Guruceta,el divo de negro.

Allá por finales de los años 60,cuando el mundillo del arbitraje estaba copado por señores calvos,barrigones y con aspecto de burócratas de ventanilla venidos a más,apareció Emilio Guruceta Muro, el colegiado que revolucionó el árbitraje en todos los sentidos.

Guruceta debutó como colegiado de primera división española a los 28 años,un record que permaneció vigente hasta esta temporada con el ascenso de Gil Manzano de 27 años. Sobre el césped era un tipo chulo y altivo, con más aspecto de galán televisivo o de futbolista que de árbitro.Muchos chavales (y no tan chavales) que se sentían un poco avergonzados por ser árbitros, vieron la luz con Guruceta.El arbitro podía ser arrogante,estiloso,prepotente y desafiante.Con Guruceta, España descubrió que “el señor de negro” ya no sería nunca más un desgraciado nacido para ser insultado impunemente.

Guruceta fue un icono para muchos árbitros de su tiempo.Al menos lo fue en el aspecto físico y en las formas.Guruceta Muro se veía a sí mismo como a un artista, que según como estuviera de inspirado, podía ser despedido a almohadillazos o entre aplausos y vítores.Guruceta Muro era como un torero vanidoso y autoritario que miraba al tendido con desdén.Pasaba de las críticas de la prensa diciendo que él era un “amateur” y que era normal que se equivocara.Tenía tablas para hacer callar a jugadores,directivos y periodistas con un simple gesto o una frase.Guruceta era el “enfant terrible” del arbitraje español y lo iban a tener que soportar quisieran o no.

El apellido de Guruceta siempre irá unido al escándalo en Cuartos de final de la Copa del Generalísimo de 1970.En el partido de ida del Bernabeu,los merengues se habían impuesto a los azulgranas por 2-0.El partido de vuelta en Barcelona se presentaba muy caliente.

El Barça tenía el partido encarrilado en el Camp Nou por 1-0 y amenazaba con empatar la eliminatoria cuando Guruceta en el minuto 60 se sacó de la manga un penalty en contra de los culés por una falta (inexistente) cometida un metro fuera del área.La que se lió aquella noche en el campo barcelonista fue tremenda.Manuel Vázquez Montalbán escribió sobre aquello:

“Guruceta extiende el brazo y avanza corriendo hacia el punto de penalty. Un grito roto nace en la garganta de los espectadores, las almohadillas parecen ya amapolas entre los trigales verdes. Los jugadores barcelonistas inician un movimiento de retirada hacia los vestuarios, Rifé, Rexach, Torres, Reina parecen los más decididos. Siguen brotando las amapolas nocturnas sobre el cesped. La lluvia de almohadillas es impresionante.
Veinte, treinta mil almohadillas llenan la noche de extrañas coloraciones, y detras de las almohadillas surgen los primeros espectadores. No saltan para agredir al árbitro. Saltan para decir a los jugadores que se vayan. Guruceta empieza a inquietarse. Nadie le toca ni un pelo en toda la noche…pero alguien le aconseja “pies para que os quiero”. El campo ya es del pueblo: cinco, seis, diez mil personas pasean las banderas del Barça, gritan el nombre del club, avanzan hacia el palco presidencial. El espectáculo supera el mejor partido que hayan visto ustedes en su vida. Incluso los burgueses con puro de tribuna gritan por fin ¿por qué?. La respuesta está en un pozo oscuro, profundo, que tal vez algún día pueda clarificarse.
Hoy es fiesta se respira libertad y la noche tiene los colores más propicios. El público grita “Barça, Barça, Barça” por encima de la derrota que ya asumen, pero paladeando la victoria estética y moral de una noche en la que el público cree hacer justicia”




Todo el campo (incluído el linier) había visto que aquella acción (que no era ni falta) ocurría claramente fuera del área.A Guruceta no le tembló el pulso…aquello era penalty y punto en boca.Ríos de tinta corrieron (y corren) diciendo que Guruceta estaba teledirigido por el Presidente del Colegio Nacional de Árbitros,José Plaza,para que beneficiara al Real Madrid todo lo que pudiese.Cierto o no,el caso es que jamás Guruceta le volvió a pitar al Barça pues los culés lo recusaron (antes existía la posibilidad de vetar a los árbitros) durante las 14 temporadas siguientes, a raíz de aquellos tristes sucesos de 1970.

 

 

Guruceta fue sancionado con 6 meses de inhabilitación por aquel penalty que se sacó de la chistera.A su vuelta a los terrenos de juego aún era más famoso y despertaba más amores y odios que al principio.Se había convertido en un icono del arbitraje a sus escasos 30 años.Es verdad que había logrado su fama a base de escándalos,pero también no era menos cierto que había dignificado a una profesión que era de parias hasta antes de su llegada.

