Sobrevalorados, tapados e intrascendentes.

Aunque todavía restan un par de semanas para que comience el Mundial, y se pueden producir bajas de consideración de última hora, yo me voy a echar al monte y daré una sucinta y personalísima opinión sobre los equipos a los que considero  sobrevalorados, tapados e intrascendentes para este campeonato mundial de Brasil 2014.

 

Favoritos con riesgo de descalabro importante:

– España. Sí, soy español y digo que la selección nacional posiblemente se va a quedar fuera a primeras de cambio. Veo un equipo cansado, en plena cuesta abajo y sin dinamita arriba. Esta España me huele a un Brasil de 1974, en plena decadencia en todas sus líneas: Iker ya no es ni la sombra de lo que fue, Piqué es un central de risa que posiblemente va a ser titular, Xavi está cercano a los partidos de homenaje y a una retirada dorada en Asia o EEUU y en cuanto a la línea ofensiva, brilla tan por su ausencia que cuesta trabajo tirar contra alguno de los potenciales titulares: ¿Villa?, ¿Negredo? ¿Costa lesionado? ¿¿¿¿Deulofeu, suplente del suplente???? Un poco descorazonador todo. De acuerdo que tiene a muchos jugadores de calidad que en un momento dado pueden desequilibrar la balanza, pero sinceramente no creo que pasemos de Octavos de final. Aquí dejo mi pronóstico. Ojalá me equivoque y esté recibiendo burlas unos cuantos meses.

– Brasil. Yo es que no me acabo de creer a este equipo verde-amarelo. Ustedes me dirán lo de la Confederaciones ante España y yo les diré que una flor no hace primavera y más cuando sucede contra una selección destrozada físicamente como era la española por aquel entonces. No le veo equipo a Brasil para ganar el Mundial, no le veo fortaleza ni aún jugando en casa con el ánimo bipolar de una torcida que se debate entre animar a su equipo o salir a quemar a los políticos que les han metido en una espiral de recortes para lo esencial y de barra libre para lo superfluo (¿de qué me sonará todo eso?). En Octavos o Cuartos de final los veo fuera.

– Argentina. Los gauchos han tenido la inmensa suerte de haber caído en un grupo muy asequible.  De haberlo hecho en otro del estilo Inglaterra-Italia-Argentina, creo que habrían puesto rumbo a Ezeiza en pocas fechas. Aunque Argentina no es un favorito para ganar el Mundial, sigue teniendo un aura que siempre le hace estar en boca de todos. Su delantera hace temblar a cualquier línea defensiva del mundo, aunque después su portero y su defensa haga llorar de frustración a los propios hinchas de la albiceleste. Qué Romero o Gago sean titulares indiscutibles de esta selección hace pensar lo complicado que lo tiene Argentina, aún contando con Messi y compañía en la ofensiva. Argentina la vuelvo a ver fuera en Octavos o Cuartos.

– Bélgica. Es el equipo de moda, el equipo “cool” de la temporada, con gente joven pero con madurez; son los JASP (joven aunque sobradamente preparado) que decía aquel anuncio de coches (bastante mierdosos, por cierto) de hace unos años. Se han generado muchas expectativas (demasiadas, creo yo) por la generación belga más brillante desde la de México 86. Aquel plantel, con Preud`homme y Scifo a la cabeza, es el espejo en el que se miran los jovencitos belgas actuales. Futbolistas como Hazard o Lukaku no pasan de ser buenos jugadores con el típico marketing de “nueva estrella emergente” sonando a todo trapo, pero que no alcanzarán nunca la vitola que se les presuponía. A otro nivel está su guardameta Courtois (para mí el mejor de mundo) o futbolistas con algo más de experiencia (pero sin excesiva brillantez) como Alderweireld, Fellaini, Kompany o Defour. En definitiva veo un equipo sobrevalorado que caerá en Octavos.

