Equipos coloniales españoles

España fue uno de los imperios más grandes de la Historia de la Humanidad, solo por detrás del imperio inglés del siglo XIX y del imperio mongol de Genghis Khan en el siglo XIII. Tuvo territorios en los cincos continentes y aguantó sus posesiones unos cuantos siglos. Debido a la presión enemiga, los aires revolucionarios y la propia decadencia española, los fue perdiendo poco a poco hasta quedar reducida a principio del siglo XX a Guinea y las posesiones en el norte de Africa. Estas últimas colonias no fueron ajenas a la fiebre del fútbol y participaron, con mayor o menor talento, en la vida deportiva de la época.

Así, por ejemplo, tenemos el caso más significativo de los antiguos equipos coloniales en el Club Atlético Tetuán, que participó en la temporada 1951/52 en la 1ª división de la Liga española, quedando en último puesto en su única temporada en la élite del fútbol español.

 

Otros equipos coloniales importantes de la zona fueron:

Larache Club de Fútbol, que militó 8 temporadas en la 3ª división española (1946-47, 47-48, 48-49, 49-50, 50-51, 51-52, 54-55 y 55-56) hasta su desaparición, debida a la independencia de Marruecos.

Unión Tangerina, que pasó gran parte de su vida en la tercera división española, al igual que el Villa de Nador, el Sevillana, Pescadores, Alcázar o el África Ceutí.

Escuela Hispano-Árabe de Tánger, que militó una temporada en 2ª división española en 1939-40, ocupando la octava posición al final de la Liga.

Unión Deportiva España, de Tánger, que permaneció buena parte de los años 40 en la 2ª división española y que tras la independencia de Marruecos se fusionó con el Algeciras CF.

Realmente hubo muchísimos equipos de fútbol en el Protectorado, con más o menos nivel, que fueron integrados en Ligas Locales, Regionales o Nacionales de la época. Uno de esos equipos amateurs, Juventud Deportiva Israelita de Larache, integraba a la comunidad judía de la antigua plaza española (cosa bastante difícil de ver hoy en día en territorios islámico).

Lo mismo sucedió en Guinea, con la diferencia que los equipos guineanos destacaron mucho menos en fútbol que los del Protectorado español de Marruecos. La distancia con  la península, la escasa población local y la poca orientación hacia el deporte que existía en la Guinea española hizo que apenas hubiera equipos de fútbol de nivel.

Los campeonatos de fútbol guineanos se organizaron en dos fases:

En la primera época, los campeonatos se organizaron por separado en las dos zonas de la colonia, con un campeonato de liga de tres categorías (Primera, Segunda y Tercera) en la zona Insular, y otro de dos categorías (Primera y Segunda) en la zona Continental. Así la temporada 1951–1952 militan en primera división:  Cultural, Rebola, Juventud, Racing, Laka, Español, Isleño e Ibós (zona insular) y Continental, Ekuku, Racing, Royal, Africano, Hércules, Atlético y Las Palmas (zona continental).

Posteriormente se organizaron campeonatos separados para europeos e indígenas; la temporada 1956–1957 están afiliados a la federación los “europeos” CD Juvenil, Barcelona Junior, CD Santa Isabel, CD Los Polos y CD Canarias (todos de Santa Isabel) y los “indígenas” CD Cultural, CD Hércules, CD Escolar, CD Español de Santiago de Baney, CD Isleño, CD Oriental y CD San Fernando (también todos de Santa Isabel).

 

Este es tan solo un pequeño esbozo de lo que fue el fútbol en las antiguas colonias españolas de África. No hace ni 50 años de aquello y parece como si nunca hubiera existido tal cosa.

 

El Barça y Franco

En los últimos 20 años, la situación político-social de Cataluña ha empeorado notablemente. Son muchos los jóvenes (y no tan jóvenes) que han creído aquello de “Catalonia is not Spain”, repetido insistentemente por la “mass media” encargada de hacer ingeniería social con los hijos de extremeños, andaluces y gallegos que llegaron en los años 50-60 a esas tierras. Quedar afuera de ese “club” es ser “un español”,”un colono” o “un facha”. Para ser catalán “auténtico” hay que renegar de España.

