Un toque de revisionismo.

Otra joyita histórica de Germán Magide,que esta vez trata con frialdad y sin fanatismo la época de oro del fútbol argentino en la década de los cuarenta.Disfruten!

_____________________________________________________

Es bien sabido que el fútbol jugado en la Argentina es uno de los más competitivos del mundo. Tampoco cabe duda de que tanto los equipos como los jugadores argentinos suelen destacarse en las competiciones internacionales y en casi todas las Ligas del mundo hay algún argentino que descuella.

argentinos

Pero también es cierto que en la Argentina tenemos arraigada la creencia de que somos “los mejores del mundo”. Y aunque la realidad nos ha despabilado muchas veces con rudos cachetazos (recuerden El Desastre de Suecia), en el inconsciente colectivo permanece intacta la idea de la superioridad albiceleste.

¿De dónde viene esta certeza? ¿Cuándo nació esta afirmación, tan difícil de comprobar? Los estudiosos más serios coinciden en que esta autosuficiencia surgió en la década de 1940. En esos años, tanto el campeonato doméstico como la Selección Nacional acumularon prestigio y reconocimiento. Fue en esa época cuando se acuñó la frase “En esta tierra cada día nace un crack”, dada la abundancia de jugadores sobresalientes. En esta nota trataremos de analizar esta famosa década y ver qué tan cierta fue la mentada hegemonía futbolística argentina.

Si vamos a pensar en términos individuales, la creencia parece ser cierta. Porque los nombres propios poseen una carga de fama que llega hasta nuestros días.

Era la época de las grandes delanteras, aquellas que se repiten de memoria: Boyé, Corcuera, Sarlanga, S. Varela y Sánchez en Boca Juniors; Salvini, Tucho Méndez, Bravo, Simes y Sued en Racing; Imbelloni, Farro, Pontoni, Martino y Silva en San Lorenzo; Gayol, Canteli, Pontoni, Morosano y Ferreyra en Newell’s Old Boys; Pesarini, Coll, De Luca, Campana y Busico en Chacarita Juniors. Y por encima de todas destacaba la famosa Máquina de River Plate. Aunque sólo jugó 18 partidos con la formación completa; la línea de ataque integrada por Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau marcó la época, (nunca bajó del 3º puesto) con su juego basado en la versatilidad y la precisión. Según el famoso periodista deportivo Dante Panzeri, este equipo creó el fútbol argentino moderno.

Snap 2013-04-26 at 12.52.24

Pero en todos los puestos había figuras prominentes. Arqueros como Gualco, Yustrich y Cozzi; defensas como Pepe Salomón, Valussi o Colman; mediocampistas como Minella, Strembel o Pipo Rossi figuran en los anales de la pelota como figuras sin reemplazo. La lista de delanteros es interminable: Sarlanga, Muñoz, Boyé, el Charro Moreno, Vicente de la Mata, Tucho Méndez, Farro, Masantonio, Marvezi, Pontoni, Alfredo Di Stéfano, Antonio Sastre (que también fue internacional como defensor) Gandulla, Martino, Ángel Labruna, el Chueco García, Adolfo Pedernera, Pellegrina, Loustau, Sued y un largo etcétera de figuras.

Snap 2013-04-26 at 12.54.50

 

El podio de los goleadores históricos de 1º División jugó en esta década: Arsenio Erico (293 goles) Labruna (292) y Herminio Masantonio (252). Del extranjero venían pocos pero buenos: los paraguayos Delfín Benítez Cáceres y Erico, el uruguayo Severino Varela (uno de los últimos en jugar con boina) y el español Isidro Lángara dejaron huella indeleble.

Snap 2013-04-26 at 12.56.12

Era tanta la cantidad de jugadores de calidad que la Selección llegó a jugar en dos matches diferentes el mismo día o con un día de diferencia. Por ejemplo, el 18 de febrero de 1940, Argentina visitó a Brasil en San Pablo y recibió a Paraguay en Avellaneda. Y el 9 de marzo enfrentó a Chile y el 10 a Brasil, en el mismo estadio y con formaciones diferentes.

