y a los Aztecs. Participó en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles ’84. Su hermano Paul también integró el equipo nacional yanqui, a pesar de solo jugó indoor soccer. Iván Borodiak jugó un solo partido para EE. UU. Perdió 0-10 con Inglaterra. Daniel “Dan” Califano fue llamado en 1973, cuando jugaba en una Liga menor, la American Soccer League. Se avecinaba un amistoso contra Polonia pero la NASL no cedió a los profesionales y los universitarios estaban de vacaciones. A pesar de todo, los norteamericanos vencieron 1-0. Se registran 7 casos de argentinos jugando para USA; entre ellos Pablo Mastroeni en los Mundiales de 2002 y 2006.

14.JPG

Después, hubo que esperar casi 20 años para que otro país se agregara a la lista de los que contaron con argentinos en sus filas futbolísticas. Pero para saberlo, deberemos esperar a nuestro próximo encuentro.

Los nombres de los clubes argentinos (III)

Continuamos con este repaso por las tendencias de los creadores de clubes a la hora de nombrarlos. Y para ilustrar este último tramo, es necesario recordar un poco de la historia argentina.

01

A fines del siglo XIX, el país había superado las grandes y violentas divisiones que lo afectaron inmediatamente después de la independencia. Por lo tanto, era la hora de consolidar el Estado y darse a la tarea del crecimiento. Eran los años de la División Internacional del Trabajo y a la Argentina le tocó el rol de productor de materias primas. Se afirmó así el modelo agroexportador. Para transportar las mercaderías producidas en las provincias hasta el puerto de Buenos Aires era menester un medio eficaz, rápido y económico. De este modo, llegó el desarrollo del ferrocarril. La primera locomotora, bautizada La Porteña, circuló en 1857.

02

La concesión del tendido de las vías, la erección de puentes, la construcción de las estaciones y la apertura de los caminos de acceso fue otorgada a empresas de capitales ingleses.

03

Los obreros llegados de la Gran Bretaña tuvieron especial responsabilidad en la difusión del fútbol en nuestras tierras; de tal suerte que puede decirse que el balompié llegó a la Argentina a bordo del tren…

04

Como era de esperar, los empleados gastaban sus horas libres en el nuevo juego de la pelota. Fue apenas cuestión de tiempo hasta que decidieran organizarse y crear equipos estables. Así nacieron muchos clubes cuyos nombres evocan un pasado ferroviario; a la manera de los Lokomotiv de Europa Oriental y o el Zeljeznicar balcánico.

05

Los nombres de las compañías fueron cambiando, pero sobreviven en las instituciones deportivas nacidas en su seno. Ya en los primeros torneos, jugados en la década de 1890, aparece el team Buenos Aires and Rosario Railway Athletic Company y el Buenos Aires Railway.

06

En 1889 se fundó el Central Argentine Railway Club en la ciudad de Rosario; luego devenido en el famoso Rosario Central.

07

En Buenos Aires, nació en 1904 Ferro Carril Oeste, entidad que fuera modelo en la promoción del deporte amateur, además del futbol.

08

Pero las líneas férreas del FCO llegaban lejos. De manera tal que encontramos a Ferro Carril Oeste en General Pico, Trenque Lauquen, Santa Rosa y General Alvear, además del Ferro DHO (San Cristóbal).

En 1929, dos clubes de matriz ferroviaria llamados Tráfico y Tracción San Martín se fusionaron y dieron origen a Ferrocarril Central Argentino. Esta institución compitió en los torneos de AFA hasta 1974. Ese año fue reemplazado por Central Ballester, formado por una escisión del antiguo club.

09

El nombre Central Argentino aparece en La Carlota, Fighiera, La Banda, Villa María, Venado Tuerto y Casilda. También hay otro club llamado Argentino Central (Córdoba). Otra vieja línea que dio origen a un team actual fue Ferrocarril Midland.

10.JPG

Los obreros encargados del mantenimiento de las locomotoras crearon los clubes llamados Talleres. Los hay en Remedios de Escalada, Córdoba, Perico, Caleta Olivia, Añatuya, Frías, Mar del Plata, Corrientes, Metán, Cañada de Gómez, Tafí Viejo y San Antonio Oeste. También hallamos a Talleres del Ferrocarril Provincial (La Plata), Porvenir Talleres (Villa Constitución), Andes Talleres (Mendoza), Atlético Talleres (Santa Cruz), Talleres Rosario Puerto Belgrano y Unión Talleres Fábrica.