Image

Evidentemente, los carnets de “colono español” o de “buen catalán” son expedidos por comisarios políticos del régimen. Así, por ejemplo, los seguidores radicales neonazis catalanes del Barça (Boixos Nois) son “colonos españolistas”, pero Andrés Iniesta o Messi son “buenos catalanes”, a pesar de ser manchego y argentino, y que nunca usen el catalán en actos públicos. La idea es clara: solo se juega con “las cartas ganadoras”.

Los renegados charnegos (hijos o nietos de extremeños y andaluces) llaman a los actuales andaluces y extremeños “vagos, ladrones, semianalfabetos, miseria intelectual…” postrándose ante los catalanes de soca-rel (los de toda la vida) y mostrando en qué estima tienen la memoria de su propia familia.

Image pujol andaluces

Esto se ve a diario en esta bendita tierra catalana. La necesidad de expiar los “pecados” de los “abuelos españoles” para ser aceptado en “Catalonia is not Spain”, donde las posibilidades de encontrar un trabajo sin saber catalán son CERO. Por si esto fuera poco, se multa a establecimientos por no tener el cartel en catalán y los padres no pueden elegir el idioma en el que quieren escolarizar a sus hijos (caso único en un país civilizado).

Según la mass media encargada de hacer ingeniería social con los charnegos, Cataluña siempre fue el paradigma de libertad, cultura y poder económico ante ese páramo de miseria intelectual que es España. Además, nadie en Cataluña fue franquista (¡por favor!) y por supuesto, la nación catalana existe desde hace 1000 años. Todas estas cosas dichas anteriormente son fácilmente rebatibles y solo hace falta perder una tarde para descubrir que son tan solo inventos o exageraciones nacionalistas catalanas para intentar asomar la cabeza y “hacer país”. Pero la leyenda que nos ocupa en esta entrada del blog, es la del franquismo, el Barça y Franco más concretamente.

España, tras la Guerra Civil, quedó practicamente destruida. El hambre, la represión y el miedo fueron el pan nuestro de cada día en la posguerra. El fútbol intentó distraer los bajos ánimos del pueblo y hacerles olvidar, aunque fuera durante un rato, su difícil existencia. Por aquellos años el Real Madrid no era el club dominante del país y veía como vascos y catalanes se quedaban con la mayor parte de los títulos.

Los tiempos de posguerra vienen marcados por la muerte/desaparición de muchos de los integrantes de los equipos de fútbol. Al Real Madrid, por ejemplo, le quedaron apenas 7-8 jugadores vivos de la plantilla anterior a la guerra; también el Barcelona sufre la dureza del conflicto y su presidente, Suñol, es fusilado. Los muertos, por mucho que se empeñen algunos secesionistas catalanes, no solo fueron en Cataluña ya que todo el país se vio abocado a esa dura realidad de represión, ajustes de cuentas, chivatazos y fusilamientos. Con este triste panorama fueron pasando los años….y la cosa seguía sin mejorar en demasía, ya que a la complicada situación social española había que sumar el boicot internacional a la España franquista. El fútbol serviría de bálsamo para tanta desesperación. Franco, a pesar de no gustar demasiado del balompié, sabía del poder social que tenía. Controlar el fútbol era controlar al pueblo. Así posibilitó la aparición de aquel Madrid de Di Stefano (cuyo fichaje fue torpedeado al Barça), que acabaría por convertirse en el mejor equipo de Europa y escaparate para el régimen.

Image Image

Todo esto es muy sabido y repetido en Cataluña. Lo que quizá no sea tan sabido ni repetido es que el Barça también gozó de ayudas puntuales muy importantes durante el franquismo. Así, durante la construcción del actual estadio del FC Barcelona, la situación económica del club catalán fue crítica, teniendo que intervenir el propio Francisco Franco para que el Barça no quebrara. La “ayuda” que el antiguo Jefe de Estado le hizo a los culés, fue la recalificación de los terrenos de Les Corts (antiguo campo culé), que pasó de “zona verde privada” a “zona edificable”. Evidentemente el aumento de valor de los terrenos fue astronómica e inmediata. La recalificación de Les Corts se había dilatado muchísimo en el tiempo y si no fuera por la actuación del propio Franco, la desaparición del FC Barcelona podría haberse hecho realidad puesto que la deuda del Barça por la construcción del Camp Nou ascendía ya a más de 200 millones de pesetas y aquella recalificación “ad hoc” de Franco pudo saldarla de un plumazo.