– Países Bajos. El campeón sin corona, que seguirá sin corona otro Mundial más. Con un infame entrenador como Van Gaal en el banquillo de los tulipanes, se presume complicado que las “estrellas” de siempre hagan algo importante en esta ocasión, siendo cuatro años más veteranos que en la última cita, que era cuando estaban en su mejor momento futbolístico. No me gusta Robben, no me gusta Sneijder, aunque sí Van Persie, a pesar de ser un poco picha fría. Aunque muchos aficionados hablen maravillas acerca de la genialidad futbolística holandesa, yo sinceramente la veo a cuentagotas en un conjunto bastante vulgar que viene de hacer un ridículo espantoso en la Eurocopa 2012. Pasarán de primera fase con suerte, pero no la veo más allá de Octavos.

 

Conjuntos tapados que van a rendir por encima de las previsiones:

– Francia. Sí, leen correctamente, un español hablando bien de los insufribles gabachos. Alguna vez tenía que ocurrir. Francia no es un equipo brillante como aquel encabezado (nunca mejor dicho) por Zidane, pero tampoco es el conjunto desastroso del último Mundial y del primer partido de repesca ante Ucrania que nos quieren vender algunos medios. Francia es un buen equipo, bastante más sólido de lo que parece y que va a dar la campanada en este campeonato a poco centrados que estén sus futbolistas. Miren línea por línea a la selección francesa y díganme si no tiene nivel para alcanzar semifinales. Yo sinceramente se lo veo y pobre del que infravalore a los pérfidos vecinos del Norte.

– Nigeria. Las selecciones africanas son un caos. Imposible predecir su desempeño, pero Nigeria me huele bien en este Mundial 2014. Es verdad que en el último Mundial también parecía ir todo sobre ruedas para las Águilas verdes y se acabaron yendo a primeras de cambio, pero en esta ocasión creo que será distinto. La climatología jugará a favor del mejor equipo de África, que va sobrada de físico y cuenta con jóvenes jugadores de bastante talento, deseosos por hacer algo verdaderamente grande en la competición futbolística más importante del planeta. Veo a Nigeria en Cuartos de final.

 

Equipos intrascendentes:

-Uruguay. Estuve tentado a poner a los charrúas en la lista de equipos favoritos  sobrevalorados, pero es que ni siquiera veo que encajen en el vagón de los grandes nombres. Sencillamente sería un milagro que pasaran de la primera fase en el grupo Italia-Inglaterra-Uruguay. Qué las apuestas los pongan entre los diez equipos favoritos para alzarse con el Mundial, lo achaco más a una boutade de las casas de apuestas que a una candidatura real. Un equipo sin creadores de juego no puede ganar un Mundial, ni siquiera hacer un buen papel. Uruguay es ese equipo donde el balón pasa directamente del defensa al delantero una y otra vez , o en el mejor de los casos, previo punterazo de un tronco como Arévalo Ríos. No discutiré el mérito de que un país con tres millones de habitantes tenga a tantos buenos jugadores y haya ganado tantos títulos, pero actualmente me produce un dolor de ojos tremendo ver jugar a Uruguay al fútbol.

– Inglaterra. El mayor mérito de los ingleses en lo tocante al fútbol fue darlo a luz, a partir de ahí el fútbol fue huérfano por necesidad. A los futbolistas y entrenadores de Inglaterra ya va siendo hora de ingresarlos en un campo de reeducación para que vean que ese fútbol paleolítico de “hit and run” ya no se lleva. Tampoco se les pide un fútbol preciosista de bailarinas, pero hombre….150 años después de parir un deporte tan bonito como es el balompié, estaría bien que eliminaran los saques de banda al área como jugada maestra nacional. Uno de mis pasatiempos favoritos en los Mundiales es ver perder a Inglaterra. Siempre se cumple invariablemente. Octavos de final again y a seguir presumiendo de ser los inventores del fútbol.