La carrera de Guruceta fue larguísima y solo le faltó en su historial el arbitrar una fase final de un Mundial,una espina que siempre llevó consigo y que consideraba más una venganza contra él que otra cosa.Tras 16 temporadas en la élite del arbitraje,el carismático colegiado guipuzcoano iba a disputar su última temporada en activo aquella Liga 1986/87. A sus 45 años,Guruceta daba sus últimos coletazos como árbitro en la Liga española,mientras tomaba posiciones en el mundo empresarial al fundar una empresa de zapatillas deportivas con su propio nombre (en Cataluña la marca cambiaba de nombre comercial por motivos evidentes).

Todo parecía sonreir a Guruceta:icono del arbitraje,felizmente casado y próspero hombre de negocios….pero el Destino le tenía guardado un desenlace trágico.Tras arbitrar el Español 3 – Mallorca 1,disputado el 21 de Febrero de 1987,decide no volver a su casa en Elche y quedarse en Barcelona para desde allí viajar a Pamplona,donde debía arbitrar el Osasuna-Real Madrid.

Guruceta,acompañado de sus dos linieres,puso rumbo a Navarra.Era él el que pilotaba aquel BMW bajo una lluvia incesante mientras presumía ante sus pasajeros:

“….tenéis suerte de que sea del Norte y que esté acostumbrado a conducir sobre mojado….”

Al poco de decir aquellas palabras,el flamante BMW de Guruceta,que iba circulando por Fraga (Huesca),hacía ” aquaplaning” y se incrustaba en la caja de un camión debidamente señalizado que estaba realizando obras de mantenimiento en la autopista.A causa del brutal choque,fallecen Guruceta y uno de sus linieres,mientras que el otro es herido de poca consideración.

La prensa de todo el país abrió en portada con la muerte de Guruceta Muro,el icono del arbitraje español.La foto del colegiado español con la mirada perdida ,ensangrentado y encarcelado entre los hierros retorcidos de su BMW, habla bien a las claras de que el periodismo por aquel entonces tenía bastante menos tacto con las victimas mortales que en la actualidad.



Tras la muerte del árbitro vasco,todos aquellos que lo criticaron incesantemente a lo largo de su carrera pasaron a alabarlo en público como si fuera poco menos que un querido familiar.Los errores de Guruceta habían pasado de “conspiraciones centralistas” a “fallitos humanos lógicos de entender y perdonar”.De “un cabrón chulo y prepotente” había pasado a ser “una buena persona, socarrón y de carácter fuerte”.Así somos los españoles…hay que morirse para que tus enemigos digan entre sollozos de plañidera lo gran profesional y magnífica persona que eras en vida.


La muerte de Guruceta dejó un enorme vacío en el estamento arbitral español,que perdía al primer árbitro mediático de su Historia.Como un James Dean del silbato, se iba un referente y espejo de muchos jóvenes árbitros ibéricos.Recordado por escándalos pero también por su gran personalidad y talento natural para el arbitraje, la influencia del guipuzcoano llega hasta nuestros días.Cuando ves a Muñiz Fernández sabes que un poco de Guruceta Muro está presente en ese hombre de peinado engominado y gestos chulescos.

Aunque Guruceta fue un colegiado con muchas sombras (se demostró que aceptó sobornos en la semifinal de la UEFA 1984 entre Anderlecht y Nottingham Forest),también fue luz para una profesión denostada e infravalorada.Aquel mocetón guipuzcoano fue pionero en el arbitraje moderno español.No es fácil juzgar a Guruceta en términos absolutos pero creo que, a pesar de los pesares,dio al arbitraje español más de lo que le quitó.

Emilio Carlos Guruceta Muro fue el primer divo de negro,el primero que quiso robarle protagonismo a esos engreídos futbolistas.Lo consiguió hasta en el día de su muerte.

 

Anuncios

R.Madrid 2 – Barça 1 (Supercopa 2012)

Tras un muy mal comienzo liguero, el Real Madrid se veía obligado a dar “el do de pecho” en el Bernabeu ante su máximo rival histórico.Otra vez  volvió a crecerse el Real Madrid en su Estadio y salió a morder durante los primeros treinta minutos, desarbolando a un Barça totalmente inoperante.La misión de los merengues ayer noche era marcar un gol tempranero y después jugar con el marcador una vez que las fuerzas empezaran a flaquear.El guión se cumplió a rajatabla.

La presión que los blancos le hicieron a los blaugranas fue realmente asfixiante.El Barça no sacaba la pelota con fluidez e incluso tuvo que recurrir al pelotazo (pecado mortal culé) para intentar respirar ante aquella maraña de piernas que había tejido Mou en mediocampo.Si a esta presión le sumamos un muy mal día de la defensa azulgrana,tenemos que en el minuto 18 el Real Madrid ya iba 2-0.Dos fallos en el despeje de Mascherano y de Piqué posibilitaron sendos goles de Higuain y Cristiano Ronaldo.Por si fuera poco esto,hay que añadir la expulsión de Adriano en el minuto 27 por un claro agarrón a CR cuando éste encaraba solo el marco de Valdés.Las opciones del Barça ayer en el Bernabeu parecían tender bastante a cero.