Los planteles de los Campeonatos Sudamericanos sirven de muestra para ilustrar esta exuberancia. La Selección ganó el torneo de 1941 con un plantel de 18 jugadores. Volvió a ganar en 1945 repitiendo solamente 2 apellidos. Retuvo la corona en 1946 con 12 nuevos jugadores y cerró el ciclo con el título de 1947 con 11 debutantes.

Sin embargo, la competencia se reducía al ámbito nacional a nivel de clubes. No existían copas continentales. De los equipos de esos años, solamente San Lorenzo viajó a Europa; tal como se menciona en otra entrada de este blog.

Los campeonatos locales fueron exitosos en cuanto a recaudación y brillo. Los domingos la jornada empezaba a las 11, con los juveniles de la 3º división. Seguía la segunda o reserva y cerraba con broche de oro la Primera. Siempre ante tribunas colmadas. Había profusión de goles, aunque ningún equipo pasó la barrera de los 100 por temporada, algo bastante común en la década anterior. Hubo picos de 92 (River en 1940) y 90 (San Lorenzo en 1946 y River en el ’47) goles a favor, mientras que Lanús sufrió 97 goles en 1940 y 95 al año siguiente. Curiosamente, no perdió la categoría. Fue una época de grandes goleadas. En 1942, Boca 11, Tigre 1; Boca 10, Chacarita 1 (43); Huracán 10, Rosario Central 4 (45) e Independiente 10, Rosario Central 2 en la primera fecha de 1948. Además se registró un empate a 6: Estudiantes-Atlanta en 1941; y dos 5-5. Hubo seis partidos con score de 6-4 en toda la década y tres con 6-5 en 1940.

Snap 2013-04-26 at 12.58.16

Los títulos de campeón se repartieron entre los Cinco Grandes, aunque River (4) y Boca (3) acapararon el 70% de la década. San Lorenzo, Independiente y Racing obtuvieron uno cada uno.

Llama la atención la casi nula movilidad entre categorías en todo el decenio. Apenas 18 equipos jugaron en 1ºDivisión, de los cuales 10 estuvieron presentes en todas las temporadas. Además, la competencia se reducía a 8 equipos de la ciudad de Buenos Aires, 8 del Conurbano y solo dos de la ciudad de Rosario. El resto del país no tenía participación.

La década no terminó bien. En 1948 los profesionales se declararon en huelga y las últimas fechas fueron disputadas por juveniles. Al año siguiente, las grandes figuras (Pedernera, Di Stéfano, Cozzi, Pipo Rossi, entre otros) emigraron a El Dorado colombiano, cuya liga contrataba jugadores sin pagar el pase a los clubes.

La nota de color la dieron los árbitros ingleses, contratados por AFA debido a las sospechas que recaían sobre los colegiados nacionales. Como los británicos no conocían a los jugadores, solicitaron el empleo de números para identificarlos; costumbre que se estrenó en 1949. La página negra la escribió Independiente en 1941, cuando se dejó ganar por Atlanta (4-6) para permitir que su vencedor no descendiera, en perjuicio de Vélez Sarsfield.

¿Qué ocurría entretanto con la Selección Nacional? El imaginario popular sostiene que fue la época más brillante de su historia. Los números parecen sostener esta aseveración. A lo largo del período 1940-1949, Argentina jugó 60 partidos con 42 victorias (70%), 10 empates (17%) y solamente 8 derrotas (13%). Marcó 190 goles (3,17 por partido) y sufrió 80 contrastes (1,33) con una diferencia de gol asombrosa: 110

El equipo albiceleste logró resonantes victorias. En 1940 barrió a Brasil 6-1 y 5-1 y a Uruguay 5-0. Al año siguiente, la víctima fue Ecuador: 6-1. En 1942 se alcanzó la goleada récord: 12-0 a Ecuador. En 1945, Uruguay cayó por 6-2 y Colombia por un estrepitoso 9-1. Bolivia fue abatida 7-1 en 1946 y 7-0 un año más tarde. También en 1947 aplastó a Paraguay (6-0) y a Colombia (6-0).