– Portugal. Nuestro vecino del Oeste, siempre más pendiente de vernos perder que de ganar ellos, se volverá a dar de bruces contra la realidad: son un equipo mediocre que solo brilla en momentos muy puntuales de máxima motivación, para perder a continuación contra Chipre o contra quien haga falta. Otra decepción más para CR, de la cual me alegraré mucho. ¿Quién no se va a alegrar por las lágrimas de un idiota que no sabe respetar al rival después de marcar un 4-1 de penalty? En Octavos para casa….o incluso antes.

 

 

Para cerrar, también pronostico que un equipo europeo será campeón del mundo por primera vez en América. Quizá la casi siempre infalible Alemania o quizá la casi siempre infame Italia se lleve la Copa. ¿Quién sabe? En el mundo de las predicciones sin dinero, todo es posible. Ya ven que no hago prisioneros en cuanto a previsiones.  Si uno ha de equivocarse, que sea a lo grande. Dicho queda.

 

Perlitas mundialeras.

El dueño de la pelota

En el balompié callejero, ser poseedor de una pelota daba poder. Tal vez por eso, en los años románticos del primer Mundial, los finalistas trataron de imponer su propio balón para el match definitorio. El árbitro belga John Langenus decidió que se jugaría con el balón del ganador del sorteo previo. En la segunda mitad, cambiarían de arco y de pelota. Curiosamente, al final del primer tiempo, jugado con esférico argentino, los albicelestes ganaban 2-1. En el segundo, los uruguayos convirtieron tres goles con el suyo y se convirtieron en los primeros campeones mundiales.

Imagen

Monti, el de las dos finales

Solo un puñado de futbolistas cuenta con una final mundialista en su haber. Y un manojo aun más reducido pudo hacerlo más de una vez. El hombre record es el brasileño Cafú con tres finales consecutivas (1994, 1998 y 2002).

El primer hombre en jugar dos finales mundiales fue un argentino. Aunque las jugó para equipos distintos. Se llamó Luis Monti y su curriculum incluye la medalla de plata en 1928, el primer gol argentino en Copas del Mundo y el subcampeonato mundial en 1930. En 1934 fue convocado para defender la Azzurra. Disputó la final y se consagró campeón mundial.

Imagen

Indias Orientales Holandesas, la excursión inexplicable

El Mundial de 1938 presentó participantes exóticos. Cuba sorprendió a Rumania en el replay. Su derrotero concluyó ante Suecia con un contundente 0-8. Pero más extraña es la participación de Indias Orientales Holandesas. A tal punto llega el desconocimiento sobre este país, que en muchas publicaciones figura como Antillas Holandesas. Aclaremos que se trata de Indonesia, solo que antes de su independencia. Su performance en la Copa del Mundo fue fugaz. Perdió con Hungría (0-6) y quedó eliminado. Es el desempeño más breve en la historia: un solo partido, ningún gol a favor y despedida con goleada.

Imagen

El mundial sin final

La historia deportiva resalta siempre la vieja historia de David y Goliat. Entre estas, un capítulo inolvidable es el Maracanazo. El partido en que los uruguayos capitaneados por el legendario Obdulio Varela y liderados por Juan Schiaffino sacaron pecho frente a 200.000 torcedores. Lo interesante es que ese match no fue la final del torneo, sino simplemente su último partido. En la segunda instancia de la competencia los cuatro líderes disputarían una liguilla por puntos. El postrer encuentro emparejó a Brasil y Uruguay. A los locales con el empate les alcanzaba. Esto agiganta la proeza oriental. Superaron la desventaja de un gol y desempataron, silenciando al Maracaná.

Imagen

Goles a granel

El Mundial disputado en Suiza en 1954 marcó varios hitos goleadores.

* Se logró la máxima goleada hasta el momento: Hungría 9 Corea del Sur 0.