 

 

 

A pesar de que la situación se les había puesto muy cuesta arriba,los culés no se amilanaron y aguantaron el chaparrón merengue como buenamente pudieron.Si en el partido de ida el papel de villano fue protagonizado por Victor Valdés, en el de vuelta  se cambiarían las tornas siendo el guardameta azulgrana el héroe de su equipo,al desbaratar media docena de ocasiones clarísimas del Real Madrid a lo largo del encuentro.Gracias al portero catalán el Barça pudo llegar con opciones de victoria hasta el final del partido.

En los últimos minutos de la primera parte el Barça redujo distancias fruto a un magnífico lanzamiento de falta de Leo Messi.Una barrera mal colocada ayuda a que el astro argentino maquille el marcador al filo del descanso.

 

 

El nivel físico del Real Madrid había bajado y los culés llegaban tímidamente al área de Casillas.El único tiro entre los tres palos del Barcelona en el primer tiempos acabó en el fondo de las redes del guardameta de Móstoles.El 2-1 no reflejaba lo visto en los primeros 45 minutos…pero el fútbol nunca destacó por su ecuanimidad,ni por su justicia.El Real Madrid,que había tenido ocasiones para irse 5-0 al descanso,miraba temeroso ese 2-1 que lo dejaba a un solo gol de la derrota.

La segunda mitad fue mucho más pareja que la primera.El Madrid soltó el pie del acelerador,incapaz de mantener la presión del primer tiempo y se dedicó a la gestión del resultado.Los segundos 45 minutos fueron realmente igualados y con multitud de oportunidades de gol para ambos bandos.La posesión de pelota se equilibró y el Real Madrid jugó con fuego ante unos culés,que a pesar de tener uno menos, se mostraron confiados en la victoria final.Los blaugranas tuvieron el gol de la victoria en sus botas en tres ocasiones pero no fueron capaces de batir a Iker Casillas.El intercambio de golpes entre culés y merengues fue precioso y es increíble que no cayera algún gol más porque realmente ocasiones hubo para ello.

Finalmente el partido acababa 2-1 y el Madrid se proclamaba Campeón de esta Supercopa de España,que empezó siendo un torneo de tercera fila la semana pasada y se acabó convirtiendo en poco menos que en la final de la Champions League.

 

Tragedia del Alianza Lima (1987).

Seguimos con más desgracias sucedidas en tierras peruanas.Al igual que el Torino de post-guerra o el Manchester United de los Busby Babes de los años cincuenta,el Alianza Lima también tuvo su accidente aéreo particular y entró en la triste lista de equipos desaparecidos de la noche a la mañana.Quizá no fueran tan conocidos internacionalmente como los ingleses,ni tan queridos unánimemente como los italianos,pero aquel 8 de Diciembre de 1987 todo el Perú,aliancista o no,quedó conmocionado por la trágica noticia.

El equipo del Alianza Lima era conocido como “Los potrillos” por la gran cantidad de futbolistas jóvenes que habia en la plantilla.Realmente es una morbosa coincidencia que los tres equipos de fútbol siniestrados en accidentes aéreos destacaran por su gran juventud.

Imagen

“Los potrillos” del Alianza habían comenzado la temporada bastante mal y acabaron en sexto  puesto en el Campeonato Metropolitano (solo clasificaban siete equipos a la Liguilla final llamada “Campeonato Descentralizado”).

Imagen

Durante el Descentralizado,el Alianza fue creciendo en su fútbol y dominaba la competición aunque no con demasiada ventaja sobre sus rivales.El final iba a estar muy parejo entre Huaral, Sporting Cristal,Alianza Lima y Universitario.

El 6 de Diciembre el Alianza jugó contra el campeón de 1986,el San Agustin,con el que empata a cero goles.Dos días después tendría que desplazarse hasta Ucayali para jugar contra el Pucalpa.800 kilómetros separaban a la capital peruana de la pequeña ciudad fronteriza con Brasil.El medio de transporte para cubrir esta distancia sería el avión,un Fokker F-27 más concretamente.El aparato no estaba destinado para vuelos comerciales sino que pertenecía a la Marina de Guerra del Perú.

El viaje de ida se desarrolla con total calma aterrizando en Ucayali a primera hora de la mañana.El partido tuvo lugar a las 15.00 h y el marcador fue 0-1 a favor de los aliancistas.Un gran resullado que permitía a “Los potrillos” seguir comandando la tabla clasificatoria.Aquella sería su última victoria.