Esta historia apenas se cuenta en Barcelona ya que se aleja mucho de los eslogans de la mass media catalanista de “Catalonia is not Spain” “no hubo franquistas catalanes” etc,etc…pero la realidad es que así sucedió, dejando incluso constancia en el BOE:

“El Boletín Oficial del Estado, en su número 228, fechado el 23 de septiembre de 1965, aparece el Decreto 2735/1965 por el cual “el Ayuntamiento de Barcelona, en sesión celebrada el día cuatro de agosto de mil novecientos sesenta y dos, adoptó por unanimidad el acuerdo de aprobar inicialmente, con ciertas condiciones reflejadas en dicho acuerdo, el Proyecto de “cambio de uso y ordenación de volumenes de la supermanzana limitada por las calles de Vallespir, Travesera de Las Corts, Numancia y Marqués de Sentmenat” presentado por el Club de Fútbol Barcelona. Esta zona estaba calificada en el Plan Comarcal como zona verde de carácter privado, y en el Plan Parcial de la zona Norte de la Avenida del Generalísimo Franco, entre las plazas de Calvo Sotelo y del Papa Pío XII, aprobado por Orden del Ministerio de la Vivienda de uno de junio de mil novecientos sesenta y tres como zona verde privada, compatible con el uso deportivo.”

Image

Más adelante el Caudillo fue distinguido con la insignia de oro del FC Barcelona en 1971 y 1974. En la primera ocasión, una delegación del club encabezada por su presidente Agustí Montal visitó el 13 de octubre El Pardo para entregar a Su Excelencia una medalla de oro conmemorativa de las inauguraciones del Palau Blaugrana y del Palau de Gel, que tendrían lugar los días 22 y 23 de ese mes. La medalla se entregó en agradecimiento de la subvención de 43 millones de pesetas de aquella época que el gobierno franquista otorgó al Barça para la construcción de los dos pabellones. La segunda medalla en 1974, le fue concedida al dictador el 27 de febrero de 1974. Una representación del FC Barcelona, encabezada también por Agustí Montal, se desplazó a Madrid para hacer la entrega, en el Palacio de El Pardo, de la medalla de oro del 75 º aniversario de la entidad a SE el Jefe del Estado, Francisco Franco. El dictador recibió esta medalla del Barça en un momento convulso para Cataluña ya que el 2 de marzo de ese año fue ejecutado Salvador Puig Antich. Sólo el directivo Raimon Carrasco, que vio como fusilaban a su padre en la Zona Nacional, se negó a participar en aquel acto.

La realidad es que ni el Barça tenía por qué haberle dado aquellas condecoraciones a Franco, ni la prensa catalana actual tendría por qué esconder este hecho, pero aún son muchos en Cataluña los que creen que no hubo relaciones de amistad/negocios entre ambas partes.

Los años pasan y las mentalidades retrógadas permanecen, tanto en Cataluña como en el resto de España, pero no deja de ser irónico que Cataluña, que brama y se abandera como sufridora de las injusticias franquistas, pase por alto que Franco evitó la quiebra del Barça y que la burguesía catalana (ésa que ahora vota a CiU) siempre besó la tierra que pisaba el Caudillo.

Será cuestión de mala memoria, supongo….

España – URSS (Euro 1964).

En pleno franquismo, en un ambiente patriótico y anti-comunista muy pronunciado,se disputó la final de la Euro´64 entre la anfitriona España y la Rusia soviética del mítico Lev Yashin.

España venía de sufrir lo indecible contra Hungría,a la que acabó derrotando en la prórroga por 2-1 y se encontraba nada menos que contra la “diabólica” CCCP.