* Por segunda vez se marcaron 11 goles en un partido: Hungría 8 Alemania Occidental 3.

* Se alcanzó el empate más abultado hasta el momento: Inglaterra 4 Bélgica 4.

* Por primera vez, un goleador superó la decena de goles. Kocsis anotó 11 veces para Hungría. Además, logró un hattrick y un póker: 3 goles a Corea del Sur y 4 a Alemania Occidental.

* En el partido entre Austria y Suiza (7-5), los helvéticos lograron ese día su mejor marca en goles a favor y la peor en goles en contra.

* En ese partido, los suizos marcaron 3 goles en 3 minutos, pero Austria metió 5 en 9. Fue el primer tiempo con más goles de todas las Copas del Mundo (5-4)

* Turquía le marcó 7 goles a Corea del Sur, para recibir otros 7 de Alemania al partido siguiente.

* Los coreanos sufrieron el peor arranque de un equipo mundialista: en dos partidos, 16 goles en contra y ninguno a favor.

* La primera fase de Hungría es la más efectiva: 17 goles en 2 partidos.

* Alemania Occidental es el campeón más goleador y más goleado: 25 y 14 goles respectivamente.

* Los Magyares Mágicos son el equipo más goleador de la historia: 27 goles en 5 partidos.

Imagen

Kwiatkowsky otra vez

Heinz Kwiatkowsky es dueño de un record indeseable. Jugó solo 2 veces y sufrió 14 goles. En su debut (1954), encajó 8 goles de Hungría, con 4 de Kocsis. En el partido por el tercer puesto de 1958, Francia le propinó 6, con un póker de Fontaine (6-3).

Imagen

Los veteranos

* Dino Zoff (Italia) jugó en 1982 con 40 años. Se consagró campeón del Mundo.

Imagen

* Pat Jennings (Irlanda del Norte) jugó su último partido en México ’86 el día de su 41º cumpleaños. Llevaba 22 años en su selección.

* 1990 fue el turno de Peter Shilton (Inglaterra). A los 40 años protagonizó la mejor campaña inglesa después de 1966.

* Roger Milla (Camerún) metió un gol a los 42 años, durante el Mundial 1994. Es el único jugador de campo.

* Ali Boumnijel (Túnez) atajó con 40 años en Alemania 2006.

 

¿Qué dice este hombre?

Antes de Inglaterra-Argentina en 1966, alguien le dijo a Rattín que, como capitán, tenía derecho a exigir un intérprete para hablar con el árbitro. Eso fue lo que hizo. Solo que esa regla no existe y el referí Kreitlen lo expulsó por protestar.

Imagen

Invictus

El recordado equipo brasileño de 1970 ganó todos los partidos de las Eliminatorias y todos los de la fase final. Es el único caso hasta el momento.

Imagen

Cosas de arqueros

* Suecia ’58 es el Mundial donde más arqueros jugaron, en relación con el número de equipos participantes: la mitad de las selecciones (8) usó más de un guardavalla.

* En 1970, se produjo el primer reemplazo de guardameta: versus Brasil, el rumano Raducanu sustituyó a Adamache.

* En 1978, jugaron los tres arqueros de Francia (Bertrand-Demanes, Baratelli, Dropsy). Luego lo hicieron Bélgica (Pfaff, Custers, Munaron) y Checoslovaquia (Seman, Hruska, Stromsik) en 1982 y Grecia (Minou, Karkamanis, Atmatzidis) en 1994.

* El primer arquero en ver la tarjeta roja fue Pagliuca (Italia) en 1994, contra Noruega.

* Tomaszewski (Polonia) paró dos penales en 1974. Fue el primero en lograrlo.

Imagen

Penales en la final

* Se ejecutaron cinco: Breitner (RFA, 1974), Cabrini (Italia, 1982), Brehme (RFA, 1990) para los campeones; Neeskens (Holanda, 1974) y Zidane (Francia, 2006) para los subcampeones.