Terminado el encuentro ,la expedición del Alianza salió para el aeropuerto inmediatamente,despegando de vuelta a Lima a las 18.30h.El despegue se había retrasado más de media hora y fue probablemente una de las causas que posibilitó la tragedia.El piloto del Fokker era un Oficial militar llamado Edilberto Villar,que aunque contaba con gran experiencia,apenas tenía horas de vuelo nocturno en su curriculum.Ese pequeño retraso en el despegue hizo que a la llegada a Lima, el Sol ya se hubiera puesto.

El vuelo transcurrió sin incidentes hasta que el Fokker se acercó a las inmediaciones del aeropuerto Jorge Chávez:

1- A las 20.03 el piloto baja el tren de aterriazaje pero las luces verdes del tablero de control que deben indicarlo no se encienden.Villar observa por las ventanillas que las llantas laterales si han descendido, pero no puede comprobar si el tren delantero había hecho lo mismo.El piloto comunica el hecho a la torre de control y solicita autorización para hacer vuelo rasante para que el personal del aeropuerto confirme si el tren de aterrizaje delantero había descendido.

2- 20.05 h. El Fokker pasa a 170 metros de altura de la pista, los operadores con binoculares confirman que el tren sí había descendido.

3- 20.09 h. Las luces del tablero no se encienden, el piloto pide nuevo vuelo confirmatorio, la torre lo autoriza. Ultima comunicación con la nave.

4- El avión se aleja para dar giro y volver al aeropuerto. El piloto informa a los pasajeros y les pide que se preparen para la emergencia

5- 20:13h. El ala derecha choca contra el mar y se parte, el Fokker y sus 45 ocupantes se hunden en el Pacífico.

Imagen

Solo sobrevivó a aquel accidente el piloto,que fue rescatado horas después por la Marina de Perú.El resto de ocupantes de la aeronave fallecieron.

Lo que ocurrió en el interior del avión es un misterio,pero parece ser que el estado de pánico se adueñó de los pasajeros e hizo que el piloto perdiera la concentración y la templanza en esos difícles momentos.Según un informe pericial realizado unos meses antes del accidente,el piloto tendía a la desorientación espacio-temporal en situaciones estresantes y desconocía el 60% del inglés técnico necesario para entender el manual de situaciones de emergencia.Aún así seguía volando y realizando “bajo cuerda” vuelos comerciales alegales como aquel que llevó al Alianza Lima a la muerte.

 

 

A pesar de que el conjunto capitalino había quedado sin efectivos no se retiró de la competición.A base de jugadores juveniles y préstamos de equipos peruanos (así como también del Colo-Colo chileno) fue trampeando el Alianza Lima los doce partidos que le quedaban hasta el final del Campeonato Descentralizado.Hubiera sido un bonito homenaje a las victimas el poder ofrecerles aquel título pero no pudo ser.El Alianza Lima acabaría subcampeón en el Descentralizado y también terminaría perdiendo la final de la Liga contra el Universitario por 1-0.

ImagenImagen

Este Diciembre se cumplirán los 25 años del trágico accidente de “Los Potrillos”, que conmocionó al Perú y que marcó a su fútbol para siempre.Ojalá Alianza pueda brindarles un título a aquellos jóvenes jugadores que se fueron demasiado pronto.

 

La tragedia de Lima (1964)

“El aire se agota. Los pulmones se encogen. Las costillas se quiebran. La avalancha humana transformó el miedo en histeria al toparse con las puertas cerradas. Obstáculos de metal que sólo se abrían hacia dentro y que concluían las escaleras, el descenso hacia la muerte.

“La masa es un río de gritos y pánico: incontenible e ignorante arrasa con las personas que tropiezan y caen bajo los pisotones. No había forma de retroceder, ascender ante la ruta equivocada de escape o escalar hacia la tribuna, donde a pesar de los gases tóxicos había libertad y no esa prisión de cuerpos apretándose, asfixiándose, matándose. La presión de los que se unían a la cascada de personas hacía imposible huir. La tragedia del Estadio Nacional debía ser consumada.”

Así comenzaba su artículo Mauricio Gil, reportero del diario El Comercio de Perú, el día posterior a “La tragedia de Lima” que costó la vida oficialmente a 328 personas.

El peor desastre de la Historia del fútbol mundial sucedió el 24 de Mayo de 1964, durante la disputa del partido entre Perú y Argentina, que se jugaban su pase a las Olimpiadas de Japón de ese mismo año. Aunque el partido no era decisivo para los peruanos, sí que era muy importante cosechar un buen resultado ante los gauchos. A Perú aún le quedaban dos partidos más de liguilla clasificatoria ante Chile y Brasil y dependía de si misma para lograr la ansiada plaza a las Olimpiadas de Tokio.