El equipo nacional disputó 5 Campeonatos Sudamericanos. Salió campeón en 4 (1941, 1945, 1946 y 1947, todos en forma invicta) y subcampeón en el restante (1942, única derrota contra el campeón, Uruguay). El balance de los enfrentamientos cabeza a cabeza fue favorable frente a todos los rivales. Solo 3 lograron derrotarlo (Brasil y Uruguay 3 veces; Paraguay 2) y festejaron un empate Uruguay y Chile 3 veces; Perú 2; Brasil y Paraguay 1 vez cada uno. Bolivia, Ecuador y Colombia solo consiguieron derrotas. Venezuela aun no competía internacionalmente.

Snap 2013-04-26 at 13.03.51

Los números son sencillamente abrumadores. Pero si se compara cualitativamente, las estadísticas pierden bastante contundencia. Para empezar, la Argentina se abstuvo de competir en 1944, 1948 y 1949. Luego, solo enfrentó a 8 rivales, todos sudamericanos. Recordemos que hasta 1945 Europa estuvo comprometida con la Guerra Mundial y que en toda la década no hubo Campeonatos Mundiales. Y en el subcontinente ¿qué equipos eran capaces de discutirle el predominio a la Argentina? Obviamente, solo los únicos 3 que lograron vencerla. El único adversario realmente difícil era Uruguay, al que Argentina no pudo vencer en 6 ocasiones (3 empates y 3 derrotas). Brasil venía después, no era ni por asomo la potencia casi invencible que fue de 1958 en adelante. Argentina no pudo vencerla en 4 oportunidades (3 derrotas y un empate). Las demás selecciones eran notoriamente inferiores.

En definitiva, no podemos poner en duda en testimonio de los testigos de esa Edad de Oro. Hemos de creer que el fútbol que se jugó y se vio por estas tierras en los ’40 fue superlativo y maravilloso.

Pero no podemos saber si era el mejor del mundo. Sencillamente porque el panorama internacional era muy limitado y los antagonistas exigentes, muy escasos.

Mientras tanto, está bien que se sigan escribiendo panegíricos para Adolfo Pedernera, Tucho Méndez, Mario Boyé o Antonio Sastre. La épica es otra cosa. Aquí nos propusimos darle a la historia un toque de revisionismo. Y los lectores dirán si lo logramos.

 

B.Dormund 4 – R.Madrid 1

Dicen que el karma gobierna al Mundo de forma caprichosa y que todo lo bueno o lo malo que hagamos con los demás,acaba volviendo a nosotros de una manera u otra. Viendo el partido de anoche del Madrid es para pensar muy seriamente en la posibilidad de que realmente exista. Tras pasarse medio día riéndose de los culés por la paliza encajada en Baviera,los merengues tuvieron que asistir a un naufragio que muy pocos esperaban.El partido de anoche en Dormund era,a priori,un encuentro de resultado ajustado y con un nivel muy parejo,en el que incluso el Madrid podía considerarse favorito para sacar un resultado victorioso. La realidad fue durísima con los más optimistas merengues y sobre todo fue devastadora con los que anteayer celebraban como propia la victoria del Bayern de Munich. Cuatro goles de un polaco (no me digan que no tiene gracia que aún por encima fuera polaco) destrozaron a un Madrid que lució como un pelele durante un buen tramo de la segunda parte.Ni Pepe,ni Varane,ni Ramos pudieron con un delantero centro omnipresente y en estado de gracia, que tuvo incluso opciones claras de meter un doble hat-trick.

 

 

La final española parece ya un imposible.Por segundo año consecutivo,las aficiones de Real Madrid y FC Barcelona vendieron la piel del oso antes de cazarlo y acabaron con sus cabezas expuestas en la pared,cual título de caza mayor se tratara. La soberbia y el karma van siempre de la mano.

Estas dos derrotas dolorosísimas deberían provocar  reflexión y una limpieza de vestuario de los dos grandes españoles.La camiseta ya no gana partidos ni intimida allende los Pirineos. Va a haber que trabajar mucho para poder vencer a unos equipos alemanes que se han mostrado netamente superiores a los españoles en todos los niveles. Ocho goles en 24 horas es algo más que un toque de atención a Madrid y Barça. Algunos aún ven posibles remontadas en los partidos de vuelta y se resisten a enterrar a sus ídolos,pero yo sinceramente creo que el famoso “fin de ciclo” ha llegado por partida doble a España. Al final los de “Punto Pelota” tenían razón.