* Cabrini es el único que no convirtió.

* Los tres ejecutantes campeones jugaban de lateral izquierdo.

* Todos los penales fueron a favor o en contra de Alemania Occidental, salvo el ejecutado por Zidane. Pero el hecho se produjo en Alemania.

Imagen

Alojamiento para Corea del Norte

El paso de Corea del Norte a la segunda fase del Mundial 66 fue tan inesperado, que los orientales no tenían alojamiento reservado. Una congregación religiosa aceptó recibirlos. El prior declaró: “No nos importa si son de otra religión o si carecen de ella. Solo se trata de hacer lugar para unos hermanos”

Imagen

Batistuta y los hattricks

El único jugador en lograr dos tripletes en torneos distintos es Gabriel Batistuta (Argentina). En 1994 sometió a Grecia (4-0) y cuatro años después a Jamaica (5-0)

Imagen

El Resto del Mundo

Muchas selecciones se han nutrido de extranjeros nacionalizados. Pero pocas como Canadá en 1986. En su lista de buena fe había tres escoceses (Gray, Norman y Miller), un italiano (Lettieri), un inglés (Valentine), un croata (Segota), un eslovaco (Vrablic), un triniteño (Samuel), un galés (James) y un alemán (Habermann). Como si fuera poco, su entrenador era Tony Waiters, nacido en Inglaterra.

Imagen

16 años después

El máximo periodo transcurrido entre la primera y la última participación mundialista de un jugador es de 16 años. Los recordmen son:

* Antonio Carbajal (México) jugó todos los torneos entre 1950 y 1966.

* Lothar Matthaus (RFA) hizo lo propio entre 1982 y 1998.

* Giuseppe Bergomi (Italia) estuvo presente en 1982, 1986, 1990 y 1998.

* Elías Figueroa (Chile) asistió a 1966, 1974 y 1982.

* Hugo Sánchez (México) jugó en 1978, 1986 y 1994.

Imagen

Antes y después de la Guerra.

La Segunda Guerra Mundial provocó una pausa de 12 años en la continuidad mundialista. Fredy Bickel (Suiza) y Erik Nilsson (Suecia) lograron sortearla y se presentaron en 1938 y 1950.

Imagen

Déjenme un rato más

Mucho se ha hablado de los grandes jugadores que nunca asistieron a un Mundial.

Pero también hay renombrados futbolistas cuya participación fue efímera:

* Ricardo Bochini (Argentina). Jugó los últimos 5 minutos de la semifinal contra Bélgica en 1986.

* Marco Etcheverry (Bolivia). Llegó al Mundial ‘94 convaleciente de una lesión. Contra Alemania estuvo de suplente e ingresó a los 79 minutos. Tres más tarde agredió a Matthaus y lo expulsaron.

* Allan Simonsen (Dinamarca) En 1986, jugó solo 20 minutos ante Alemania.

* Kevin Keegan (Inglaterra) Sin estar repuesto de una lesión, ingresó a los 64 minutos del último partido de su selección, contra España, en 1982.

* Gianfranco Zola (Italia). En cuartos de final versus Nigeria, entró a los 63 minutos y fue expulsado a los 75.

Imagen

Pases cortos

* En 1930 Ulises Saucedo jugó el doble rol de entrenador de Bolivia y árbitro. Otro tanto hizo Constantin Radulescu, seleccionador rumano y juez de línea.

* En 1934 y 1938 los seleccionados alemán e italiano saludaban al público con los saludos nazi y fascista, respectivamente.

* Pelé (17) fue el campeón mundial más joven. Zoff (40), el más longevo.

* Carlos Alberto (Brasil) es el único capitán campeón del Mundo que marcó goles en la final consagratoria.

* En 1978 Hungría fue el primer equipo en sufrir dos tarjetas rojas en el mismo partido: frente a Argentina perdieron a Nylasi y a Torocsik.