Los argentinos, por su parte, ya estaban prácticamente clasificados para los JJOO tras vencer sus cuatro partidos anteriores con solvencia. Con un simple empate en tierras peruanas, los albicelestes ya tendrían garantizado el pasaporte olímpico.

Imagen

El partido entre estas selecciones sub-23 fue muy caliente desde el comienzo. Los peruanos trataron de hacerse con el dominio del choque, alentados por un Estadio Nacional de Lima repleto que los llevaba en volandas en cada jugada. Aunque Perú tuvo fases de dominio durante el encuentro, Argentina era una selección con más tablas y supo jugar con la ansiedad de los andinos. Aquella selección del Perú contaba entre sus filas con el mítico Chumpitaz, uno de los mejores jugadores de la Historia del fútbol peruano….pero no le alcanzó para ganar aquel partido.

En el minuto 60, Manfredi marca el 0-1 para Argentina y enmudece al Estadio Nacional de Lima. Aquel tanto no era ni mucho menos definitivo para los intereses del Perú…aún había margen para la clasificación en caso de perder aquel encuentro, pero las ansias de victoria de la grada aquel fatídico domingo eran demasiado grandes como para darse cuenta de dicha realidad. La afición quería ver derrotada a Argentina en el Estadio Nacional y nada más que eso. Los ánimos iban caldeándose a medida que se acercaba el final del encuentro….y más que iban a hacerlo.

Era el minuto 80 cuando el “Nongo” Rodríguez entra por banda y centra la pelota para La Rosa. El centrodelantero no es capaz de conectar el remate y es cuando “Kilo” Lobatón se protege con el pie ante el rechazo del zaguero argentino Andrés Bertolotti.  El balón rebota en el peruano y termina dentro del marco de Cejas.  Gol peruano. Celebración y euforia. Pero los gritos de dicha callan. El tanto ha sido anulado.

El árbitro uruguayo Angel Eduardo Pazos había concedido el gol en primera instancia, pero ante las reclamaciones airadas de Perfumo lo había invalidado. La grada peruana estaba en plena ebullición ante el desenlace de aquella jugada. Es a partir de aquí cuando comienza toda la desgracia.

Un seguidor de Perú apodado “el negro Bomba” salta al campo con la intención de agredir al árbitro uruguayo. Sobre el césped es reducido por la Policia y molido a palos.

Acto seguido salta otro hincha peruano (Edilberto Cuenca) con las mismas aviesas intenciones que “el negro Bomba”. La paliza que la Policia le propina a Cuenca roza el linchamiento. Aquello enloquece literalmente al Estadio Nacional de Lima. En un estado de histeria colectiva empiezan a destrozar todo a su alrededor: asientos, vallas, hinchas rivales…hasta el punto de hacer fogatas en la propia grada. Definitivamente todo se había salido de madre.

El árbitro uruguayo decide suspender el encuentro por motivos evidentes. Los futbolistas abandonan el terreno de juego mientras los antidisturbios hacen acto de presencia sobre el mismo. El Comandante Jorge de Azambuja ordena disparar bombas lacrimógenas sobre las gradas para intentar dispersar a aquellos seguidores furibundos. De la histeria colectiva se pasa al pánico más atroz. Los hinchas corren tratando de huir de aquella nube tóxica y acaban pisoteándose unos a otros durante su escapada hacia la puerta de salida. Para más inri, las puertas de acceso había sido cerradas para que no entrara más aforo del estipulado….y lo que sucedió ya se lo pueden imaginar. Cientos de personas mueren aplastadas y pisoteadas en su intento desesperado por huir de aquel infierno de gases lacrimógenos y pánico total en que se había convertido el Estadio Nacional de Perú.

Imagen

Los que consiguen salvar la valla metálica y llegar a la calle, no iban precisamente en son de paz. El estado de pánico e ira se mantiene sobre el asfalto de Lima, que ve como una marabunta destroza y quema todo lo que encuentra a su paso.

Hubo saqueos, robos e incendios por doquier. Muchos perdieron sus vehículos. La fábrica Goodyear fue incendiada por la turba. Alguos sostienen que la Policia disparó contra la propia población y se deshizo de los cadáveres en secreto…pero es algo que nunca se pudo probar.

Fue tal el grado de conmoción que el gobierno que presidía Fernando Belaúnde Terry tuvo que suspender las garantías constitucionales por espacio de un mes.

Imagen

Dos días después de la tragedia, la policía capturó al Negro Bomba, que sería usado como chivo expiatorio de “La Tragedia de Lima”. También el Comandante Azambuja sería señalado por las altas instancias políticas del Perú, deseosas de que aquella “patata caliente” se la comiese otro. La tragedia fue aprovechada incluso para malmeter contra la oposición izquierdista peruana, a la que se tachó de instigadora de la tragedia.