 

Bayern 4 – Barça 0

Ni los más pesimistas culés se hubieran imaginado el apocalipsis de su equipo anoche en Alemania,aunque lleváramos unas semanas viendo a un Barça también humano y que ya no siempre rendía al nivel celestial al que nos había acostumbrado en el último lustro. Muchos barcelonistas podían esperar cierto dominio alemán,una superioridad física del Bayern y, hasta cierto punto, una derrota como la de hace unas semanas en Milán….pero ni en la peor de sus pesadillas hubieran soñado la paliza que los bávaros le infligieron ayer a su equipo. No hay excusas,ni paliativos,ni un simple “pero” para justificar el partido de este martes. El Bayern lució como el mejor Barça y el Barça lució como un equipo lento,previsible y sin timón.
Imagen
Anoche el Barça me recordó a aquel Dream Team crepuscular  de 1994,que veía pasar “rossoneros” por todos lados,sin la más mínima opción de alcanzarlos.La sensación de impotencia que vi en los ojos de los futbolistas blaugranas fue la misma que la de hace casi veinte años.Esta vez Koeman era un rapado y desconocido Piqué y Guardiola un desaparecido Xavi Hernández, totalmente secado por un imperial Javi Martínez.
Imagen
Alguno se podrá autoengañar echándole la culpa al campo,a los dos goles ilegales que no debieron haber subido al marcador o a que Messi no estaba al 100%,pero la realidad es que en frente del Barça había un equipo muy superior, que incluso por momentos  humilló al que pasa por ser el mejor equipo de fútbol de las últimas décadas. El sueño culé parece que va tocando a su fin.Los dioses del fútbol también sangran y también mueren. Si este fuera realmente el final de una época (el tan famoso y cacareado “fin de ciclo” ),desde aquí me gustaría dar las gracias a un equipo que ha hecho del fútbol algo lindante con el arte.Seas o no simpatizante del Barça sabes que dentro de treinta o cuarenta años hablarás con orgullo a tus hijos o a tus nietos de que viste jugar a un equipo mítico que movilizaba a medio planeta en cada uno de sus partidos.

Gracias por todo,Barça.

 

Los 33 goles del Ath.de Bilbao.

La temporada actual del Athletic de Bilbao está siendo bastante extraña.Después de una grandiosa 2011/12,los vizcaínos están jugando de forma muy irregular y con muchas dudas.El año pasado la premisa era clara: somos un equipo aguerrido que sabe jugar al fútbol.Con eso llegaron a masacrar al conjunto titular del Manchester United ,aunque al final perdieran lastimosamente la final de la Europa League contra su “hijo”,el Atlético de Madrid. La venta de Javi Martinez al Bayern y la “no venta” de Llorente,han marcado decisivamente a unos leones que pretendían reverdecer laureles ya casi olvidados en la ciudad de Bilbao.”La gabarra son los padres” dicen maliciosamente sus vecinos guipuzcoanos,mirándolos desde las alturas de las posiciones de Champions League.

Quizá este año el listón estuviera demasiado alto o los jugadores jugaran el año pasado por encima de sus posibilidades,pero el caso es que aquellos que veían similitudes entre este equipo y el de los “aldeanos” formado por ilustres nombres como Garay,Maguregui,Artetxe o Gaínza, se la tuvieron que envainar y dejar de hablar tan alto por la calle  Somera entre zurito y zurito.

Snap 2013-04-14 at 16.44.10

Aquel equipo de “los once aldeanos”,que le ponía las cosas muy difíciles al Real Madrid de los Di Stéfano,Puskas,Gento,Kopa y compañía, aún mira desde las alturas a los actuales Muniaín,Herrera,Susaeta o Aduriz.Quizá en un futuro no muy lejano,los jóvenes leones puedan emular a los “aldeanos”,pero aún les queda mucho trayecto que hacer para conseguirlo.Uno de los logros de aquel equipo vizcaíno mítico de los años cincuenta y que aún sigue imbatido en la actualidad es el de los 33 goles materializados en tan solo cuatro partidos de la temporada 1958/59.Una media de ocho goles cada noventa minutos.Ni el Barcelona más inspirado de la Historia podría alcanzar semejantes registros.