011

La antigua empresa Central Córdoba dio origen a equipos homónimos en Rosario (originalmente llamado “The Cordoba and Rosario Railway A.C.”), Pilar, Santiago del Estero, Tucumán. El club comúnmente conocido como Instituto (Córdoba) se llama Instituto Atlético Central Córdoba.

012

No podemos dejar de mencionar al Furgón de Villa Lynch, el Ferrocarril Urquiza, hoy denominado UAI Urquiza.

013

En la época amateur, competía el Ferrocarril Sud, de la localidad de Sarandí. Con ese nombre, subsisten dos entidades en Olavarría y Tandil. En la ciudad bonaerense de Las Flores reside Ferrocarril Nacional General Roca.

En la compañía Central Northern Railway nacieron muchas instituciones deportivas llamadas Central Norte. Nuestra investigación las halló en Jujuy, Salta, Tucumán, Orán, Metán y Resistencia. Del mismo modo, existen Central Norte Argentino (Chaco) e Instituto Central Norte Argentino (Catamarca).

014

Las vías que conducían al oeste buscaban la comunicación con Chile y el Océano Pacífico. Originaron a los Pacífico de Mendoza, Neuquén, Bahía Blanca y San Luis; Pacífico de Cabildo (Bahía Blanca), Buenos Aires al Pacífico (Junín) y Sport Club Pacífico (Alvear).

Haciendo un recorrido por provincia, hallamos en Buenos Aires a Deportivo y Cultural Ferroviario de Ayacucho, Conservación y Tráfico (La Plata), Ferrocarril de Luján, Ferroviario en Tres Arroyos y Dorrego, Tráfico’s Old Boys (Pergamino), Ferroviarios Unidos y Central Buenos Aires de Zárate. En Santa Cruz, Ferrocarril YCF y Ferrocarriles (Puerto Deseado). En Santa Fe; Ferrocarril Córdoba y Rosario, Ferroviarios (Casilda), Ferrocarril del Estado (Rafaela) y Ferrocarril Santa Fe (Rosario). En Catamarca, Ferrocarriles del Estado de Chumbicha. En Chubut, Ferrocarril del Estado (Comodoro Rivadavia) y Ferrocarril Patagónico (Puerto Madryn). En Tucumán, Unión Deportiva Ferroviaria. En San Luis, Tracción San Martín. En Corrientes, Sportivo Ferroviario y Alianza Ferroviario. En Salta, Ferroviario y Tránsito Chacabuco. En Entre Ríos, Ferrocarril de Concordia. En Santiago del Estero, Instituto Tráfico. En Jujuy, Atlético El Carril.

En otros deportes, compiten Ferrocarril General San Martín y Club Ferro General Mitre para la Comunidad.

El adjetivo Central parece indicar el origen ferroviario, pero nos quedan dudas en algunos casos. Lo encontramos en Resistencia Central, Central Goya, Central Iguazú. Central San Carlos, Salta Central, Tinogasta Central, Calera Central, Cañadita Central, Central Larroque, Tucumán Central, Central Entrerriano, Central Río Segundo y Barracas Central.

015

Otras asociaciones deportivas nacieron a partir del ferrocarril, aunque su nombre no lo indique: Club Atlético Palmira, General Paz Juniors o San Martín (Mte. Comán), por ejemplo.

Pero bajemos ya del tren para exponer otras costumbres argentinas. En la Argentina se da una tendencia llamativa. Todo lo que pase en Buenos Aires y sus alrededores tiene una trascendencia desmedida. En relación al fútbol, ocurre que los clubes capitalinos y metropolitanos tienen seguidores en todo el país. Estos, a su vez, fundaron clubes que replican los nombres de aquellos equipos. Ilustremos esta idea con algunos ejemplos. Encontramos muchísimos cuadros llamados Huracán: en San Luis, Corrientes, Ingeniero White, San Rafael, Chapadmalal, Las Heras, Comodoro Rivadavia, Tres Arroyos, entre otros.