Tras este lamentable episodio, el Estadio Nacional cerró sus puertas cerca de seis meses y cuando regresó la afición a presenciar de nuevo el fútbol en sus graderías, ya se había eliminado la zona que circundaba toda la parte baja. Su capacidad inicial de 53.000 aficionados se había reducido a 45.000.

Aunque el partido no había finalizado, a Argentina se le concedió la victoria, clasificándose directamente para las Olimpiadas de Tokio. El campeonato fue cancelado y se mantuvieron las posiciones tal y como habían quedado tras la fatídica jornada de Lima. Brasil y Perú, empatados ambos a 5 puntos, jugaron quince días después el partido para definir al segundo representante sudamericano a Tokio.

El 7 de junio se disputaria en Río de Janeiro a partido único el encuentro decisivo entre Brasil y Perú. Los cariocas vencerían por 4-0 a unos peruanos que parecían zombies por el campo y que no acababan de creer aún lo que había sucedido un par de semanas atrás, cuando un gol anulado desembocó en la peor tragedia de la Historia del fútbol.

Imagen

 

Brasil – Nigeria (JJOO 1996)

A estas alturas de la película creo que nadie discute la hegemonía histórica de Brasil en fútbol.Cinco campeonatos del Mundo creo que le dan crédito suficiente a una selección actualmente en horas bajas pero que se ha mostrado brillante a lo largo de las últimas seis décadas. Sin embargo, hay un lunar en el palmarés de Brasil en fútbol: los Juegos Olímpicos.

Aunque el fútbol olímpico no es un torneo tan importante como una Copa América o un Mundial, a los brasileños les sigue incomodando mucho no haber logrado aún ese ansiado Oro en unas Olimpiadas. En tres ocasiones tuvieron en su mano el poder alzarse con el título olímpico y en las tres fallaron. Lo mismo que le ha pasado a Países Bajos en los Mundiales le ha pasado a Brasil en los JJOO.

La primera final a la que llegó Brasil en unos Juegos Olímpicos  fue la de Los Ángeles 1984, en la que los brazucas cayeron con claridad 2-0 ante Francia.

 

 

La segunda intentona fallida de los brasileños por el oro olímpico ocurrió en la siguiente Olimpiada, Seul 1988. Esta vez sería la URSS la que vencería a los cariocas por 2-1 en una emocionantísima final.

 

 

La tercera final de Brasil por el oro olímpico en fútbol está más reciente y supongo que muchos de ustedes la recuerdan. Un oro a priori cantado contra México que se acaba tornando otra vez en plata ante la mirada de incredulidad de Dani Alves, Marcelo y Neymar.

 

 

Aunque perder tres finales olímpicas para una selección como la brasileña es algo muy doloroso, aún lo fue más quedarse fuera de la final en las Olimpiadas de Atlanta 1996. Digo esto porque la “canarinha” que disputó aquella Olimpìada en USA era poco menos que la selección absoluta con un puñado de chavales más para completar la convocatoria. Aquel Brasil tenía en sus filas a jugadores como Dida, Juninho ,Aldair, Giovani, Bebeto, Rivaldo, Roberto Carlos o Ronaldo. Un equipo de ensueño para unas Olimpiadas, posiblemente la mejor selección hombre por hombre de la Historia de unas Olimpiadas de fútbol.

Los Juegos Olímpicos ya comenzaron de una forma extraña para los brasileños en Atlanta 1996, al perder en el partido de debut 1-0 contra Japón. Aquello fue un pequeño aviso de lo que después vendría.

A pesar de la sorpresiva derrota contra los nipones, los cariocas se reponen del palo y acaban venciendo en el resto de partidos de fase de grupos. Primero Hungría y después Nigeria caen ante el talento de los brazucas, que pasan primeros de grupo y con la vitola de máximos favoritos al título intacta.

El cruce de cuartos de final sería contra Ghana, un clásico del fútbol olímpico y de las categorías inferiores. Brasil hace valer su superioridad técnica para vencer a unos durísimos africanos que vendieron muy cara su derrota. Ronaldo y Bebeto resolverían la papeleta para Brasil (4-2) aquel 28 de Julio de 1996 en el Orange Bowl de Miami.

Las semifinales iban a cruzar a los brasileños contra unos viejos conocidos de la fase de grupos, Nigeria, a la que habían vencido por 1-0. Los cariocas eran claros favoritos ante unos africanos que tenían en sus filas a ilustres nombres como Taribo West, Okocha, Amokachi o Kanu.

Los pronósticos parecen cumplirse mediada la primera parte pues los brasileños ya ganan 3-1, mostrando además una superiordad técnica enorme respecto a los nigerianos. Los cuatro goles de la primera mitad fueron marcados por jugadores brasileños: dos de Flavio Conceiçao, uno de Bebeto y el otro de Roberto Carlos en propia meta. La segunda parte parecía poco menos que un trámite para Brasil, que daba la sensación de que si apretaba un poco podía meterle una goleada de escándalo a Nigeria. Pero no fue así.