La racha goleadora de los vizcaínos comenzó después de un peleado empate contra los merengues en Madrid.Aquel puntito de oro logrado en la capital,supuso ascender un puesto para alcanzar la cuarta posición en la tabla.Los siguientes encuentros eran casi todos contra equipos de la zona baja que,aunque inferiores en calidad a los vascos, a priori les iban a poner las cosas dificiles.Sporting de Gijón,Celta de Vigo,Osasuna y Betis fueron las victimas de la mejor racha goleadora bilbaína de la Historia.

El primer encuentro,como si de una inocentada se tratara, fue en Bilbao contra el Sporting de Gijón el 28 de Diciembre de 1958.Los goles cayeron a mansalva desde los primeros minutos.Ya en el ecuador de la primera mitad, los vizcaínos arrasaban a los asturianos por 4-0.Ya no había partido pero los vascos siguieron el acoso y derribo de los pobres gijoneses hasta el escandoloso marcador final de Athletic de Bilbao 9 – Sporting de Gijón 0. El guardameta gallego,Rogelio Rodríguez Milo “Madriles”,seguro que no olvidaría aquel partido en su vida.

athletic 9-sporting 0

El año 1958 acabaría así para los vascos.Goleada de escándalo ante un flojo Sporting y otro escalón subido.Ya eran terceros en una Liga totalmente polarizada entre Madrid y Barcelona.

El 4 de Enero,en una especie de anticipo de la Noche de Reyes,otra vez los vascos regalaron ingentes cantidades de carbón a un equipo del fondo de la tabla.Esta vez la víctima fue el Celta de Vigo de nuestro viejo conocido Quinocho,que asistió impotente al espectáculo.Otra vez nueve goles para los leones,que estaban empezando a malacostumbrar a la parroquia de San Mamés.

athletic 9 - celta 0

Dieciocho goles en los dos partidos disputados en Bilbao eran un enorme estímulo para un conjunto vasco que iba escalando poco a poco en la tabla clasificatoria,pero nadie (o casi nadie) podia prever que la racha iba a continuar fuera de casa con igual vehemencia.En Pamplona el 11 de Enero,los leones vuelven a arrasar a un humilde Osasuna,que bastante hizo con meter el gol del honor en el humillante 1-8 que encajaron.El centrocampista Merodio marcó cinco de los ocho goles del bando vizcaíno.Snap 2013-04-14 at 16.17.13

La expectación en Bilbao por ver si aquella apisonadora seguía su curso ante el Betis (cuarto clasificado) era total y absoluta.A pesar de la gran autoestima de la que suelen hacer gala los bilbaínos,pocos eran los que pensaban que aquella racha goleadora demencial podía seguir su curso…más sin embargo,así fue.Con un once igual al de los partidos anteriores (a excepción de Gaínza) los vascos volvieron a arrasar a un conjunto que esta vez sí era puntero en la Liga española.El pobre Luis del Sol tuvo que ver con estoicismo como le caían siete goles en un San Mamés enloquecido que no daba crédito a lo que estaba viendo.

athletic 7 betis 0

Aquella racha daba la sensación de que no iba a terminar nunca.Grandes y pequeños parecían caer de maduro ante la mera presencia de un conjunto bilbaíno tocado por la providencia.El siguiente partido iba a ser contra el Zaragoza y algún aficionado vizcaíno contaba ya con otra paliza monumental a los maños.La soberbia les pasó factura a aquellos que ya daban por ganado el choque y  finalmente tuvieron que conformarse con ver caer a su equipo por 2-0.En ninguna ocasión fue capaz de taladrar el marco rival, el conjunto que había marcado 33 goles en los 360 minutos anteriores. Los bilbaínos concluirían terceros en la Liga,muy lejos del Campeón: el Barcelona de Ramallets,Luís Suárez y Kubala.

Athletic-1958

En aquel partido contra el Zaragoza,se acababa la racha goleadora del Athletic pero nacía la leyenda de un record que permanece imbatido (y casi imbatible) hasta nuestros días. Mucho han de mejorar los actuales leones para dar caza a aquel equipo de leyenda de los años cincuenta.