En la primera Eurocopa de 1960,España y la URSS ya habían sido emparejadas para el partido de cuartos de final,pero Franco prohibió el viaje de los españoles a Moscú (en aquella época los partidos eran a ida y vuelta), por lo que finalmente la eliminatoria se le dió por perdida a España.

Fue sin duda un partido de fútbol politizado;de hecho tuvo más de político que de fútbolístico para el Régimen franquista.Una derrota en el Bernabeu ante los comunistas rusos sería un duro golpe para el ego franquista.Un Régimen que se definía como “Primer vencedor del bolchevismo en el campo de batalla”, que designaba a todos los combatientes republicanos como “rojos” y que asociaba marxismo con delincuencia,se veía en el brete de quedar en evidencia en su propia casa.¿Sonaría el himno ruso en el Bernabeu mientras se izaba la bandera roja con la hoz y el martillo? El morbo estaba servido.

El partido fue tosco,disputado,de gran vivacidad,pero de muy poca brillantez.Realmente se corrió mucho más de lo habitual por aquellos tiempos,pero fútbol se vió muy poco.El resultado fue 2-1 a favor de los hispanos,después de un golazo de cabeza de Marcelino en el minuto 84.

Las imagenes trucadas del NO-DO mostraban como Amancio centraba y Marcelino remataba…cuando realmente no fue así.A saber porque motivo se hizo aquello..unos dicen que Pereda era un tipo “incómodo”,otros que era porque se había ido del Real Madrid al Barça..y otros que porque simplemente la cámara no había captado el momento del centro (excusa esta última muy poco creíble,la verdad).

Aquel fue el primer título para la selección española,que tardó la friolera de 44 años en volver a ganar el siguiente en la Eurocopa 2008.Los más jovenes tal vez piensen que España siempre ganó títulos y que todo siempre fueron sonrisas,pero la lista de chascos de la selección absoluta de fútbol española es mucho más extensa que la de alegrías.Ojalá no haya que esperar otros 44 años para volver a ver a los jugadores de “la roja” celebrar el siguiente título.

Gracias a los rusos  y a Telecinco ( TVE no tiene las imagenes!…a saber dónde estarán!!! ) , podemos disfrutar del partido integro con los comentarios de Chus Pereda,Luis Suarez y Amancio Amaro. Una pequeña joya.

 

 

Brasil de Pelé vs Barça de Messi.

No hay nada que encumbre más a un equipo de fútbol que sus jugadores cuelguen las botas.A partir de ahí todo son loas desmedidas,alabanzas y exageraciones que a base de repetirlas,pasan a ser verdades absolutas para un importante sector de población.No quiero decir que en muchas ocasiones las alabanzas no sean merecidas,sino que a veces el panegírico al equipo de fútbol va demasiado allá, haciendo comparaciones muy poco serias entre equipos de épocas muy alejadas.

Así sucede con la comparativa tan recurrente en los últimos tiempos entre el Barça actual y el Brasil de 1970.

El Brasil del 70 que asombró en el Mundial de México era un superequipo para la época…se podría decir que fue el primer equipo moderno de fútbol.El primero que podría competir contra un equipo actual y no hacer demasiado el ridículo,en cuanto a conceptos futbolísticos y trato de balón….pero sin opción alguna de ganarle.

Image

Brasil del 70 vivía de tener el balón,de hacer correr a los rivales como pollos sin cabeza por el campo,hasta que no podían más; en definitiva vivían de… toque-toque-toque-gol…pero todo esto lo hacían a una velocidad baja respecto a los patrones actuales de fútbol.Muchos equipos actuales derrotarían facilmente a aquella Brasil,simplemente con una presión a todo campo que imposibilitara la salida de balón tan fácil que había por aquellos años,donde nadie corría hasta llegar a tres cuartos de campo rival.

El único equipo que le dió trabajo a aquel Brasil de 1970 fue Uruguay,y no fue precisamente por el talento uruguayo con el balón,sino a base de patadas y seguridad defensiva.Con solo eso,Brasil sufrió increiblemente.No tenía fluidez en el mediocampo,los balones no llegaban arriba con claridad y los charrúas se fueron haciendo con el partido,hasta que por un par de golpes de calidad de los brasileños y por el cansancio de los celestes, el partido se decantó del lado brazuca.