* Italia fue el único país organizador en jugar Eliminatorias: venció a Grecia 4-0. Sudáfrica fue el único país organizador que no superó la fase de grupos.

* El empate 0-0 entre Bolivia y Corea del Sur en 1994 marcó un hito para ambas selecciones: fue la primera vez que mantuvieron su valla invicta.

* En Inglaterra ’66 aparecieron los ball-boys.

* Antes del partido Alemania Occidental-Polonia, en Frankfurt, durante la Copa de 1974, la lluvia anegó el terreno de juego de tal manera que hubo que recurrir a los bomberos para que lo desagotaran.

* El vigente campeón mundial es el primero en marcar menos de 10 goles y en consagrarse después de perder en su presentación.

* Los argentinos atraen a las tarjetas rojas: Monzón y Dezotti fueron los primeros en verla en una final. Caniggia fue el primer expulsado desde el banco y Cufré el primero en serlo después de terminado el partido.

* En todos los partidos de las 5 primeras ediciones hubo goles. Pasaron 112 encuentros hasta que se registró un 0-0. Fue en 1958, Brasil-Inglaterra.

* Hasta 1990, todos los perdedores de la final anotaron goles. Argentina fue el primero en no lograrlo. Cuatro años después se produjo la primera final sin goles.

* En todas las semifinales desde 1930 hubo goles. También en todos los partidos por el tercer puesto.

* Argentina de 1990 es el finalista menos efectivo: marcó solo 5 goles.

* El arco de Suiza fue vulnerado en todas sus presentaciones hasta que empató 0-0 con Francia en 2006. Luego encadenó 5 partidos sin goles en contra.

* En el encuentro URSS 4 Colombia 4, en la edición de 1962, Coll venció a Yashin con un tiro de esquina. Fue el único gol olímpico en los Mundiales.

* El jugador suizo Leopold Kielholz jugaba con gafas.

Imagen

* La Copa del Mundo vuelve a Sudamérica después de 36 años. Esperemos que esta edición quede en la Historia como la de juego más limpio, la de más goles y de mayor riqueza técnica. Amén.

 

 

El último deseo de Pablo Olivares.

 Otra casualidad en este final de Liga. Ésta va mucho más allá de la mera estadística y rompe el corazón a cualquiera. Ojalá se cumpla su deseo.

 

Imagen

 

Como una poética pero cruel premonición, Pablo Olivares escribió hace dos años el guión del cortometraje “Campeones”, en el que narra el final de la Liga 1970-71.

Olivares es seguidor del Atlético de Madrid y aquel año el club rojiblanco se jugaba la Liga en el último partido con el Barcelona. Como sucederá este sábado.

Pero entonces había un tercero, el Valencia. El empate no valía ni a madrileños ni a catalanes. Pero igualaron (1-1) y los levantinos se proclamaron campeones.

El protagonista del corto es niño cuyo padre le ha trasmitido la fiebre colchonera. Ambos viven los partidos del Atlético, pero esa última jornada de Liga el chaval conoce que a su padre le han detectado un tumor fatal. Nunca vería ganar otro título al Atlético.

Ahora, 43 años después, Pablo Olivares también agoniza. No sabe siquiera si llegara a ver el partido que decidirá la Liga 2013-2014.

Lo ha desvelado su hermano, director de cine, quien ha enviado estos emotivos tuits al entrenador, Simeone, y a Filipe Luís, lateral brasileño del Atlético:

Este es el emotivo corto creado hace dos años y que, como en la película de la vida, se repite ahora. ¿Con final feliz para el Atlético esta vez?

 

http://vozpopuli.com/deportes/43436-simeone-estas-son-casi-las-ultimas-palabras-de-mi-hermano-lleva-agonizando-dias-diselo-a-los-chicos

Rayo Vallecano – Getafe: historia de un amaño.