En el segundo tiempo Brasil se echó para atrás, no se sabe si por cansancio, si por conservadurismo de los jugadores o por mandato del entrenador,Zagalo. El caso es que aquella segunda mitad parecía un partido completamente distinto. Los africanos se fueron haciendo con el dominio del choque poco a poco y marcaron el 3-2 en el minuto 78 por mediación de Ikpeba. Quedaban poco más de diez minutos para el final y los brasileños no podían con las botas mientras los nigerianos volaban sobre el césped. Finalmente los peores pronósticos se cumplen para los brasileños, que encajan el 3-3 tras un gran gol del larguirucho Kanu en el minuto 89. Habría prórroga y aquello no pintaba nada bien para los cariocas.

Por aquellos tiempos estaba vigente el “gol de oro” en el tiempo suplementario. El primero que marcara gol en la prórroga ganaría el choque. Nigeria aprovechó el lamentable estado físico de Brasil para apuntillar por la vía rápida a los americanos. Otra vez “El flaco” Kanu volvía a marcar para Nigeria, que se enfrentaría en la final a Argentina a la que vencería por 3-2 en otro magnífico y emocionante encuentro.

Imagen

Imagen

Brasil se tuvo que conformar con una “deshonrosa” medalla de bronce al vencer a Portugal por 5-0 en el partido por el tercer y cuarto puesto. Aún hoy, jugadores, cuerpo técnico, afición y prensa deportiva se siguen preguntando qué ocurrió aquella tarde en Miami para que el Dream Team del fútbol perdiera contra Nigeria.

Imagen

 

 

Lobato,debut y retirada en 70 minutos.

Venir de categorías inferiores y debutar en primera división con el Club de tu tierra tiene que ser una sensación maravillosa.Pasar de campos de pueblo destartalados a debutar en un precioso estadio de máxima categoría ante decenas de miles de espectadores es el sueño de cualquier futbolista canterano.Fernando Lobato fue uno de esos afortunados que pasó de jugar en el humilde campo del Domaio (Pontevedra) a hacerlo nada más y nada menos que en el de San Mamés defendiendo los colores del Celta de Vigo.

Aquellos eran los tiempos de Gaínza,Zarra y Gárate en el Athletic de Bilbao (Atlético de Bilbao por aquellos tiempos) y la visita de los celestes no parecía inquietar demasiado a los leones.A priori los vascos eran muy superiores a los gallegos…y así lo demostraron desde el comienzo.Lobato,nuestro protagonista de hoy,asistía desde el banquillo al repaso que los vizcaínos estaban infligiendo a su querido Celtiña en San Mamés.A los pocos minutos ya iban los rojiblancos dos arriba.Parecía que aquello no iba a tener buen final para los vigueses.

Por si fuera poca la superioridad de los vizcaínos sobre los pontevedreses,a los veinte minutos de encuentro el portero titular del Celta,Simón,se lesiona debido a un fuerte golpe en las costillas que le imposibilita seguir en el terreno de juego.Lobato,que hace unos meses estaba jugando en categoría regional,iba a debutar en uno de los campos más míticos del fútbol español.La cara de miedo del joven guardameta nos la podemos imaginar.De jugar contra tu primo Antonio en el pueblo a jugar contra Gaínza en San Mamés, supongo que la cosa debe de cambiar un poco.

Lobato,uno tras otro,empieza a encajar goles de todos los colores.El debut como futbolista profesional pasa de sueño a infierno en cuestión de minutos…y cuando la cosa parecía que no se podía poner peor,al pobre Fernando aún le entran en su marco unos cuantos goles más.Aquel 8 de Octubre de 1950,el debutante Lobato encajaría la friolera de siete goles en setenta minutos.No sé si alcanza para ser un record negativo de la Liga española,pero cerca debe andarle.

ImagenImagen

Tras aquel desafortunado debut,Lobato nunca más volvería a defender los colores del Celta de Vigo.Al finalizar la temporada 1950-51 el guardameta no sería renovado por el conjunto vigués,desapareciendo del fútbol profesional de la noche a la mañana…tal y como había llegado.

A veces hay que tener cuidado con lo que se desea porque puede que tengas la mala suerte de que se cumpla.Al pobre Lobato le pasó algo así…pero al menos tiene una historia curiosa que contarle a sus nietos.

 

La muerte de Quinocho.

Los años ochenta en España fueron bastante complicados.El país salía de una Dictadura Militar de casi cuarenta años y aunque la mayoría de los ciudadanos querían Libertad,algunos nostálgicos del Régimen parecían querer volver a las andadas.El Golpe de Estado de 1981 supuso el primer duro golpe a la recién nacida Democracia española.Sin embargo aquel acto de insubordinación militar no caló entre la población,que estaba harta de ver a uniformados verde oliva dictando órdenes.