 

 

Ahora imagínense que en vez de los leñadores uruguayos,están en el cesped los azulgranas.Haciendo presión desde el saque del portero y moviendo el balón a primer toque harían que los brasileños fueran el cazador cazado desde el primer minuto de juego.Aquel Brasil,que jugaba demasiado abierto y que no se caracterizaba por tener una defensa demasiado sólida,encajaría muchos goles contra el Barça.Sería más o menos un calco de la última final de la Intercontinental entre Barça y Santos.El Santos sin balón hizo aguas desde el minuto 1,ante un Barcelona que pudo marcar muchos más goles que los cuatro que finalmente metió.

 

 

Creo que esto que digo, cualquiera puede entenderlo,por lo que no comprendo la manía (romántica,supongo) que tienen algunos periodistas deportivos con repetir el mantra de “el Brasil del 70 fue el mejor equipo de la Historia”.Yo no tengo dudas de que perdería contra muchísimos equipos actuales.

Decir que Brasil 1970 le podría ganar al Barça,es más o menos decir que un ordenador Amstrad de 1987 es mejor que un PC actual con procesador Intel Core i7 990X.Al igual que el Amstrad podría hacer cosas validas actualmente,sería ridículo compararlo con un ordenador moderno.Lo mismo pasa con el fútbol.

En los últimos 40 años la velocidad del fútbol se ha multiplicado por dos,así como ha mejorado enormemente la preparación física y la alimentación  de los jugadores.Un futbolista actual es un auténtico atleta que corre unos 12 kilometros por encuentro.En los años 1960 – 70 en cambio, se corría unos 4 – 5 kilometros menos por partido,la velocidad técnica (controles,pases,chuts) era mucho menor y no había ni dietista en los equipos,comiendo,bebiendo y fumando lo que el jugador estimase oportuno.

Brasil de los 70 no podría ganarle al Barça o al Madrid o al Chelsea o al Manchester o al Bayern actuales,al igual que el Madrid de Di Stefano no podría ganarle al Brasil del 70.Los años pasan y el fútbol (como todas las cosas) evoluciona.

Dentro de 40 años habrá equipos mejores que el Barça actual…es solo Ley de vida.

 

Bilardo y la viveza criolla.

Argentina es un país curioso.A lo largo de mi vida he ido conociendo argentinos (a ambos lados del charco) y he llegado a la conclusión que Calamaro en aquella canción que decía ” nacimos desorientados y nos educaron como a tarados” tenía bastante razón.Gente con cultura,con pensamiento crítico…pero a la vez con enormes contradicciones,rayando por momentos la esquizofrenia en sus opiniones.Evidentemente en todos los países hay de todo y no es bueno generalizar,pero mentiría si no dijese que los argentinos con los que me he topado tendían bastante a la “entropía mental” a poco que los iba conociendo.

Supuestos pacifistas argentinos que justificaban la Guerra de las Malvinas o porteños que odiaban a Videla,pero sin embargo presumían de aquel triste Mundial 78 arreglado por el Régimen, son solo dos ejemplos clásicos con los que me he topado en multitud de ocasiones.Aún no sé si es complejidad o capricho lo que define al argentino promedio,pero esta forma de ser explica muchas cosas que suceden en ese país.

La llamada “viveza criolla”…el sacar beneficio propio con malas artes de una situación concreta, es una de cosas que define a Argentina.

Muchos son los argentinos que presumen de la viveza criolla ante los “pelotudos gallegos”;así en los negocios se van robando unos a otros como si estuviesen conjugando un verbo (yo te robo,tú me robas,nosotros te robamos,ellos me roban,etc),como si trataran de saldar las cuentas con el Universo en una especie de “karma argento” o de la “entropía criolla”…o qué sé yo.

Uno de los más grandes representantes de la viveza criolla argenta, es el inefable Carlos Bilardo…el Doctor en Medicina Carlos Bilardo,más concretamente.