016

En la liga marplatense, participan Independiente, San Lorenzo, Boca Juniors, Racing, River Plate, Quilmes y Banfield. También existen Independiente de Abasto, Ayacucho, Catamarca o Corrientes. San Lorenzo de Córdoba, La Plata, Catamarca, Concordia. Boca en Bariloche, Río Gallegos y Tintina. Racing de Córdoba, Olavarría, Trelew y Ojo de Agua. River en Embarcación y Villa Bonita. Estudiantes en Río IV, Ayacucho o San Luis, Newell`s Old Boys en Laguna Larga y Sañogasta. All Boys en Santa Rosa (La Pampa). Nueva Chicago en Puerto Deseado. Argentinos Juniors en Posadas. Quilmes en Tres Arroyos y Corrientes. Banfield en Paraná, Córdoba y Puerto Deseado.

También hay una cantidad llamativa de clubes llamados Tiro Federal. Los hallamos en Rosario (el único que llegó a Primera División), Bahía Blanca, Morteros o Aimogasta, solo por nombrar algunos.

017

En 1887, jóvenes de clase alta de la entonces naciente ciudad de La Plata decidieron organizarse para la disputa de los deportes ilustres: la gimnasia y la esgrima. Así nació el Lobo platense, Gimnasia y Esgrima La Plata. La entidad fue sumando la práctica de tiro al blanco, carreras, salto y criquet. El fútbol vino después, así como la pérdida del matiz aristócrata. Sin embargo, no era el primer club con esa denominación. En 1880, se había fundado en Buenos Aires el Club Cosmopolita de Gimnasia y Esgrima, hoy conocido como GEBA. Esta agrupación fue miembro de la AFA en los años amateur y hoy practica varios deportes no profesionales. El caso es que los Gimnasia y Esgrima se multiplicaron por todo el territorio nacional. Nuestra pesquisa descubrió a Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay (Entre Ríos), Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Atlético Gimnasia y Esgrima y Gimnasia y Esgrima de Mendoza, Gimnasia y Esgrima de Santa Fe (también llamado Gimnasia y Esgrima de Ciudadela), Gimnasia y Esgrima de Chivilcoy, Gimnasia y Esgrima de Pergamino, Gimnasia y Esgrima de Necochea, Gimnasia y Esgrima de Tandil, Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, Gimnasia y Esgrima de Darregueira, Gimnasia y Esgrima y Pedernera Unidos (GEPU), Gimnasia y Esgrima de Rosario, Gimnasia y Esgrima de Ituzaingó y Gimnasia y Esgrima de Lanús.

018

Igualmente, otras entidades llevan nombres similares: Gimnasia y Tiro (en Salta, Orán y Yavi), Tiro Federal y Gimnasia (Andalgalá), Tiro y Gimnasia (Jujuy), Natación y Gimnasia (Tucumán).

Y así concluye esta investigación. En ella, hemos recorrido la historia y la geografía argentinas. Y este trabajo no es más que un pequeño homenaje a todos los pioneros que día a día contribuyen a hacer más grande la pasión que los argentinos sienten por el fútbol.

 

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

El Museo del Louvre tiene 8.5 millones de visitantes por año. Este blog fue visto cerca de 99.000 veces en 2015. Si fuese una exposición en el Museo del Louvre, se precisarían alrededor de 4 días para que toda esa gente la visitase.

Haz click para ver el reporte completo.

Un recuerdo envenenado

Los hallazgos de la memoria son caprichosos y solo parecen dejarse atrapar en escenarios de lucidez máxima, de ésos cercanos a la somnolencia, cuando cuerpo y mente se funden en un todo, y se nos permite navegar a través de ese líquido viscoso que es el mar de los recuerdos olvidados.

Ayer a la noche recordé, como un fogonazo, algo que no debía haber recordado. No porque lo recordado fuera un tabú o un olvido necesario sino porque su recuerdo me ha llevado a la búsqueda de una historia que acaba en tragedia.

Anoche se me aparecieron caras infantiles que no reconocería ya en su adultez actual; vi campos de tierra, sentí el olor a hierba y a reflex y sobre todo, oí al orondo presidente de mi equipo de fútbol de infancia, perpetuamente enfundado en su traje caro, dando vítores por el triunfo recién conquistado. Una vez y otra vez y otra vez más, aquel hombre recitaba su letanía en mi memoria con una nitidez casi hiriente. Hoy, a la mañana siguiente, aún sorprendido por semejante ataque de melancolía, invoqué su nombre al moderno oráculo de Delfos que es Google y me topé con una noticia de sucesos de Perú. La nota narraba como un español de 61 años, acuciado por las deudas, se suicidaba en el interior del Consulado español de Lima al más puro estilo decimonónico: un pistoletazo en la sien.