Hay un viejo dicho que reza “se cuenta el pecado pero no el pecador”. Yo en esta entrada al blog voy a cumplirlo a rajatabla y contaré (sin nombres propios) un caso de partido amañado que por extraños avatares del destino ha llegado a mis oídos y que bien puede volver a repetirse este fin de semana, 37 años después del original.

El partido en cuestión es el Rayo Vallecano – Getafe de la Liga de 2ª división española de 1976/77. Ambos equipos madrileños, con directivas bastante amigas, decidieron que el resultado del último partido que los habría de enfrentar en aquella Liga, tenía que ser un empate. Este marcador sería óptimo para ambos, ya que con ese reparto de puntos, el Getafe salvaría la categoría y el Rayo ascendería directamente a primera división. Para que no hubiera equívocos, y según cuenta nuestro “garganta profunda”, el Rayo Vallecano fue “generoso” con su hermano menor Getafe y dio una gratificación a los futbolistas rivales para que depusieran sus posibles ansias por intentar ganar aquel partido, ya que los vallecanos no estaban del todo seguros de que los getafenses no estuvieran primados por el Oviedo, el otro conjunto que luchaba por el ascenso a primera división. La cantidad “donada” por el Rayo no ha sido desvelada por la fuente (exjugador de uno de los equipos implicados), pero fue sin duda una cantidad acorde al éxito de ascender a la máxima categoría del fútbol español.

37

Los periódicos de la época advertían, no se sabe si con sorna o con ingenuidad, que los dos equipos iban a salir a ganar en “una batalla suicida” y que los rumores sobre que podría ser un partido amañado eran temas “sin ninguna base en la que apoyarse”. Así hablaba El País, Sancta Sanctorum de la progresía biempensante de aquella España postfranquista de 1977. No sé qué pensará hoy Juan Mora, autor del artículo que abajo se muestra, pero seguramente no esté muy orgulloso de él, viendo lo que luego ocurrió.

ImagenImagen

Efectivamente el encuentro Rayo Vallecano – Getafe acabó en empate (1-1) y ambos equipos lograron sus objetivos deportivos (y económicos). El País, olvidando el cínico artículo de hacía unos días atrás, hablaba ahora de la actitud pasiva de los futbolístas y el choteo de los hinchas durante aquella tarde en el que el fútbol se convirtió en una mera actuación de teatro de barrio para aficionados.

Imagen

Todo lo anterior me lo reconoció hace unos meses (sin aclarar el partido en concreto) un exfutbolista implicado en todo aquel follón. Recién hoy, echando un vistazo a la hemeroteca, descubro el encuentro en cuestión y la fecha exacta en la que se produjo el amaño. (**Nota:  Sin querer ser peliculero, no puedo entrar en más detalles  porque podría destapar indirectamente al exfutbolista). Mi sorpresa no fue demasiado grande ante lo narrado, pues de todos es sabido las tramas que existen en los partidos decisivos de final de temporada, pero lo que sí me dejó con la boca abierta fue el hecho de que este año se volviera a repetir en la última jornada el Rayo Vallecano – Getafe, con la necesidad de los getafenses de lograr un empate en el choque para salvar la categoría.

Con el Rayo ya salvado y aprovechando la buena sintonía (o al menos no abierta hostilidad) que existe entre estos humildes equipos madrileños, todo hace pensar que habrá de nuevo un acuerdo extraoficial que haga salir un empate (o una victoria azulona) en el estadio de Vallecas. Evidentemente esto es una suposición mía, pero no creo que vaya a estar muy errado. Los curiosos antecedentes entre vallecanos y getafenses están ahí para quien los quiera ver. Si yo fuera aficionado del Osasuna, Valladolid o Granada, no estaría muy contento con esta nueva casualidad que casi 40 años después se vuelve a producir. El cántico de “Qué se besen, qué se besen….” puede estar muy próximo a resonar en Vallecas de nuevo.