Bilardo nació en Buenos Aires hace ya 72 años.Mediocampista tosco y de brega,pasó sus años de profesional como futbolista en San Lorenzo y Estudiantes,equipo este último con el que logró sus mayores éxitos (3 Libertadores y 1 Intercontinental).

A pesar de su pobre técnica,tenía otras virtudes ocultas..como los alfileres que ocultaba en el pantalón corto y que no dudaba utilizar contra los rivales.Echarle tierra en la cara al portero en los saques de corner o presionar al árbitro, eran especialidades suyas también.

Otra de sus grandes “virtudes” era el acoso psicológico;él y otros jugadores de Estudiantes se dedicaban a recabar información sobre la vida personal de los contrarios para descentrarlos durante los encuentros.Así por ejemplo, si sospechaban que la mujer del portero de Racing le estaba poniendo los cuernos,se pasaban todo el partido llamándole “cornudo”.E incluso iban más allá y no dudaron en llamar asesino a Barnao,después de que la escopeta del jugador de Independiente se disparara accidentalmente,matando a un compañero de caza.Todo un ejemplo de fair play.

Entre pinchazos y mobbings,Bilardo se fue sacando la carrera de Medicina y así, tras su retirada como futbolista,Carlos Bilardo,adopta el título de Doctor Bilardo.No sabemos si firmó el juramento hipocrático..pero si lo hizo,debió de ser con una cruz,en vez de con una rúbrica.

Su etapa en los banquillos fue una prolongación de su etapa de futbolista.La viveza criolla con título de Médico,hizo que echara somníferos en los bidones de agua que después ofrecía a Brasil durante el Mundial de 1990.Sin duda,un Mengele del fútbol “El Narigón”.

 

 

 

Tras su salida de la selección argentina,(en la que estuvo 7 años) pululó por equipos como el Sevilla ,donde siguió dando más muestras de su exquisito talante:

 

 

También  fue seleccionador de Guatemala y Libia.Desconocemos si echó algo en el vaso de Muamar Gadafi cuando este no miraba,pero el caso es que fue despedido al poco de hacerse cargo del puesto.Finalmente,tras entrenar una temporada a  Estudiantes,se retira en el 2004,dejando tras de si,títulos y escándalos por igual.

Si entiendes a Bilardo,entenderás Argentina….pacifistas guerreros,humildes soberbios o médicos que perjudican a pacientes, al ritmo del  “Oíd,mortales”  mientras ceban mate.

¿Yo? Argentino!

 

La Batalla de Santiago (1962).

En la actualidad tendemos a pensar sobre el fútbol de hace décadas de una forma romántica… “se sentía la camiseta,se jugaba por amor al deporte,se jugaba fuerte pero noble”…y toda esa clase de clichés que se dicen de épocas pasadas que ya no volverán.Luego,nos damos cuenta que nada de eso es cierto,al menos no tan cierto para decirlo de modo categórico…los jugadores se cambiaban de equipo o incluso de selección nacional por dinero ( como Di Stefano o Puskas) y ocurrían partidos como el Chile-Italia en 1962,que muestran a las claras,que la violencia sobre el terreno de juego no la inventó Vinnie Jones o Pepe.

El Chile-Italia de 1962 (bautizado posteriormente como “La Batalla de Santiago”) tuvo lugar en el Mundial disputado en el país austral y pasó a la historia como uno de los partidos más violentos que se hayan visto jamás en este deporte.

Pero como siempre,lo mejor es ponernos en antecedentes para entender mejor por qué sucedió algo así….

Chile había sido elegida para ser la sede de la fase final del Mundial 1962,a pesar de las deficientes infraestructuras que presentaba el país,infraestructuras que aún se hicieron más precarias con el terremoto de Valdivia de 1960.El Mundial pudo haberse mudado de país pero quizá era demasiado tarde para cambiar de sede faltando tan solo 2 años para el comienzo del Campeonato.El Mundial tuvo lugar en unas condiciones muy austeras en comparación con el anterior de Suecia.