Imagen

Los años ochenta fueron tensos en lo político,en lo económico y en lo social…pero tambien tuvieron su lado jovial.La famosa “movida madrileña” fue uno de los acontecimientos que marcaron época en aquel entonces.El gusto por la provocación y las ganas de alejarse de lo establecido fueron la carta de presentación de un grupo de artistas madrileños que marcaron  tendencia entre una juventud española con ganas de vivir los años sesenta y setenta en plenos ochenta.Lou Reed fue el Profeta de aquellos “modernos” mitómanos que a base de anfetaminas,marihuana,tripis y heroina quisieron romper con aquella herencia gris post-franquista.Gente como Alaska,Glutamato Ye-Yé,Radio Futura o Derribos Arias fueron la banda sonora de una generación de jóvenes españoles que no querían ser como sus padres en ningún sentido.

 

 

 

En Vigo también hubo “movida” y mucha gente se dejó arrastrar por aquel ritmo de vida decadente de “sexo,drogas y rock and roll”,que aunque viejísimo en el resto del Mundo occidental,aún era algo desconocido y “cool” para un porcentaje importante de la juventud española.Siniestro Total,Os Resentidos y Golpes Bajos fueron los portavoces oficiales de aquella “movida viguesa” que llegó a hermanarse con la de Madrid en 1986,en una especie de comunión “bizarre” en la que los políticos quisieron llevar la voz cantante.

 

 

La “movida” daba sus últimos coletazos a finales de la década de los ochenta…pero dejaba una factura muy alta a pagar.La heroina se había llevado por delante la vida de miles de jóvenes y además había convertido en delicuentes a muchos otros,incapaces de pagar los altos precios de la droga con su propio dinero.La inseguridad ciudadana en la España de los años ochenta es aún muy recordada;el ver a yonkis atracando tiendas a punta de navaja o con una jeringa usada en ristre, se convirtió en algo bastante frecuente.

En aquella ola de atracos y muertos se vió envuelto Quinocho,ex-futbolista del Celta y gerente del club olívico.

Quinocho había sido un defensa del Celta de Vigo en la década de los cincuenta y sesenta.Cumplidor y sin demasiados brillos, se había convertido en titular indiscutible de aquel equipo gallego que llegó a estar en primera división trece temporadas consecutivas,hasta 1959.Quinocho aún permanecería en la disciplina celeste hasta 1962,contando ya con 30 años.

Del Celta pasaría al Castellón donde acabaría retirándose del fútbol en activo.Tras su jubilación como futbolista,el Castellón le ofreció el puesto de secretario técnico que el gallego no rechazó.Quinocho se había ganado el respeto y la admiración de los levantinos con su caracter humilde y su espíritu trabajador.En el Club albinegro estuvo hasta 1974,año en el que recibe la llamada de su querido Celta de Vigo,que le pide su incorporación a la junta directiva en calidad de gerente.Quinocho,vigués y celtista, no se lo piensa ni por un instante y hace las maletas para poner rumbo a su Galicia natal.

En su regreso a Vigo, se vuelve a convertir en una figura afable y querida por todos.Hasta los directivos del eterno rival celtista,Deportivo de La Coruña,lo consideraban un amigo y una gran persona.Catorce años llevaba ya Quinocho al frente de las Oficinas del Club vigués cuando se produjo el triste desenlace que le acabó por costar la vida.

El 20 de Octubre de 1988,con las Oficinas del Celta ya cerradas al público,el confiado Quinocho abre la puerta a unos tipos que fingen ser socios del Celta,pero que realmente no traen ninguna intención de renovar el abono.Aquellos energúmenos sacan una pistola y un cuchillo,amenazando con ellos a todos los empleados que estaban en el interior y que se encontraban aún cuadrando los ingresos de la jornada.Los atracadores sabían que había dinero aquel día en las Oficinas del Celta y por eso la asaltaron.Medio millón de pesetas sería el botín que se llevarían aquellos atracadores…además de la vida de Quinocho,que trató de frustrar el asalto lanzándoles un cenicero a la cabeza y que acabó siendo apuñalado en el corazón por un joven toxicómano bajo la influencia del síndrome de abstinencia.

ImagenImagen

Joaquín Fernández Santomé “Quinocho” ,fallecía prácticamente en el acto.La puñalada le había seccionado la arteria pulmonar y la aorta,dejándolo sin posibilidades de sobrevivir.Las llamadas desesperadas de sus compañeros por una ambulancia no evitaron el trágico desenlace.Una de las caras más afables y queridas del celtismo se iba de forma trágica e inesperada,asesinado por unos chavales que querían vivir los últimos coletazos de la  “movida viguesa” como si fueran los protagonistas de una película de cine quinqui cualquiera.