 

 

El equipo local,fue encuadrado en el grupo 2 con las selecciones de Alemania,Suiza e Italia.Un difícil grupo para los locales,sin ninguna duda.Tras el debut con victoria ante los helvéticos por 3-1,llegaba el encuentro clave contra Italia que en caso de perderlo pondría muy cuesta arriba su continuidad en el Mundial.

Para caldear el ambiente antes del decisivo partido,la prensa chilena sacó a colación un artículo que unos meses atrás había sido publicado en “Il Resto del Carlino”  con el desafortunado título de “Santiago, el confín del mundo: “La infinita tristeza de la capital chilena” :

 

Desde que estoy en Chile tengo la curiosa sensación de llevar el mundo sobre mis espaldas. Se le siente encima igual que la tristeza de los habitantes, y ello provoca un malestar curioso que se agrava por los enormes saltos de temperatura. […] La sangre se torna torpe y parece faltar en las venas, y después de permanecer algún tiempo en Chile uno se siente extraño a todo y a todos. El virus de la lejanía más abandonada, más solitaria, más anónima, se mete en el ánimo de todos y creo que ello incidirá en el estado anímico de los atletas.
En vano los chilenos, como para consolar a los italianos, dicen que Santiago se parece a Turín[…] Y ello tal vez para tratar de hacer olvidar la realidad de ésta capital, que es el símbolo triste de uno de los países subdesarrollados del mundo y afligido por todos los males posibles: desnutrición, prostitución, analfabetismo, alcoholismo, miseria… Bajo éstos aspectos Chile es terrible y Santiago su más doliente expresión, tan doliente que pierde en ello sus características de ciudad anónima.   (Extracto del texto de “Il Resto del Carlino” )

La reacción del público chileno no se hizo esperar ante tamaña afrenta al honor del país..el estadio iba a ser una caldera contra los italianos.
Llegó el día del partido y los italianos,conscientes del ambiente hostil que les esperaba,intentaron amainar un poco los ánimos y lanzaron a los asistentes al encuentro unos claveles blancos,en símbolo de paz y buenas intenciones.El público chileno,lejos de aceptar aquel gesto de buen grado,se indigno aún más por un detalle que debieron juzgar hipócrita y les dedicaron una sonora pitada además de devolverles los claveles de muy malas formas a los italianos.
La cosa estaba que ardía,por lo que no fue ninguna sorpresa que la primera falta brusca se produjera a los 12 segundos y la primera expulsión a los 7 minutos por una entrada muy mal intencionada de Ferrini a Landa.El árbitro inglés expulsó al italiano,que lejos de abandonar el terreno de juego por su cuenta,fue forzado a retirarse del mismo por los carabineros chilenos.
Evidentemente aquello solo era el comienzo de una sucesión de puñetazos,patadas en la cabeza y agresiones de todo tipo que tuvieron lugar durante el resto del partido.David Coleman,corresponsal de la BBC que cubría aquel Mundial,antes de emitir el resumen del partido, hizo un avance diciendo:
“Buenas tardes. El juego que están por presenciar es la exhibición de fútbol más estúpida, espantosa, desagradable y vergonzosa, posiblemente, en la historia de este deporte.” (David Coleman, BBC )

Una imagen vale más que mil palabras:
El resultado de aquella batalla campal fue 2-0 a favor de Chile y dos expulsados italianos…sin duda, poca cosa a lo que tendría que haber sido.
Años más tarde,Leonel Sánchez.el delantero chileno que tumbó de un puñetazo a Mario David (y que no fue expulsado por ello),recaló en el AC Milan,donde coincidió con el agredido,que lejos de buscar la revancha,le tendió la mano y acabaron siendo buenos amigos….sin duda,esto,fue lo único salvable de “La Batalla de Santiago”.

El Jeque que anuló un gol en Valladolid.

Bien es sabido por todos que las dinastías árabes gobernaron casi toda la Península Ibérica después de derrotar a los visigodos,allá por el año 711 y que se mantuvieron en la “piel de toro” hasta el 1492,cuando fueron expulsados definitivamente de Granada por los Reyes Católicos.

La influencia de lo árabe/bereber (sobre todo en el Sur y Levante español) fue muy grande en lo cultural..pero nunca pensó Boabdil, que 500 años después de su marcha forzosa,un musulmán gozaría de toda las atenciones y consideración de las fuerzas armadas españolas

Pero pongámonos en antecedentes…

España,tras casi 40 años de dictadura, fue la encargada de acoger el Mundial de 1982.La adjudicación de aquel Mundial era un guiño hacia nuestro país por parte de la FIFA para que el Mundo viera que eramos un país democrático y abierto,donde los tiempos franquistas y los golpes de Estado eran cosas del pasado.

 

 

El Mundial quedó inaugurado en el Nou Camp con el partido Argentina 0 – Bélgica 1.

Hubo otras muchas sedes en aquel Mundial,además de Barcelona…La Coruña,Vigo,Málaga,Zaragoza…pero la que nos ocupa aquí es la del Nuevo Zorrilla en Valladolid.

El 21 de Junio de 1982 se produjo uno de los acontecimientos más bochornosos de la Historia de los Mundiales al rearbitrar el partido Francia-Kuwait un espectador que observaba el encuentro en las gradas.Algo inaudito.

Ese espectador no era un espectador cualquiera sino el hermano del Emir de Kuwait, el Jeque Fahad Al-Ahmed Al Jaber Al-Sabah,fanático del fútbol,hasta llegar al extremo de haber gratificado a cada uno de sus jugadores con 150.000 dólares,palacios y coches  por el simple hecho de clasificar al Mundial.

Image

Tras un meritorio empate contra Checoslovaquia en su partido de estreno,los kuwaitíes se enfrentan a la poderosa Francia.Nadie daba demasiadas  opciones a una victoria árabe sobre los galos,pero había expectación por ver que podrían hacer los petrodólares contra el talento de Platini y compañia.

Image

Tras un comienzo igualado,los franceses se ponen por delante en el minuto 31 por mediación de Genghini.Poco a poco,la superioridad francesa se impone y los goles van cayendo del lado galo,hasta el fatídico 4-1. En la acción que desembocaría en el cuarto gol francés de Giresse,se oye el silbato de un espectador que hace que algunos jugadores kuwaitíes se queden parados pensando que la jugada ha sido anulada.No era así..el árbitro concede gol y el 4-1 sube al marcador,ante las protestas de los jugadores árabes y el propio Jeque,que haciendo aspavientos desde el palco, les ordena a sus jugadores que abandonen el terreno de juego.Al dudar los futbolistas sobre lo que tienen que hacer,el hermano del Emir baja hasta el propio cesped (portando un maletín),donde los Policías Nacionales “le hacen pasillo” para que pueda hablar con el colegiado del encuentro,el ucraniano Miroslav Stupar…que tras una charla y un intercambio de miradas con el Jeque decide que el gol no debió de haber valido…el marcador vuelve a ser 3-1 ante las miradas incrédulas de los galos.

 

 

En el minuto 89,Maxime Bossis marcaría al fin el 4-1,marcador con el que finalizaría uno de los encuentros más surrealistas en la Historia de las fases finales de los Mundial.La FIFA al día siguiente ratificó aquel 4-1,pasando por alto todo el follón que se había montando con el gol anulado a Giresse.Finalmente el máximo órgano del fútbol mundial expedienta al colegiado soviético, vetándolo a perpetuidad para dirigir partidos internacionales y multa a la selección de Kuwait con 25.000 francos suizos por conducta antideportiva.Los asiáticos quedarían fuera del campeonato unos días después al perder el tercer partido contra Inglaterra 1-0. Francia por su parte, quedaría eliminada en semifinales ante Alemania Occidental.

¿Qué fue del Jeque protestón? Pues siguió como Presidente del Comité Olímpico Kuwaití hasta el año 1990,cuando fue asesinado por las tropas iraquíes que invadieron Kuwait y que dieron lugar a la primera Guerra del Golfo Pérsico.

Quizá España aún no estuviera lista para acoger un Campeonato Mundial visto lo visto…